(CNNMoney) – La Big Mac está al ataque.

Las acciones de McDonald's, que ya estaban entre las más populares del Dow este año, subieron casi un 2% el martes, después de que el gigante de comida rápida impresionara a Wall Street con un ingreso total que superó las previsiones.

Los inversionistas no le dieron importancia al hecho de que las ventas generales disminuyeron ni a que las ganancias por acción estuvieron a punto de alcanzar los objetivos de los analistas, pero no lo lograron.

La caída en los ingresos totales se debió principalmente al plan de McDonald's de venderles a las franquicias más tiendas que eran propiedad de la empresa. Esta es una estrategia que logra ingresos a corto plazo, pero que en el futuro también debería conducir a un flujo más lucrativo de pagos de regalías.

Y parece que el mercado quedó más impresionado por el salto sólido que dieron las ventas con las mismas tiendas. Algo que permite medir qué tan bien están funcionando las ubicaciones abiertas hace por lo menos un año. Aumentaron un 6% a nivel mundial y un 4,1% en Estados Unidos. Las dos cifras resultaron mejor de lo esperado.

Así que puedes perdonar a los inversionistas si tararean el tintineo de "Me encanta”: “¡Ba da ba ba ba!”. Así, las acciones de McDonald's subieron un 36% este año, pero el crecimiento alcanza más del 70% desde que Steve Easterbrook fue nombrado director ejecutivo de la empresa a fines de enero de 2015.

Desde que asumió el cargo, la compañía también se ha acercado a la tecnología, con nuevos kioscos y pagos móviles que ayudan a agilizar el proceso de pedido. McDonald's también lanzó una asociación para entregar los pedidos con el gigante de viajes compartidos Uber, a través del servicio UberEats.

Todo es parte de una estrategia para que McDonald's, como lo ha denominado Easterbrook, sea una "compañía de hamburguesas moderna y progresiva".

Y ni siquiera el menú se ha salvado de los cambios: Easterbrook lo renovó. Bajo su supervisión, McDonald’s ha lanzado platillos más exclusivos como la col rizada, adorada por los hipsters, y la hamburguesa con salsa Sriracha, así como más bebidas de café premium.

Eso no quiere decir que los precios suban. La compañía ha duplicado las tarifas económicas, con la promoción de una soda por 1 dólar y el menú McPick 2, que ofrece 2 artículos por 5 dólares. Y así ha contribuido a impulsar el reciente crecimiento de las ventas en Estados Unidos. Durante la llamada de ganancias, McDonald’s anunció que también planea ofrecer menús de 2 y 3 dólares.

De tal manera que McDonald’s se ha mantenido como un lugar asequible para comprar una rápida y barata Cajita Feliz, pero también ha seducido a otros consumidores que podrían preferir la comida informal de Chipotle y Panera o las hamburguesas de lujo de Shake Shack.

Pero McDonald's no es la única cadena de comida rápida que está progresando. Las acciones de Restaurant Brands, propietaria de Burger King y Popeyes, han aumentado más del 40% este año, mientras que KFC y Yum! Brands, el padre de Taco Bell, subieron casi un 20%.

Mientras tanto, Chipotle continúa luchando después de que un brote de E. coli durante 2015 dañara reputación estelar que alguna vez tuvo. Las acciones de Shake Shack también se han enfriado, después de una espectacular oferta pública inicial hace más de dos años.