(CNN) - Un nuevo estudio científico encontró un descenso “dramático” y “alarmante” en la población de insectos en algunas áreas de Alemania, que según los investigadores podría tener consecuencias de largo alcance para la producción mundial de cultivos y para los ecosistemas naturales.

El estudio, publicado este miércoles en el diario científico PLOS One, encontró que en reservas naturales de Alemania las poblaciones de insectos voladores se han disminuido en más del 75% en un periodo de 27 años de estudio.

“La comunidad de insectos voladores en su conjunto… se ha diezmado en las últimas décadas”, dice el estudio, que fue conducido por investigadores de la Universidad de Radboud, en Países Bajos, y por la Sociedad Etimológica Krefeld, en Alemania.

“Se espera que la pérdida de la diversidad y abundancia de insectos provoque una cascada de efectos en redes alimenticias y que ponga en peligro los servicios de los ecosistemas”, agrega el documento.

El coautor del estudio Caspar Hallman dice que él y sus colegas quedaron “muy, muy sorprendidos” por los resultados.

“Estas no son áreas de agricultura, sino lugares cuya finalidad es preservar la biodiversidad, pero aún así vemos que los insectos se nos escapan de las manos”, le dijo Hallman a CNN.

“Podría pasar en cualquier lugar”

Los entomólogos han tenido evidencia de la disminución de especies individuales, dice Tanya Latty, investigadora y profesora de Entomología en la Escuela de Vida y Ciencias Medioambientales de la Universidad de Sidney.

Sin embargo, pocos estudios han tenido en cuenta este amplio punto de vista de la población total de insectos, dice ella.

“Este estudio conglomera a todos los insectos voladores”, dice ella, lo que le da a los investigadores una visión más precisa del descenso total.

“Si ves este tipo de descensos dramáticos en áreas protegidas, me preocupa que esta tendencia pueda estar en cualquier lugar”, dice ella.

“No hay razón para pensar que esto no está pasando en otros lugares”. agrega.

Hallman dice que espera que el estudio pueda repetirse en otras partes del mundo.

Una disminución preocupante

El estudio a largo plazo usó trampas malasias —una clase sofisticada de red de insectos que atrapa una gran variedad de estos— en 63 puntos de áreas naturales protegidas en Alemania durante 27 años.

Al medir el peso del insecto atrapado —conocido como biomasa— de cada una de las trampas malasias, los investigadores pudieron determinar la caída en el número de insectos.

El estudio reportó un descenso estacional del 76% y una disminución en pleno verano del 82% en la biomasa de insectos voladores durante los 27 años de estudio.

“Mostramos que este descenso es evidente independientemente del tipo de hábitat”, dice el estudio.

Latty dice que es particularmente preocupante que el estudio registrara esta tendencia en áreas protegidas, lo que significa que en áreas agrícolas o urbanas la tendencia podría ser incluso más pronunciada.

El reporte siguiere que el cambio climático, la pérdida de hábitats de insectos y potencialmente el uso de pesticidas, están detrás del alarmante descenso en la población de los insectos. La investigadora agrega que es poco probable que haya una sola causa sino una combinación de factores que contribuyen a este fenómeno.

La importancia de los insectos —que son alrededor del 70% de todas las especies animales— está sobreestimada, agrega.

“Los insectos polinizan los cultivos que comemos, contribuyen al control de pestes, [de lo contrario] tendríamos que usar más pesticidas. Son cruciales en el control de desperdicios: la mayoría de los desechos en áreas urbanas son atendidos por hormigas y cucarachas”, agrega.

Los insectos, puntualiza, son “cruciales” para la biodiversidad y “existen debido a la biodiversidad”.