(CNN) - Dinosaurios, láseres, cabaret y robots… muchos robots.

El Robot Restaurant, situado en el distrito de centros nocturnos de Shinjuku, es uno de los principales atractivos turísticos de Tokio y ofrece uno de los espectáculos más salvajes de la Tierra.

Este fantástico centro de espectáculos se inauguró en julio de 2012 y pronto ganó una gran fama internacional.

El lugar se llena con música pop a todo volumen, princesas guerreras que luchan con robots Transformers de tres metros de alto,  y bikinis con lentejuelas y rayos láser que rebotan hacia todas partes.

Pero ¿cómo se logra este caos cuidadosamente orquestado? Hicimos un recorrido tras bambalinas.

Las presentaciones son tres veces por día. La mayoría de asistentes son turistas extranjeros. Usualmente las entradas se agotan, por lo que se recomienda reservar las entradas en internet.

Detrás de escenas

Bajar por la escalera en tecnicolor hacia el Robot Restaurant de Tokio es como viajar a una realidad alterna.

De allí, las cosas se ponen cada vez más locas.

Aunque parece que el espectáculo de los robots es un caos total, esta actuación de alto voltaje es en realidad una rutina cuidadosamente planeada que exige semanas de preparación.

Todo está en manos de una compañía de bailarines profesionales que ensayan arduamente para perfeccionar esta rutina complicada. Dominan todo: el baile, los tambores, el pole dancing y el montaje de los robots.


Una bailarina monta un robot en el Robot Restaurant, en el distrito de Shinjuku de Tokio. El show tipo cabaret incluye bailarinas futuristas en bikini, artistas vestidos como robots y tiene una gran escala de robots.

"Como artista escénica, trato de transmitir una rutina de forma que todos entiendan su emoción juvenil", explica Namie Osawa, directora del espectáculo del Robot Restaurant.

Aunque puede ser difícil seguirle el hilo a la historia, Osawa usualmente divide el espectáculo de 90 minutos en varios actos con pausas intermedias.

Todo culmina en una batalla épica entre ejércitos de robots enemigos: la música pop suena a tope, los rayos láser brillan intermitentemente y los bailarines vuelan de un lado a otro.

"Creo que es genial que la gente sonría durante el espectáculo e incluso en los intermedios, o cuando nos miramos y sentimos de verdad el entusiasmo del otro", opina Kumin Hankokkou, una de las artistas.

"Los ensayos son difíciles, pero disfruto que trabajemos juntos para llegar al siguiente nivel", añade.

¿Qué hay de cenar?

El nombre Robot Restaurant es un poco engañoso.

Aunque hay palomitas y tres platillos para cenar —piensa en cajas bento de sushi y carne marinada— la comida no es tan cautivadora como las actuaciones.

Como Tokio está lleno de restaurantes asombrosos, te recomendamos que reserves tu apetito para que te des un festín en otro lado. Después de todo, tratar de comer sushi de una caja mientras un tiburón gigante ataca a un caballo robótico que lucha con un panda karateka que monta un Segway, no es exactamente lo más fácil del mundo.

Algunos consejos rápidos

Probablemente quieras capturar cada momento de esta experiencia fantástica… y no te culparíamos. Sin embargo, tendrás que dejar tu equipo profesional en casa. Puedes entrar con teléfonos inteligentes y dispositivos pequeños, pero las cámaras grandes están prohibidas.

En cuanto a las reservaciones, te recomendamos que las hagas con anticipación. Solo hay tres funciones al día y los boletos suelen agotarse.

Para asegurar un asiento, puedes comprar los boletos por internet por unos 73 dólares. Aunque tengas boleto, no puedes entrar así nada más. Tienes que recoger los boletos impresos en una oficina que está cruzando la calle, frente al restaurante.

¿Y después del espectáculo? Los asistentes tienen la oportunidad de pasear por el escenario y posar para una foto con las estrellas robóticas.

Robot Restaurant, 1-7-1 Kabukicho Shinjuku-ku, Tokio, Japón; +81 3 3200 5500.