(CNN) - El secretario de Estado de EE.UU. Rex Tillerson dijo este miércoles que no tiene planes para renunciar, negando así los rumores de que el vicepresidente Mike Pence le había rogado que se quedara y esquivando las preguntas sobre si llamó “estúpido” al presidente Donald Trump.

“El vicepresidente nunca ha tenido que convencerme de seguir siendo secretario de Estado, porque nunca he considerado dejar el cargo”, dijo Tillerson en una conferencia de prensa convocada a última hora en el Departamento de Estado.

Los comentarios de Tillerson hacen parte de un gran esfuerzo del gobierno por desestimar un artículo de NBC en el que algunos asesores describen cómo Tillerson llamó “estúpido” a Trump y “la rabia” por las formas en que el presidente públicamente ha dejado de lado a Tillerson en varias iniciativas de política exterior.

Rex Tillerson, secretario de Estado de Estados Unidos.

Tillerson calificó de “errado” el artículo y señaló a “algunos que tratan de sembrar la discordia” para perjudicar la agenda del presidente. Agregó que no pensaba lidiar con la “pequeña tontería” de un insulto.

Cuando se le preguntó si en algún momento dijo que Trump era un “estúpido”, Tillerson no respondió de manera directa.

“En los lugares de los que vengo, no lidiamos con ese tipo de pequeñas tonterías”, dijo Tillerson. “Simplemente no voy a hacer parte de este esfuerzo por dividir al gobierno”.

Fue una notable defensa pública que solo sirvió para resaltar las luchas internas dentro del gobierno y el precario historial que Trump tiene con sus más altos funcionarios y asesores, algunos de los cuales han renunciado o han sido despedidos, y otros, como el fiscal general Jeff Sessions, han tenido que soportar en público que Trump los fustigue.

LEE: Trump se enfureció con su equipo sobre el número de personas que fueron a su evento en Phoenix

Trump sabía antes de la publicación del artículo este miércoles que Tillerson se había referido a él como un “estúpido” en el Pentágono en junio pasado, según le dijo a CNN una fuente familiar con esa reunión, en la que no se encontraba el presidente. Lo que no está claro es si Trump discutió luego del tema con Tillerson.

A Trump no le gusta la idea de que se haya hecho público que Tillerson lo llamó “estúpido”, pero según una persona que conoce muy bien al presidente, todavía no ha llegado al punto de querer pedirle la renuncia al jefe de la diplomacia de EE.UU. Y este jueves en la mañana, Trump tuiteó que Tillerson jamás había amenazado con renunciar.

En cambio, el presidente desestimó públicamente el artículo diciendo que era una "noticia falsa" de las que tanto habla y dijo que había sido “totalmente fabricado”. Y agregó que tenía “total confianza” en Tillerson.

Trump escribió en Twitter que Tillerson y Pence habían desmentido por completo la historia de NBC y que ese medio “debería pedirle disculpas a Estados Unidos” pues se trataba de una noticia falsa.

NBC publicó un comunicado diciendo que se mantenía en lo dicho en el artículo, en el que hablaron unos 12 funcionarios del gobierno.

‘Una relación incómoda’

Privadamente, sin embargo, Trump y Tillerson tienen una relación incómoda y no exenta de tensiones que a veces son públicas, según dijo la misma fuente, aunque el presidente está siendo precavido con otra salida de un alto funcionario del gobierno, tras ocho meses muy convulsionados en el poder.

Trump ya despidió o vio partir al consejero de seguridad nacional, al secretario de prensa, a su director de comunicaciones, a su jefe de estrategia, al fiscal general interino, al director del FBI y el caso más reciente, de este viernes al secretario de Salud y Servicios Humanos.

Según la fuente, por encima de todo Trump quiere proyectar un sentido de competencia y cree que la rápida rotación de sus empleados ayuda a alimentar la idea de que su gobierno es un caos.

LEE: 10 sencillos pasos para evitar ser despedido por Trump

La vocera del Departamento de Estado Heather Nauert negó rotundamente que Tillerson hubiera llamado “estúpido” a Trump. “Él no usó ese lenguaje para hablar sobre el presidente de Estados Unidos”, les dijo a los periodistas.

Entre tanto, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, les dijo a los reporteros en el Air Force One de camino a Las Vegas que Trump seguía teniendo confianza en Tillerson. “Si no fuera sí, Tillerson ya no estaría en el cargo”, señaló.

LEE: Con las tragedias de Puerto Rico y Las Vegas, Trump deberá demostrar que sabe consolar a la nación

En la rueda de prensa, el exdirector ejecutivo de ExxonMobil también fue efusivo en elogiar la forma en que Trump maneja la política exterior.

“Los objetivos de la política exterior del presidente Trump rompen el molde de lo que tradicionalmente la gente piensa que es alcanzable por nuestro país”, dijo. “Nuestro trabajo ahora es conseguir resultados en nombre de Estados Unidos y eso estamos haciendo”.

“Lo que hemos logrado, lo hemos logrado como equipo”, dijo Tillerson, enumerando una serie de decisiones que ha tomado el gobierno, como sancionar a Corea del Norte, presionar a líderes árabes para hacer más en la lucha contra el terrorismo y trabajar con la India y Pakistán para estabilizar a Afganistán.

“(Trump) ama a este país. Él pone a los estadounidenses y a Estados Unidos primero. Él es inteligente”, agregó Tillerson.