(CNN) - Las fuerzas apoyadas por Estados Unidos que luchan contra ISIS en Raqqa dieron por terminadas "las grandes operaciones militares" en la ciudad siria y anunciaron la expulsión de los yihadistas de su autodeclarada capital.

Esta es una victoria decisiva en la lucha contra ISIS, aunque según funcionarios estadounidenses todavía quedan focos de resistencia en la ciudad.

"Las grandes operaciones militares en Raqqa han terminado, pero ahora están limpiando la ciudad de 'células dormidas', si todavía existen, y de minas", declaró a CNN Talal Salo, portavoz de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF por sus siglas en inglés) apoyadas por Estados Unidos. Estas fuerzas son una coalición de combatientes árabes y kurdos.

"La situación en Raqqa está bajo control y pronto habrá una declaración oficial que proclame la liberación de la ciudad", añadió.

El expulsión del ISIS de Raqqa es un símbolo del declive del grupo terrorista, que ahora solo controla una pequeña franja de territorio a lo largo del río Éufrates, en el norte de Siria.

La ciudad se convirtió en la capital de facto del autoproclamado califato del grupo terrorista tras una serie de conquistas territoriales en Iraq y Siria en 2014.