(CNN) - Un equipo improvisado de policías de Las Vegas convergió en el Hoyel Mandalay Bay el 1 de octubre, mientras Stephen Paddock disparaba a una multitud de 22.000 personas que asistían a un concierto de música country.

“Creo que evitaron miles de muertes y creo que es importante para el público estadounidense entender eso”, dijo el sheriff del condado de Clark Joseph Lombardo al programa 60 Minutes de CBS, este domingo.

Lombardo viajó a Mumbai (en la India) tras los ataques terroristas de noviembre del 2008 en hoteles y otros lugares que dejaron 164 personas muertas. El sheriff aprendió varias lecciones de ese viaje y por eso, dice, ahora su departamento reacciona más rápidamente a tiroteos como ese, formando un equipo para “detener las acciones” del atacante.

“Antes, estábamos entrenados para formar un perímetro y esperar lo mejor”, dijo Lombardo. “Ahora, estamos entrenados para reunirnos e ir por el atacante”.

LEE: Lo que tenía la nota que dejó el atacante de Las Vegas antes de suicidarse

Así llegaron al Mandalay Bay

El detective Matthew Donaldson estaba ocupándose de unos trámites cuando las llamadas de radio reportaron un tirador activo. Saltó a su carro y manejó casi 15 kilómetros hasta el Hotel Mandalay Bay & Casino, según dijo en una entrevista con 60 Minutes.

Las últimas cuadras antes de llegar al hotel tuvo que hacerlas corriendo y se quitó las botas vaqueras que tenía porque le lastimaban los pies. “Era más rápido descalzo y sería más efectivo descalzo”, dijo.

No muy lejos de allí, los oficiales de policía Dave Newton y Joshua Bitsko estaban entrenando unos perros cuando oyeron la llamada por radio.

“Les grité a los muchachos: ‘Vamos. Hay un tirador activo’”, recuerda que dijo el sargento Bitsko.

Ambos manejaron hasta el hotel y allí se encontraron con Levi Hancock, un policía del equipo SWAT que estaba armado con explosivos. Se concentraron en el piso 32, donde ya otros policías habían identificado que se realizaba el tiroteo. Bitsko llegó a pensar que eran varias personas las que estaban disparando.

Para entonces, Paddock ya le había disparado a través de la puerta de la habitación a Jesús Campos, un vigilante del Mandalay Bay que había llegado hasta allí y que estaba herido en una pierna.

La policía dice que Paddock dejó de disparar sobre la multitud después de que Campos se acercó a la puerta.

LEE: ¿Por qué lo hizo? Una semana después de la matanza de Las Vegas, nadie lo sabe

‘De prisa, pero en silencio’

El equipo de cuatro hombres encontró la puerta de la escalera que daba hacia el pasillo donde Paddock había puesto una barricada.

“Él había atornillado la puerta con una pieza de metal y puso algunos tornillos en la escalera que iba al pasillo, justo al lado de su puerta”, recuerda Bitsko.

El policía del equipo SWAT usó una barra de apalancamiento para mantener abierta la puerta.

Al final del pasillo, la puerta de la habitación de Paddock estaba llena de agujeros de balas. “Se veía como un queso suizo”, dijo Newton. “El miembro del SWAT puso en silencio los explosivos para abrir la puerta, esperando no despertar las sospechas del tirador”, agregó.

‘De prisa, de prisa pero en silencio”, recuerda Newton que dijo en ese momento.

No sabían en qué lugar de la habitación estaba Paddock. Bitsko dice que era como “jugar a las escondidas” pero en un “juego mortal”.

“Recuerdo que pensé que me gustaría haber tenido a mi perro conmigo, porque hubiera sido bueno que liderara al equipo”, dice Bitsko said.

La explosión hizo saltar las alarmas. La puerta se abrió y el grupo entró en la habitación. Adentro, los policías encontraron taladros y otras herramientas, además de teléfonos, computadores portátiles, armas y municiones. También encontraron el cuerpo de Paddock.

LEE: El asesino de Las Vegas estuvo en 20 cruceros y visitó puertos extranjeros

Tropezarse con las armas

Bitsko recuerda que la habitación olía a pólvora. “Nos estábamos tropezando con armas”, dijo.

Las autoridades encontraron 23 armas en el cuarto de Paddock, según la policía.

Los agentes también hallaron una nota escrita a mano con cálculos de distancias y trayectorias desde su ventana hasta la multitud, dijo Newton.

Las autoridades aún no determinan con exactitud qué motivó a Paddock, quien no tenía antecedentes penales, a llevar a cabo el ataque, que dejó 58 personas muertas y más de 500 heridas.

“Él tenía cajas de herramientas y herramientas eléctricas para los cables de su sistema de vigilancia. Por todo lo que tenía sabemos que le tomó días completarlo”, dice Bitsko.