Las Vegas (CNN) - Uno de los héroes de la masacre de Las Vegas se reunió en CNN con el policía fuera de servicio que le salvó la vida tras recibir al menos dos balazos mientras rescataba a los heridos en el lugar.

En una emotiva entrevista, el asistente al concierto de música country Jonathan Smith relató las secuelas del espantoso ataque en el que 58 personas perdieron la vida, durante el tiroteo en Las Vegas.

LEE: Los héroes que surgieron mientras reinaba el caos en la masacre de Las Vegas

Fue su heroísmo el que evitó que el número final de víctimas fuera mucho mayor, pues se cree que Smith salvó la vida de al menos 30 personas, aunque él le resta importancia a sus acciones.

“Todo el mundo está usando esa palabra: ‘héroe’. He estado diciendo desde que llegué a casa: ‘No soy un héroe, estoy muy lejos de ser un héroe’. Creo que yo solo hice lo que cualquiera hubiera hecho”, aseguró Smith en la entrevista.

“¿Fue inteligente? Probablemente no, pero si alguien más está en mis zapatos, y me ve, me gustaría que regresara y al menos me ayudara”.

LEE: Estos sobrevivientes vieron morir a sus seres queridos en la masacre de Las Vegas

Jonathan Smith.

En el proceso de salvar esas vidas, Smith recibió al menos dos balazos: uno en el brazo y otro en su cuello. Esta última bala sigue ahí, pues los médicos no han querido sacarla por miedo a producir daños mayores. Estas heridas le producen un “dolor constante” a Smith, según le dijo a Erin Burnett, de CNN.

Smith fue arrastrado a un lugar seguro por un policía fuera de servicio llamado Tom McGrath, quien tuvo que poner sus propios dedos en la herida de bala de Smith para contener la hemorragia.

Smith dice que ahora considera al policía como su “hermano” y explica la deuda que tiene con él. “A ese hombre le debo mi vida porque desde el momento en que quedé herido, él fue el primero que realmente me ayudó a detener la sangre”, le dijo Smith a Burnett.

Recuerda haberle dicho a McGrath que no quería morir, y que el policía lo tranquilizó diciéndole que todo estaría bien.

Tras narrar lo sucedido inmediatamente después de que Stephen Paddock comenzó a disparar a los asistentes al Route 91 Harvest Music Festival desde su habitación en el piso 32 del Hotel Mandalay Bay, la presentadora del programa presentó a McGrath, quien se unió a la entrevista vía telefónica.

LEE: El asesino de Las Vegas planeaba escapar después de la masacre

Mientras a Smith se le escurrían las lágrimas, McGrath dijo que Smith exhibió “una tremenda valentía”.

“Es alguien que me inspira. Sé que tal vez no quiera darse todo el crédito, pero definitivamente hizo un maravilloso trabajo, y soy muy feliz de haber estado ahí para ayudarlo y sacarlo de ahí cuando quedó herido”.

Los dos hombres compartieron las experiencias traumáticas que tuvieron que soportar juntos. Pero también reconocieron el espíritu de solidaridad y unión que produjo este acto de terror.

“Con esta tragedia recordé que nadie sufre solo. Cuando las personas estaban muriendo, había alguien más ahí para sostener sus manos o sostenerlos en sus brazos, y consolarlos”, dijo McGrath.

“Cuando la gente quedó herida, no importa lo severas que fueras las heridas, (la gente ahí) trató de llevarlos a un lugar seguro, nadie sufrió solo y creo que eso es lo que podemos sacar de toda esta situación”, dijo el policía.