(CNN) - El guardia de seguridad que llegó primero a la habitación del hotel de Stephen Paddock durante la masacre en Las Vegas, recibió un disparo en la pierna pero aún así continuó ayudando a revisar habitación por habitación tras haberse lesionado, dijo la policía.

Jesús Campos, como fue identificado el trabajador del Mandalay Bay Resort and Casino, según David Hickey, presidente del sindicato que representa a los guardias de seguridad del hotel, dijo que no sabe si Campos estaba armado en ese momento.

LEE: El asesino de Las Vegas planeaba escapar después de la masacre

Campos ya salió del hospital, pero se espera que tenga una cirugía pronto para quitarle la bala, le dijo Hickey a Wolf Blitzer de CNN.

Cuando fue contactado por ABC News, Campos dijo que estaba bien. "Yo sólo estaba haciendo mi trabajo", afirmó.

Las acciones de Campos pueden haber distraído Paddock, posiblemente salvando vidas de muchas personas en el festival de música country. El atacante mató a 58 personas y el ataque dejó cerca de 500 heridos en el concierto.

MIRA: Revelan imágenes de la masacre de Las Vegas captadas por policías

Paddock comenzó a dispararles a los espectadores desde su suite en el piso 32 desde las 10:05 p.m. del domingo, hora local, según la policía.

Campos había estado en el edificio, patrullando los pasillos y fue enviado al área de la conmoción. Cuando llegó al piso del atacante, Campos se dio cuenta de que las escaleras estaban bloqueadas y tuvo que usar el ascensor, según afirmó Hickey.

Cuando Campos se acercó a la suite de Paddock, él "disparó a través de la puerta, y Campos recibió un disparo en el muslo superior derecho", dijo Hickey.

Se enfrentó a más de 200 rondas de disparos, dijo el sheriff Joseph Lombardo de la Policía Metropolitana de Las Vegas este miércoles. "Es increíble que ese guardia de seguridad no haya sufrido más lesiones".

Después de recibir el disparo, Campos habló con los agentes de policía a las 10:18 p.m., dándoles la habitación exacta del tirador y la llave maestra.

MIRA: Pelosi a sobreviviente de Las Vegas: No descansaré hasta que haya regulaciones de armas

"Su valentía fue increíble porque se quedó con nuestros agentes, proporcionándoles las llaves para acceder a la puerta y siguió ayudándoles a despejar habitaciones hasta que nuestros policías le exigieron que buscara atención médica", dijo Lombardo.

El subcomisario del condado de Clark Kevin McMahill también elogió al guardia de seguridad y lo llamó "muy heroico".

Cuando se le preguntó por qué pensaba que Paddock dejó de disparar hacia los asistentes del conecirto, McMahill dijo que creía que Paddock se distrajo por las acciones de Campos.