(CNN) - La alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, dijo el viernes que la cifra de muertos por los huracanes que azotaron a Puerto Rico es en realidad cientos de personas mayor que los conteos oficiales del Gobierno.

"Parece que, por cualquier razón, el número de muertos es mucho mayor de lo que se ha informado", dijo Yulín Cruz durante una entrevista con Jake Tapper de CNN.

El número oficial de muertos es 54, según un comunicado del gobierno de Puerto Rico del 1 de noviembre, pero el número de muertos puede ser casi 500, dijo Yulín Cruz cuando se le preguntó específicamente sobre el recuento de muertos.

Muchas víctimas de huracanes no han sido incluidas en ese número debido a que las causas de muerte no se registraron correctamente o "se catalogaron como muertes naturales", dijo Yulín Cruz.

"Cuando estaban, por ejemplo, enganchados a un respirador artificial, y no hay energía eléctrica, el pequeño generador que tenían se acaba, y por supuesto, mueren por causas naturales, pero está relacionado con la falta de electricidad", dijo.

De acuerdo con una declaración emitida el 28 de octubre por el gobierno de Puerto Rico, 911 cuerpos cremados en las semanas posteriores al huracán María fueron el resultado de causas naturales. Pero el número promedio de cremaciones en Puerto Rico en el mismo período de tiempo es aproximadamente la mitad, dijo Yulín Cruz.

El secretario del Departamento de Seguridad Pública, Héctor M. Pesquera, dijo que las cremaciones fueron autorizadas a petición de los familiares de los difuntos. Las cremaciones se produjeron después de una revisión de documentos que incluyen certificados de defunción y registros médicos que muestran la causa de la muerte, dijo.

La declaración no dice si los cuerpos fueron examinados antes de la cremación, pero señaló que ninguna de las 911 autorizaciones de cremación levantó sospechas "que detuvieran el proceso solicitado".

En cuanto a los puertorriqueños que sobrevivieron a la tormenta, las condiciones de vida siguen siendo nefastas, dijo Yulín Cruz, y señaló que algunas personas en la isla todavía están sin electricidad semanas después del paso de las tormentas.