Washington (CNN) - La acusación de 31 páginas y 12 cargos contra Paul Manafort y Richard Gates se enfoca en sus años como consultores políticos y cabilderos trabajando para Ucrania.

La acusación afirma que ellos recibieron decenas de millones de dólares por su trabajo con Ucrania y que, para ocultar esos ingresos, lavaron ese dinero a través de “decenas de corporaciones, asociaciones y cuentas bancarias estadounidenses y extranjeras”.

Incluye detalles sobre su lujoso estilo de vida y dice que usaban el dinero de sus cuentas en el exterior para, por ejemplo, pagar hipotecas, las matrículas escolares de sus hijos y la decoración de sus hogares.

La acusación afirma que a través de esas cuentas en el extranjero se movieron más de 75 millones de dólares, y asegura que Manafort, exdirector de la campaña presidencial de Donald Trump, blanqueó más de 18 millones de dólares y Gates, exrepresentante de la misma campaña, transfirió más de 3 millones de dólares a ese tipo de cuentas fuera de Estados Unidos.

LEE: Excolaboradores de la campaña de Donald Trump son acusados de conspiración contra EE.UU.

Paul Manafort (izquierda) y Richard Gates (derecha).

Reflector puesto sobre Ucrania

Firmada por Robert Mueller, quien el pasado 17 de mayo fue nombrado fiscal especial para investigar la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 y la supuesta complicidad de varios colaboradores de Trump en la misma, la acusación se enfoca en una institución de consultoría política creada por Manafort en 2005, llamada Davis Manafort Partners. En 2011, Manafort creó DMP International y comenzó a hacer consultorías, cabildeo y relaciones públicas para Ucrania.

Gates trabajó con ambas firmas y, según la acusación, “fue la mano derecha de Manafort”. El trabajo de ellos se concentraba en el avance del partido político pro-Rusia en Ucrania, el Partido de las Regiones, y en la candidatura presidencial de Viktor Yanukovych, quien fue elegido en 2010 y huyó a Rusia cuatro años después.

Dado que Manafort y Gates dirigían una campaña para hacer cabildeo en Estados Unidos en nombre del Gobierno de Ucrania y de sus funcionarios allí, la acusación dice que a ambos se les exigió reportar el trabajo y los ingresos recibidos por el mismo. No lo hicieron y, cuando el Departamento de Justicia les preguntó sobre el tema, los dos mintieron.

LEE: ¿Quién es Robert Mueller y cuánto poder tendrá en la investigación sobre Rusia?

¿"Aperitivo" para cargos futuros?

“Estos son cargos muy serios y sugieren un patrón persistente y generalizado de ilegalidad imprudente por parte de alguien que fue fundamental en la campaña de Trump, y quien debería haber sabido eso mejor”, dice Steve Vladeck, colaborador legal CNN y profesor de la Escuela de Leyes de la Universidad de Texas.

“Tomado todo en conjunto, me parece que este es un desarrollo muy importante en la investigación de Mueller, pero solo como un aperitivo”, agrega Vladeck.

¿A dónde fue el dinero?

Bajo el supuesto esquema llevado a cabo entre 2008 y 2014, Manafort usó 12 millones de dólares de cuentas en Chipre, las Islas Granadinas y el Reino Unido para comprar autos lujosos, ropa y arte y para financiar la remodelación de una propiedad en los Hamptons, en Nueva York.

Algunos de los pagos fueron:

  • 5,4 millones de dólares a proveedores para reparaciones en sus propiedades en los Hamptons.
  • 1,3 millones de dólares a una empresa de automatización, iluminación y entretenimiento de Florida.
  • 934.350 dólares a una tienda de alfombras antiguas en Alexandria, Virginia.
  • 849.215 dólares a una tienda de ropa para hombre en Nueva York.
  • 655.500 dólares a un paisajista de los Hamptons.
  • 623.910 dólares a un vendedor de antigüedades de Nueva York.
  • 520.000 dólares a una tienda de ropa de Beverly Hills.
  • 500.000 dólares a una compañía de inversiones.
  • 432.487 dólares a un contratista de Florida.
  • 164.740 dólares a otros paisajista de los Hamptons.
  • 163.705 dólares en pagos para tres camionetas Range Rover.
  • 125.650 dólares a un contratista de Virginia.
  • 112.825 dólares a un proveedor de entretenimiento para el hogar en los Hamptons.
  • 62.750 dólares para pagar un Mercedes Benz.
  • 47.000 dólares para pagar una Range Rover.
  • 46.000 dólares a una compañía de administración de propiedades en Carolina del Sur.
  • 31.900 dólares a una galería de arte en Florida.
  • 20.000 dólares por concepto de limpieza del hogar en Nueva York.