Los anticonceptivos orales, que se consumen una vez al día, tienen una combinación de estrógeno y progesterona. (Crédito:Getty Images)

El viernes 6 de octubre, el gobierno Trump anunció nuevas regulaciones que rigen la cobertura anticonceptiva bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA, por sus siglas en inglés). Estas reglas cambiarán drásticamente el requisito del Obamacare de que la mayoría de los empleadores proporcionen cobertura del control de la natalidad sin costo para las mujeres.

Los cambios fueron recibidos con aplausos por grupos religiosos, entre ellos la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, que dijo que era "un retorno al sentido común, una práctica federal de larga data y una coexistencia pacífica entre la iglesia y el estado". Pero otros, como el National Women’s Law Center, anunciaron que planean presentar una demanda contra las reglas. El National Health Law Program dijo que estas nuevas normas parecían "legalmente sospechosas".

Estas son algunas preguntas frecuentes, y respuestas, sobre las nuevas reglas.

¿Cuál es la nueva política?

Funcionarios del gobierno de Trump dijeron que están reduciendo significativamente las reglas que requieren que muchas aseguradoras proporcionen cobertura anticonceptiva a las mujeres. A los empleadores que expresen una objeción moral o religiosa sobre estos servicios se les permitirá dejar de ofrecer esta cobertura.

En virtud de las disposiciones de ACA, el gobierno Obama había emitido normas que requieren que la mayoría de los planes cubran todos los métodos anticonceptivos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) sin costo de bolsillo para las mujeres. La disposición no alcanza a los planes adquiridos antes del 23 de marzo de 2010, cuando se promulgó ACA.

Esa garantía se redujo a través de la regulación y las acciones judiciales para eximir a algunas organizaciones religiosas, como iglesias, y algunas empresas privadas en las que los propietarios tienen fuertes objeciones a la anticoncepción. A empleadores de organizaciones religiosas sin fines de lucro se les ofreció la opción de no pagar por esta cobertura a sus trabajadores.

El viernes se supo que las nuevas reglas permitirán expandir esas exenciones a cualquier organización sin fines de lucro y compañías con fines lucrativos con firme oposición religiosa, así como planes de salud proporcionados a estudiantes en colegios con una afiliación religiosa. Una segunda regla extiende una exención a organizaciones y compañías privadas que presenten objeciones morales.

Si un empleador no tiene ninguna objeción moral o religiosa a la cobertura de la anticoncepción, las pautas actuales de ACA todavía se aplican. La política federal para programas que ofrecen cobertura gratuita o subsidiada a mujeres de bajos ingresos tampoco cambiará.

Se espera que las normas entren en vigencia pronto.

¿A quién cubre las nuevas reglas?

Exactamente quién será afectado está en disputa.

En un comunicado de prensa, el Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS, por sus siglas en inglés) dijo que las reglas "no afectarán a más del 99.9 por ciento" de las 165 millones de mujeres en Estados Unidos. Las exenciones anunciadas el viernes, agregó el HHS, "pueden afectar sólo a unas 200 entidades, el número que presentó demandas basadas en objeciones religiosas o morales".

Los grupos que favorecen la cobertura anticonceptiva de ACA dicen que el impacto será mucho mayor.

"El gobierno Trump acaba de apuntar directamente a la cobertura del control de la natalidad para 62 millones de mujeres", dijo Cecile Richards, presidenta de la Planned Parenthood Federation of America, en un comunicado. "Con esta regla, cualquier empleador podría decidir que sus empleados ya no tienen cobertura para el control de la natalidad".

Mara Gandal-Powers, asesora senior del National Women's Law Center, dijo que, aunque muchos empleadores no cambien su cobertura, las mujeres en algunos lugares podrían tener dificultades para obtener la atención médica que necesitan. El HHS estimó que, en 2015, 55 millones de mujeres estaban cubiertas por pólizas que proporcionaban anticonceptivos sin costo alguno. El número de mujeres que pagan por anticonceptivos cayó de casi el 21% en 2012 a menos del 4% en 2014, según la Kaiser Family Foundation (KFF). (Kaiser Health News es un programa editorialmente independiente de la fundación).

Mientras que algunos empleadores estarán exentos de las reglas de ACA que cubren la anticoncepción, no pueden estar exentos de las leyes estatales que pueden aplicar. Ocho estados tienen actualmente leyes que exigen cobertura contraceptiva sin costo para los empleados, mientras que otros 20 tienen leyes que requieren cobertura de anticonceptivos con receta con la opción de pedir a los empleados que paguen parte del costo. Esas leyes estatales siguen aplicándose, dijo Laurie Sobel, directora asociada de política de salud de la mujer en KFF.

¿Cómo han fallado antes los tribunales sobre ACA y la cobertura de métodos anticonceptivos? En 2014, la Corte Suprema votó 5-4 para permitir una exención clave a los requisitos de cobertura de anticonceptivos de la ley de salud cuando se dictaminó que las empresas con fines de lucro podrían presentar una objeción religiosa a las regulaciones del gobierno Obama.

La mayoría de la corte dijo que las empresas que presentaron la demanda -Hobby Lobby Stores, una cadena nacional de 500 tiendas de artesanías, y Conestoga Wood Specialties, un fabricante de armarios- no tenían que ofrecer a las empleadas todos los anticonceptivos aprobados por la FDA como parte de un paquete de servicios preventivos que deben ser cubiertos sin copagos o deducibles bajo la ley. Las compañías argumentaron que varios tipos de anticonceptivos violaban las creencias religiosas de sus propietarios.

Las empresas de propiedad familiar dijeron que el requisito de anticoncepción de la ley de salud violaba sus opiniones religiosas. Aunque los planes de salud de ambos empleadores cubrían algunas formas de control de la natalidad, encontraron objetables ciertos métodos, como los contraceptivos de emergencia Plan B y Ella, que pueden prevenir un embarazo si se toman dentro de una ventana corta después de tener relaciones sexuales sin protección. Dijeron que estos métodos anticonceptivos impiden que un óvulo fertilizado se implante en el útero de la mujer y por lo tanto son una forma de aborto.

En otra demanda, grupos religiosos, entre ellos las Little Sisters of the Poor, una orden de monjas católicas, dijeron que cumplir con este requisito del gobierno de Obama violaba sus creencias religiosas. En mayo de 2016, la Corte Suprema envió esa demanda a los tribunales inferiores para ver si era posible llegar a un acuerdo.

¿Cómo funciona la exención del gobierno Obama?

La política del gobierno de Obama tampoco se aplicaba a las iglesias o casas de culto. Y en respuesta a las protestas de otras organizaciones religiosas sin fines de lucro -como hospitales o escuelas afiliadas a la iglesia- los funcionarios establecieron una exención que permitió a esos empleadores no cubrir métodos anticonceptivos como parte de los planes de salud que ofrecían a sus empleados. En cambio, la aseguradora que ofrecía el plan para esos trabajadores pagaría por ese tipo de cobertura. Algunos de esos grupos, como las Little Sisters of the Poor, también se opusieron a esta configuración y volvieron a desafiar la norma en la corte.