Estos zapatos pueden cambiar de color, ante nuestros ojos, según si cambia la luz y el contraste de la imagen.

(CNN) - Los usuarios de internet han vuelto a ser víctimas de otra ilusión óptica que molesta a las partes más sencillas de nuestro cerebro que no entienden el color y nos hacen enfrentarnos a amigos y seres queridos en debates profundamente amargos.

¿Son estos zapatos color verde turquesa y gris, o color rosado y blanco?

Disfruta arruinar relaciones por esto.

Una mujer británica publicó primero la imagen en un grupo de Facebook, insistiendo en que los zapatos eran rosados y blancos y pidiendo aportes. Le dijo a Metro que son los zapatos de una amiga y que todo comenzó cuando la madre de su amiga vio una foto de los zapatos y alabó su matiz “azul”.

LEE: ¿Por qué el vestido azul/negro/blanco/dorado se volvió viral?

Estos zapatos pueden cambiar de color, ante nuestros ojos, según si cambia la luz y el contraste de la imagen.

Sí, realmente son rosados y blancos. Tus ojos son mentirosos, la percepción es un mito y la realidad, una invención fantasmagórica de la viscosidad gris que hay entre tus orejas.

Un usuario de Twitter trató de aclarar la cuestión diciendo que la oscuridad de la foto original distorsionó los colores y publicó una foto con menos contraste para decir que CLARAMENTE NO AYUDA PARA NADA PORQUE SE SIGUEN VIENDO GRIS Y VERDE TURQUESA.

Todo este asunto nos recuerda el famoso debate sobre ‘el vestido’, en febrero de 2015, en el que la sociedad se enfrascó en una polémica pues algunos lo veían blanco y dorado y otros lo veían azul y negro.

La premisa básica es la misma: una iluminación confusa y un contexto limitado pueden convertir a una imagen que de otra manera sería inocua en protagonista de una rica discusión sobre biología y diferencias sensoriales.

Y también puede enloquecerte.

“Tiene que ver con los diminutos conos detrás de tus globos oculares que perciben los colores de un modo levemente distinto, dependiendo de nuestros genes”, explicó la corresponsal médica de CNN Elizabeth Cohen durante el auge del debate por el vestido.

Los conos en nuestras retinas la fina capa de tejido nervioso que recubre la parte de atrás de nuestros ojos detectan los azules, los verdes y los rojos en una imagen y tanto los conos como tu cerebro mezclan esos colores para fabricar otros colores, dijo Cohen.

“Tu cerebro está estimando constantemente el color de la luz que cae sobre un objeto y factorizando esa luz”, agregó en ese momento Wallace Thoreson, profesor de oftalmología del Centro Médico de la Universidad de Nebraska. “Cada uno de nosotros hace suposiciones inconscientes levemente diferentes”.

LEE: ¿Cuántos puntos negros hay en esta imagen? La prueba viral que es sensación en redes

Hay algo increíblemente sano en debatir y argumentar sobre el color de un vestido o de un par de zapatos, ¿no crees?

No dice nada de quién eres como persona o de cómo crees que debería ser el mundo. El argumento no revela diferencias fundamentales que puedan desafiar tus relaciones con las personas que amas. Son solo ojos y cerebros haciendo cálculos distintos dentro de estas máquinas impresionantes que llamamos cuerpos. ¿Cómo no maravillarnos de un fenómeno así?

Pero también, vamos. Estos zapatos son completamente grises y verde turquesa.