(CNN) - Mientras Nate, que fue huracán y se degradó a ciclón postropical, arrastra sus vientos y lluvia hacia el noreste en los Estados Unidos, otro sistema está girando en el Atlántico oriental, y se convirtió  en una tormenta tropical el lunes.

Si la temporada de huracanes de 2017 -que continuará por casi ocho semanas más, hasta finales de noviembre- se siente particularmente activa, es porque ha sido así.

La meteoróloga de CNN, Jennifer Varian, dice que la temporada ha sido obviamente peor que otras, clasificándola como la temporada de huracanes más activa desde 2005.

La temporada de huracanes del Atlántico 2005 –el año de Katrina– desbordó los registros con 28 ciclones, de las cuales 15 fueron huracanes.

Hasta el momento, 2017 ha tenido 14 ciclones, 9 de las cuales fueron huracanes y cinco de ellas se convirtieron en grandes huracanes de categoría 3 o más, dijo Varian.

"El pico de la temporada de huracanes es la primera o segunda semana de septiembre, pero no termina sino hasta finales de noviembre. Octubre suele ser activo y podría haber algunos ciclones más", añade.

Con nueve ciclones que se han convertido en huracanes, sólo se necesitarían dos más para romper el récord de 10 en 1878, 1886 y 1893, dijo Varian. Y hay un sistema de tormenta que ya gira en el extremo oriental del Atlántico.

En su actualización de 11 a.m. ET, el Centro Nacional de Huracanes dijo que el sistema se había convertido la tormenta tropical Ophelia con vientos de 65 km/h.

"Si Ophelia y Philippe se convierten en huracanes, entonces romperemos el récord con 11 consecutivos", dijo Varian. "Las temperaturas de la superficie del mar han estado cerca de los 26°C durante la temporada, y los huracanes aman el agua caliente".