San Juan, Puerto Rico (CNN) - Trabajadores del sector eléctrico que no le temen a las alturas están siendo llevados en helicópteros a las montañas de Puerto Rico para reparar las líneas de transmisión de energía que quedaron destruidas tras el devastador paso del huracán María por la isla, hace exactamente un mes.

Cerca de 300 ya están en Puerto Rico y 700 más están en camino a la isla, contratados por una compañía nueva cuya sede está en Montana (Estados Unidos). Los empleados son de distintos lugares.

Montana está aproximadamente a unos 4.800 kilómetros de Puerto Rico y está muy lejos de la vida tropical del Caribe, pero Andrew Techmanski, el director ejecutivo de Whitefish Energy, dice que sus empleados y contratistas tienen las habilidades que se necesitan para que la isla vuelva a tener luz.

LEE: 1 millón de personas sin agua; 3 millones, sin luz. Así es la vida un mes después del huracán María

Obreros trabajan para restaurar una torre clave en la transmisión de energía en Puerto Rico.

Están acostumbrados a trabajar en terrenos accidentados y montañosos, colgándose de helicópteros y escalando en torres de transmisión para arreglar líneas eléctricas.

Aún así, cuando la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), empresa pública encargada del servicio de energía en Puerto Rico, llegó a un acuerdo con Whitefish Energy por 300 millones de dólares, sin consultarlo con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, se armó un gran revuelo.

Andrew Techmanski, director ejecutivo de Whitefish Power.

Techmanski pone objeciones cuando se le pregunta por el acuerdo con la AEE, la empresa pública conocida por sus altos precios, los apagones y una deuda de 9.000 millones de dólares.

“Es un riesgo”, admite. “Pero cuando vienes aquí y ves lo que yo he visto y tienes las habilidades que puedan impactar de manera inmediata en la gente de aquí, esto se convierte en una misión”.

El presidente de la AEE, Ricardo Ramos, le dijo a CNN en Español que una de las razones por las que Whitefish consiguió el acuerdo fue porque la compañía no pidió un gran depósito por adelantado. Dijo que el otro finalista, del que no dio el nombre, quería un pago inicial de 25 millones de dólares antes de comenzar a trabajar.

MIRA: ¿Por qué Puerto Rico tarda tanto en restablecer la electricidad tras María?

Un mes después del devastador paso del huracán María, casi todos los edificios de Puerto Rico siguen estando a oscuras en la noche.

Techmanski predice que la línea central masiva en la que actualmente están trabajando, a las afueras de San Juan, volverá a funcionar en unos tres o cuatro días. Pero agrega que se necesitarán varios meses y miles de personas para cumplir con la promesa del gobernador de la isla, Ricardo Roselló, de que el 95% de Puerto Rico volverá a tener energía eléctrica el próximo 15 de diciembre.

“Tenemos más de 100 equipos carretillas elevadoras, remolques de herramientas y excavadoras– atascados en puertos en Florida”, dice el CEO de Whitefish Energy.

La necesidad de luz es obvia en cualquier lugar al que vayas en Puerto Rico. En la noche, la mayoría de los lugares están a oscuras porque las luces no prenden. Dentro de las casas, no hay aire acondicionado ni refrigeradores que funcionen y puedan mantener fría la comida o incluso una cerveza. Los colegios están cerrados. Los hospitales están luchando por seguir funcionando.

LEE: Habitantes de Puerto Rico después de perderlo todo: "No hemos perdido nuestra fe"

La doctora Rosita Arzuaga nos muestra el hospital que atiende a La Perla, el barrio pobre de San Juan que experimenta un boom turístico desde que apareció en el video de música más reproducido de la historia, el de la canción ‘Despacito’, de Luis Fonsi y Daddy Yankee.

Sin aire acondicionado y sin refrigeradores, los habitantes de La Perla siguen dependiendo de las entregas de hielo, un mes después del paso del huracán María.

Afuera, las edificaciones son tan coloridas como siempre, pero Arzuaga explica que tiene que atender a pacientes en la oscuridad.

La doctora Rosita Arzuaga sigue atendiendo a sus pacientes del hospital de La Perla, en San Juan, en la oscuridad.

Este es un barrio donde las personas se cuidan entre sí. Incluso Fonsi se ha unido a la causa y donó cinco generadores de energía para la gente de La Perla.

Pero todavía no han podido ser encendidos, pues están envueltos en varios trámites burocráticos.

No se sabe cuándo volverá la luz a La Perla. Pero como todo en esta hermosa pero maltratada isla, puede no suceder lo suficientemente pronto.