(CNN) - El atacante armado en la masacre de Las Vegas planeó escapar después de disparar contra decenas de miles en el concierto de música country, pero en lugar de eso dejó una nota y se suicidó, dicen las autoridades.

Stephen Paddock llevó una vida muy reservada, gran parte aún es desconocida días después de que él matara a 58 personas, según el sheriff Joseph Lombardo de la Policía metropolitana de Las Vegas.

MIRA: El asesino de Las Vegas habría podido ejecutar estos otros atentados

Paddock pudo haber tenido alguna ayuda planeando el ataque en el festival de música country del domingo por la noche, dijo Lombardo este miércoles.

Tenía la intención de escapar después del ataque, pero en lugar de eso se disparó a sí mismo mientras las autoridades se acercaban a su habitación, en el piso 32 del Hotel Mandalay Bay Resort y Casino.

"Él estaba haciendo todo lo posible para ver cómo podía escapar en este momento", dijo Lombardo.

LEE: Estos sobrevivientes vieron morir a sus seres queridos en la masacre de Las Vegas

Antes de suicidarse, Paddock, de 64 años, había instalado cámaras dentro y fuera de la suite de su hotel, y en la mirilla de la puerta.

La Policía también encontró más de 20 kilogramos de explosivos y 1.600 cartuchos de munición en su automóvil, en el estacionamiento del Hotel Mandalay Bay, según Lombardo.

Stephen Paddock, atacante de la masacre de Las Vegas.

También había una nota en su habitación de hotel, pero no era una nota de suicidio, dijo, sin dar detalles sobre lo que decía.

Casi 500 espectadores resultaron heridos por el tiroteo o en la estampida cuando Paddock abrió fuego.

¿Tuvo el asesino un cómplice?

Lombardo describió el panorama diciendo que era probable que el hombre pudiera haber tenido cierta ayuda en planear el tiroteo masivo más letal en la historia moderna de EE.UU..

Más de 100 investigadores han pasado los últimos tres días recorriendo detalles de su vida, buscando respuestas.

MIRA: Trump en Las Vegas: Estamos bendecidos de estar rodeados de héroes

"Lo que sabemos es que Paddock es un hombre que pasó décadas adquiriendo armas y municiones y viviendo una vida secreta", dijo Lombardo. "Todavía no hemos llegado a encontrar esa cosa que pudiera indicar este punto desencadenante, lo que le haría infligir este daño".

Los investigadores dijeron que algo pudo haberle sucedido a Paddock entre octubre del año pasado y septiembre de este año, lo que lo llevó a comprar más armas y, en última instancia, a la masacre. Paddock compró 33 armas de fuego, en su mayoría rifles, durante ese período de 11 meses, dijeron las autoridades.

"¿Crees que hizo esto por su cuenta? Tienes que hacer la suposición de que tuvo que tener alguna ayuda en algún momento", dijo Lombardo.

Destacó las decenas de armas y los explosivos que tenía el asesino en su automóvil. Los investigadores dicen que la evidencia demuestra que Paddock meticulosamente planeó el tiroteo.

"Es difícil que este individuo haya sido capaz de mover esta cantidad de equipo a una habitación de hotel sin ayuda", dijo Lombardo. "Es difícil por la cantidad de cosas que tenía en ambas residencias".

El arsenal en su habitación de hotel incluye dispositivos legales que permiten a un tirador disparar balas rápidamente, similar a un rifle automático.