(CNN) - La exprimera dama estadounidense, Michelle Obama, dijo este martes que hay una gran diferencia entre las lecciones que los jóvenes aprendieron durante la presidencia de su esposo a las del presidente Donald Trump.

"Muchos de los jóvenes hoy en día solo conocen a Barack Obama como su presidente, su nivel y el tipo de mensajes que daba”, dijo en una conferencia para mujeres en Pensilvania este martes. "Crecieron bajo la esperanza y la posibilidad de ampliar sus oportunidades".

LEE: Trump plantea la posibilidad de borrar la deuda de Puerto Rico

Sin decir el nombre de Trump, agregó: “Creo que sentirán las cosas que pasan como algo como intrínseco, no como algo a lo que se les enseñó”.

La exprimera dama dijo que el potencial de liderazgo de la próxima generación le da esperanza a pesar de los mensajes que se están enfrentando.

“Pienso que son menos tolerantes con las desigualdades evidentes. Creo que esta generación mirará lo que está sucediendo ahora en el mundo y dirán: 'Esto no se siente bien porque así no fue lo que me enseñaron'", dijo.

MIRA: Visita de Trump a Puerto Rico es "desafortunada, dolorosa y hasta vergonzosa"

Michelle Obama indicó que una de las piedras angulares del Centro Presidencial de Obama, que será organizado por la Universidad de Chicago, desarrollará políticas para ayudar a jóvenes líderes, especialmente a las mujeres, a aumentar su potencial.

La exprimera dama dijo que cree que es crucial dar la bienvenida a nuevas ideas, nuevas voces y diversas perspectivas a la mesa, especialmente cuando se trata de política.

"A veces la gente se aferra demasiado", dijo. "Cuando vives en la Casa Blanca, estás sirviendo en el Congreso o en el Senado, es una burbuja de aislamiento. No se puede tener el mismo tipo de interacción y por lo tanto, hay algunas partes del mundo con las que pierdes el contacto, así que es importante abrir paso a nuevas perspectivas".

Ella agregó: "Muchas personas tratan esas posiciones como si les pertenecieran y no, esos escaños le pertenecen al país".

Obama dijo que el Congreso no solo sufre una falta de nuevas ideas, sino una falta de diversidad racial. Ella recordó haber estado en el Capitolio para el discurso del Estado de la Unión y notar la falta de diversidad en la cámara.

"Es una percepción del color. Casi un lado del salón es literalmente gris y blanco. Literalmente, esa es la paleta de colores en un lado. Al otro lado del recinto, hay amarillos, azules, blancos y verdes. Físicamente hay una diferencia de color en el tono, porque por un lado, están los hombres, todo en blanco. Y por el otro, algunas mujeres, algunas personas de color", dijo argumentando que el lado demócrata de la cámara era más diverso que el del partido Republicano.

"Miro eso y me voy, no es de extrañarse. No es de extrañarse que luchemos, que no confiemos en la política, pero no es solo política", dijo.

Reflexionando sobre su vida después de la Casa Blanca, así como la de su esposo, Obama dijo que están esperando la libertad que viene al estar fuera de la arena política.

"Parece que las cosas están bastante abiertas. En los últimos ocho años teníamos un estándar de ética y había cosas que no haríamos, había muchas restricciones. No se podía hacer y no lo hicimos debido a nuestro respeto por la posición".

De nuevo, aparentemente golpeando a Trump, dijo: “Significa mucho para el país tener realmente un comandante en jefe que defiende y respeta la oficina. Así que definitivamente la vida es más libre ahora”.