(CNN Español) - En todo el mundo 1.100 millones de cuidadores de niños (1 de cada 4) dicen que el castigo físico es necesario para criar adecuadamente a los niños, según reveló un informe de Unicef sobre la violencia contra los niños publicado este miércoles.

De acuerdo con el documento “Una situación habitual: Violencia en las vidas de los niños y los adolescentes” de Unicef, cerca de 300 millones de niños entre 2 y 4 años “son habitualmente víctimas de algún tipo de disciplina violenta por parte de sus cuidadores” y 250 millones (6 de cada 10 niños) son castigados por medios físicos.

Foto de archivo. Una niña dominicana durante una marcha contra las violencias contra los niños en el Malecón de Santo Domingo el 30 de abril de 2014. (Crédito: ERIKA SANTELICES/AFP/Getty Images)

El informe asegura que en muchas oportunidades la violencia contra los niños se justifica como si fuera algo "necesario o inevitable" para su educación y que estas conductas normalizan la violencia en la sociedad.

“Puede que se acepte de manera tácita debido a que quienes la infringen son conocidos, o que se minimice su efecto como si fuera irrelevante", dice el informe. "... la frecuencia con que se comete puede llevar a que las víctimas consideren que la violencia es normal”, añade.

El informe da cuenta de las cuatro formas de violencia específica que más se aplican contra los menores: la disciplina violenta y la exposición al maltrato doméstico durante la primera infancia; la violencia en la escuela; las muertes violentas entre los adolescentes; y la violencia sexual en la infancia y la adolescencia.

Los menores son víctimas de esa violencia usualmente de manos de “personas de confianza con quienes se relacionan todos los días”, dice el informe, que agrega que "en ocasiones, la violencia se disimula, y esto hace que resulte difícil prevenirla y eliminarla”.

Violencia alrededor 

En su informe, Unicef reveló cifras que demuestran que los niños están rodeados de violencia en su entorno desde las primeras etapas de su vida como a medida que van creciendo.

Por ejemplo, "tres cuartas partes de los niños entre 2 y 4 años en todo el mundo (unos 300 millones) sufren actos de agresión psicológica y/o castigos físicos por parte de sus cuidadores en el hogar", según Unicef.

"Alrededor de 6 de cada 10 niños de un año en 30 países con datos disponibles están sometidos a algún tipo de disciplina violenta de manera sistemática. A una cuarta parte de los niños se les sacude como castigo y 1 de cada 10 niños recibe un golpe o una bofetada en la cara, la cabeza o los oídos", según este informe.

El jefe de Protección Infantil de UNICEF, Cornelius Williams, calificó como “realmente preocupante” las cifras de violencia contra los niños y agregó que este flagelo contra los niños "no conoce fronteras".

Educación sin violencia

Según un estudio de la Universidad de Texas y la Universidad de Michigan publicado en 2016, dice que entre más golpes reciben los niños, son más propensos a desafiar a sus padres, sufren de comportamientos antisociales, pueden ser agresivos, tener problemas de salud mental y dificultades de aprendizaje.

Para llegar a estas conclusiones estudiaron a más de 160.000 niños en lo que según el estudio publicado en la Revista de Psicología Familiar es el análisis más completo de este tipo.

Para la Iniciativa Mundial para poner término a todos los castigos corporales de niños (GIEACPC), los castigos físicos a los niños “son una violación a sus derechos a la dignidad humana e integridad física. Su legalidad generalizada viola su derecho a igual protección bajo la ley”.

En el mundo 53 Estados han prohibido cualquier tipo de castigo corporal contra los niños, incluso en los hogares, según la GIEACPC, y al menos 55 estados más han expresado su compromiso con la prohibición total del castigo físico a los niños.

(Crédito: Unicef)

Habla con tus hijos

Expertos recomiendan a los padres de niños que se comportan mal, darles una buena charla.

"Muchas veces, los padres van directamente al castigo y pasan por alto el paso más importante, que es la comunicación", le dijo a CNN Carl Pickhardt, un sicólogo de Austin, Texas, y autor de 15 libros sobre crianza, entre ellos "Surviving your Child's Adolescence" (Sobreviviendo a la adolescencia de su hijo).

"La mejor consecuencia no es la privación, es la reparación", dijo Pickhardt "En función de que hiciste lo que no deberías haber hecho, tendrás que hacer cosas en el lugar para contrarrestarlo".

Devra Renner, trabajadora social clínica de un distrito escolar grande en el norte de Virginia, le dijo a CNN que la mejor manera de educar a los hijos es trazarles un camino a seguir.

“Le decimos a nuestros hijos ‘No hagas esto’ o ‘No hagas aquello’ después de que hicieron algo mal, pero 'no' no les dice a dónde dirigirse. No lo hace avanzar. Le dice que se detenga. Así que díganles lo que usted quiere que hagan".

Ante esto, Unicef recomienda “educar a los niños, padres, madres, maestros y miembros de la comunidad para que reconozcan la violencia en todas sus formas” además alentarlos para que la violencia sea un tema del que se hable y se denuncie sin que se corra peligro.