(CNNTech) - Tesla anunció este lunes que no podrá cumplir con su plan de fabricar 1.500 vehículos de su primer coche eléctrico masivo, el Model 3, para el tercer trimestre del año.

Durante ese periodo del año se fabricaron 260 de esos automóviles, es decir, 83% menos de lo prometido.

El anuncio es otra señal de los desafíos que enfrenta este fabricante emergente de coches eléctricos, en su intento por construir un carro eléctrico más asequible, que sea una versión básica del modelo de lujo y cueste cerca de 35.000 dólares.

Las acciones de Tesla cayeron 1,5% luego de que la compañía dio la noticia.

LEE: Tesla revelará un camión "bestial" en octubre

El Model 3 de Tesla, de 35.000 dólares.

Tesla dice que la mayoría de las líneas de su Gigafactory, su fábrica de baterías en Nevada, y de su ensambladora de autos en California, están cumpliendo con sus objetivos de producción, pero existen “cuellos de botella”.

“No existen problemas fundamentales con el Model 3 o con la cadena de suministros”, dijo la compañía en su declaración. “Sabemos qué cosas deben ser arregladas y tenemos confianza en que solucionaremos estos problemas de cuello de botella en el corto plazo”.

Sin embargo, la empresa no entregó ningún nuevo objetivo de producción que reemplace la promesa que antes había hecho de fabricar 5.000 Model 3 por semana, para finales de 2017.

Tesla no respondió las preguntas sobre su nuevo objetivo de producción.

“Esto no debe ser una sorpresa”, dice Michelle Krebs, analista de Autotrader. “Es el primer vehículo de gran volumen que producen. Hacer carros no es un negocio fácil y están encontrando cómo hacerlo”.

Pero el Model 3 no es la primera promesa incumplida de producción de Tesla. El Model X, un coche híbrido de lujo, comenzó a producirse a finales de 2015, mucho después de lo anunciado originalmente, y se fabricó mucho más lentamente de lo esperado. Y la producción del Model S sedán, su vehículo mejor vendido hasta el momento, también fue mucho más lenta de lo que se prometió en un principio.

Tesla dice que esos problemas ya quedaron atrás y que obtuvo un récord de producción de ambos modelos de lujo en el tercer trimestre de este año, construyendo más de 25.000 vehículos de ambos modelos en ese periodo de tiempo. Se espera que la empresa entregue en total unos 100.000 de esos vehículos durante 2017.

Elon Musk, el director ejecutivo de Tesla, también es director ejecutivo de SpaceX, la compañía de cohetes privados con otro historial de hacer grandes promesas. Solo la semana pasada anunciaron un plan para llevar un cohete a Marte en 2022 y para, algún día, llevar pasajeros de Nueva York a Shanghai en solo 39 minutos.

Sin embargo, Musk también reconoce que muchas veces promete más de lo que puede cumplir. “No soy el mejor para esta clase de cosas”, admitió ante una reunión de asociaciones de exploración del espacio, hace un año.