(CNNMoney) - El temor se apoderó de la economía de México en noviembre del año pasado, tras la sorpresiva victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

De inmediato, el peso mexicano se cayó un 11%, hasta su nivel más bajo en la historia. El mercado bursátil perdió un 19% de su valor en los tres días siguientes. El Banco de México inició un “plan de contingencia” para mitigar las pérdidas.

Pero un año después, México supo resistir el miedo al colapso económico y, de hecho, sigue creciendo.

“Fue mucho más resiliente de lo esperado”, dice Alberto Ramos, líder de investigación sobre Latinoamérica en Goldman Sachs. “Aunque eso no significa que la economía esté fuera de peligro”.

Este martes, la agencia de estadísticas de México dijo que la economía creció un 1,7% entre julio y septiembre, a una tasa anual. Según los economistas, el devastador terremoto que el pasado 19 de septiembre dejó más de 300 muertos, probablemente frenó el crecimiento.

LEE: Mientras Trump amenaza con acabar el TLCAN, México busca expandir sus negocios en América Latina

Sin duda, la economía de México todavía tiene enormes retos por delante, incluyendo la elección presidencial en julio próximo y la renegociación en curso del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el pacto que tiene con Canadá y Estados Unidos. Pero el progreso que logró este año desafió las grandes amenazas que le planteó Washington.

Durante y después de su campaña, Trump amenazó con subir los impuestos a los productos hechos en México. Cerca del 80% de las exportaciones mexicanas van a Estados Unidos, lo que hace del comercio bilateral un ingrediente clave para su economía.

Todavía hoy, Trump amenaza con retirarse del TLCAN, lo que tendría consecuencias tanto para México como para Canadá y Estados Unidos, aunque muchos expertos dicen que México recibiría el golpe más fuerte.

Aún así, la economía de México está avanzando. El peso mexicano subió un 7% frente al dólar este año, aunque perdió algo del valor que había ganado en las últimas semanas, a medida que las negociaciones sobre el TLCAN se deterioraban.

El mercado bursátil también ha crecido un 7% este año. La economía está en camino de crecer cerca de un 2% en 2016, casi lo mismo que el crecimiento de Estados Unidos. Se espera que los salarios reales crezcan en los meses que vienen, mientras la inflación baja. Y las remesas, una fuente clave de ingresos para los mexicanos más pobres, van camino de alcanzar otro récord histórico.

La elección presidencial en México puede plantear una gran preocupación. El candidato que por ahora lidera las encuestas, Andrés Manuel López Obrador, es un populista que promete ser duro en el comercio con Trump. Esa retórica ha avivado algunos temores entre los empresarios y una disminución en la producción de petróleo también ha desacelerado el crecimiento económico general este año.

Pero hasta el momento, los temores sobre el destino de la economía mexicana no se han vuelto realidad.