(CNN) - Puerto Rico ha reportado al menos 76 casos de sospecha o confirmados de leptospirosis, además de un puñado de muertes, un mes después de que el huracán María golpeara la isla, según Carmen Deseda, la epidemiología de Puerto Rico.

Dos muertes involucraron leptospirosis, que fue confirmada a través de pruebas de laboratorio, y “varias otras” muertes aún tienen pendientes los resultados del laboratorio, dijo Deseda. Los 76 casos, dos más que los 74 de la semana pasada, incluyen un paciente con leptospirosis confirmada que actualmente está hospitalizado. 

La falta de agua potable en Puerto Rico ha generado varios casos potenciales de leptospirosis.

El Departamento de Seguridad Pública de Puerto Rico reportó este martes el aumento a 51 muertos por el huracán María. Las dos últimas víctimas murieron por leptospirosis, según le explicó a CNN la secretaria de prensa del departamento, Karixia Ortiz.

La bacteria Leptospira, que tiene forma de espiral, se encuentra en la orina de roedores y otros animales y tiende a propagarse después de inundaciones a través de agua potable o infecciones de heridas abiertas, según la Organización Mundial de la Salud. En casos severos, la infección causa fallas orgánicas y puede ser fatal.

“Esta bacteria, como cualquier otra bacteria, puede matarte”, dice Deseda.

La isla típicamente ve entre 63 y 95 casos al año, dice ella. Las autoridades de salud esperan que pueda haber un repunte de los casos después del huracán.

“No es ni una epidemia ni un brote confirmado”, dijo el secretario de Asuntos Públicos de Puerto Rico, Ramón Rosario Cortés, en una conferencia de prensa este domingo. “Pero obviamente estamos haciendo todos los anuncios como si se tratara de una emergencia de salud”.

La leptospirosis puede ser tratada con antibióticos, pero mucha gente se recupera por sí misma.

“La mayoría de los casos de lepto son leves, subclínicos, sin complicaciones”, dice Deseda. “Pero una de cada 10 personas que tienen leptospirosis desarrollan una enfermedad severa”.

En la primera etapa de la leptospirosis, los síntomas pueden ser desde fiebre y dolor de cabeza, a ojos rojos y sarpullido. Algunas personas pueden no presentar síntomas. Pero un pequeño número de personas desarrollan graves complicaciones: meningitis, daño de riñones e hígado, sangrado en los pulmones e incluso la muerte.

A los doctores se les pide que reporten cualquier caso potencial de leptospirosis a las autoridades de salud, dice Deseda. Esos casos deben probarse con exámenes médicos para confirmar la presencia de la bacteria, pues los síntomas pueden ser difíciles de diferenciar de otras enfermedades. Después de eso, las autoridades de salud pueden buscar patrones o grupos y determinar si hay un brote.

Las pruebas de laboratorio de los casos sospechosos han sido enviados a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, según Deseda. Los resultados están de regreso en cinco o seis días.

Los médicos de la isla han expresado preocupaciones sobre crecientes crisis de salud en medio de hospitales que están abrumados, poco abastecidos y a veces sin servicio de aire acondicionado. La influenza es otra preocupación en el horizonte, según Deseda. El agua potable también es difícil de encontrar en muchas partes de la isla.

El doctor Raúl Hernández, un internista de San Juan, le dijo a CNN que la gente estaba bebiendo agua de cualquier fuente que pudieran encontrar, como ríos y arroyos. Si esa agua contiene orina de ratas infectadas, esa gente podría estar en riesgo, dice él.

Deseda les recomendó fuertemente a las personas que no caminen descalzas y que no beban o naden en aguas potencialmente contaminadas.

“Esas enfermedades están en todo lado, y hay una manera de prevenirlas”, dijo ella.

 

- Catherine Shoichet y Parija Kavilanz de CNN contribuyeron con este reporte.