Una maestra enseña a sus alumnos en un salón de clases en París. (PATRICK KOVARIK/AFP/Getty Images)

(CNN) - En todo el mundo, padres orgullosos dejan a sus hijos a las puertas de las escuelas, soñando con lo que podrían lograr después de años de estudio. Dejan en manos de los maestros la labor de cultivar su desarrollo y abrir sus ojos a un mundo de posibilidades. Es una enorme responsabilidad, pero ¿se refleja esa responsabilidad en su estatus social y salario?

El 5 de octubre fue el Día Mundial del Maestro, ¿por qué no echar una mirada a la forma en que el mundo valora a los maestros?

Estatus global del maestro

Un estudio de 2013 de la Fundación Varkey analizó el estatus social de los maestros y encontró que había un gran respeto por ellos en muchas sociedades asiáticas, especialmente en China, Corea del Sur y Singapur. En la mayor parte de las regiones occidentales del mundo, los niveles de respeto eran menores.

El índice Global Teacher Status Index determinó que de los 21 países sondeados, los profesores ocuparon en promedio el séptimo puesto en una encuesta sobre 14 profesiones respetadas, justo por encima de los trabajadores sociales y bibliotecarios. China fue el único país donde los maestros eran considerados tan altamente calificados como los médicos.

La maestra canadiense Maggie McDonnell recibe el Premio Global Teacher Prize en marzo de 2017.

El profesor Peter Dolton, autor del Global Teacher Status Index, que comparó las actitudes hacia los profesores en 21 países, dijo que el estatus o prestigio de los docentes se mide de forma diferente "en función de la historia y los valores y las costumbres de una cultura particular".

Cita, por ejemplo, la ciudad de Nueva York, donde la sociedad prima los ingresos financieros, allí el estatus se correlaciona con la cantidad de dinero que gana un maestro. Mientras que en China, donde las normas culturales dictan respetar a los mayores, a los maestros se les otorga un estatus más alto a pesar de no tener un salario alto.

Los países con un mayor respeto por los docentes son más proclives a alentar a su hijo a estudiar la profesión, dice el informe. En China, Corea del Sur, Turquía y Egipto es más probable que animen a los niños a convertirse en profesores, mientras que Israel, Brasil, Portugal y Japón son los menos propensos a ese estímulo positivo, detallaba el informe.

Dolton está trabajando en el próximo informe que saldrá en 2018, y dijo que incluirá de manera importante a América Latina y África, omitidos en el primer informe.

Formación docente de alto nivel

Finlandia y Singapur tienen enfoques muy diferentes de la enseñanza, pero ambos producen algunos de los estudiantes más exitosos del mundo.

"Si nos fijamos en Corea del Sur, Singapur, Finlandia, la docencia tiene un estatus, los maestros son bien tratados, bien remunerados y el desarrollo profesional va en consonancia", señaló Vikas Pota, CEO de la Fundación Varkey. El gobierno, dice, es el 99% de la razón de esto. "Necesitas maestros que realmente se preocupen, el Estado tiene un papel que desempeñar", dijo Pota.

Singapur ocupa el primer lugar en el ranking educativo PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) basado en pruebas internacionales realizadas por estudiantes de 15 años en matemáticas, lectura y ciencias. Las pruebas, instrumentadas por la OCDE y aplicadas cada tres años, miden el desempeño estudiantil en el mundo.

Los resultados más recientes de PISA mostraron que el sistema educativo asiático aventajaba en la mayoría de los resultados, los siete mejores puestos en matemáticas se los quedaron Singapur, Hong Kong, Macao, Taiwán, Japón, China y Corea del Sur.

Canadá, décimo en matemáticas, tercero en lectura y séptimo en ciencias, es el país no asiático mejor posicionado en los resultados globales. Finlandia, que ocupó el decimotercer lugar en matemáticas, cuarto y quinto en lectura y ciencias a nivel mundial, fue el país europeo con mejores resultados.

Estos países tienen formas muy diferentes de enseñar, pero todos ellos conceden un gran valor a los maestros, dijo el director de educación de la OCDE, Andreas Schleicher.

"Lo que un maestro tiene en Finlandia y Singapur es una carrera increíble. Eres dueño de tu práctica profesional y eso incrementa la satisfacción y la calidad del trabajo", dijo Schleicher.

Canadá, que ocupa un lugar muy alto en los resultados PISA, también tiene un fuerte énfasis en la calidad de la enseñanza, apunta Schleicher.

En Singapur, todos los maestros se forman en el Instituto Nacional de Educación y se seleccionan entre los más destacados de los egresados. Pero lo más importante, en Singapur los profesores tienen más de 100 horas de desarrollo y formación profesional cada año, dijo Schleicher. "Se invierte mucho en la formación de maestros".

En Finlandia, entrar a un programa de formación docente ya es un honor. Los programas finlandeses de formación de profesores son extremadamente selectivos, admiten a solo uno de cada diez estudiantes que se postulan, según el National Center on Education and the Economy (NCEE).

"No debe sorprendernos que Finlandia tenga una elevada tasa de retención para los profesores, aproximadamente el 90% de maestros entrenados permanecen en la profesión a lo largo de sus carreras", indicó el NCEE.

Los profesores en Finlandia, a diferencia de la mayoría de los otro lugares, están calificados con un grado de maestría, explicó el profesor Dolton.

Los países con el mejor desempeño, comentó Schleicher, tienen algo en común: "No se trata del sueldo, el estatus de la profesión es consecuencia de que es intelectualmente tentador convertirse en un maestro".

Dónde les pagan mejor

Europa es el mejor lugar para enseñar en términos de salarios, según el informe de la OCDE que incluye a 35 países. En Luxemburgo, por ejemplo, los sueldos base de los maestros son mayores que lo que muchos profesores ganarán en su vida.

Suiza y Alemania son los siguientes países con los salarios más altos en la docencia a nivel preparatoria. Seis de los 10 salarios más altos para profesores de preparatoria (high school) se encuentran en Europa.

"Dado que la compensación y las condiciones laborales son importantes para atraer, desarrollar y retener a maestros calificados y de alta calidad, los responsables políticos deberían considerar cuidadosamente los salarios de los maestros mientras intentan controlar tanto la enseñanza de calidad como los presupuestos de educación", escribió la OCDE en su último informe sobre la educación en el mundo.

La crisis económica de 2008 tuvo un impacto directo en los salarios de los maestros, que fueron congelados o reducidos en algunos países, dice la OCDE.

Entre 2005 y 2015, los salarios de los docentes han disminuido en términos reales en un tercio de los países con datos disponibles. "La disminución alcanzó un 10% en Inglaterra y Portugal, y hasta un 28% en Grecia", según la OCDE.

Los salarios no se correlacionan con el resultado, pero el estatus del maestro sí se correlaciona con los resultados, advierte Schleicher. "Si quieres hacer el empleo atractivo, dales buen apoyo."

Mejorar el estatus de los maestros

En 2013, la Fundación Varkey creó el premio Global Teacher Prize. El premio tiene alrededor de 20,000 candidatos cada año, y los reduce a 50 finalistas y luego a 10, antes de declarar un ganador para un estímulo de un millón de dólares.

Maggie McDonnell, ganadora del Premio Global Teacher Prize 2017, enseña a comunidades indígenas en el Ártico canadiense.

El premio ha ganado mucha atención de la prensa, ha ayudado a elevar el estatus de los maestros, pero también ha tenido un impacto positivo en la creación de una red de profesores que pueden colaborar a nivel mundial para ayudarse mutuamente.

"Simplemente, queremos celebrar a los maestros", dijo Pota. En Turquía, a los maestros finalistas se les pide participar en programas de televisión; en Macedonia, el alcalde colocó carteles de la maestra ganadora para felicitarla. En los Países Bajos, un maestro estaba en un noticiero con el primer ministro gracias a su nominación.

"El premio pone en consideración la magia que hacen los profesores", agregó Pota. "Si celebramos a los maestros, entonces es más probable que más gente quiera hacer el trabajo. Prefiero que el mundo celebre a los maestros más que a Kim Kardashian", dijo.