(CNN) - Fachadas vibrantes, calles adoquinadas, lagos multicolores y telones de fondo montañosos son solo algunas de las cosas que hacen a los pueblos de México espectacularmente fotogénicos.

La diversidad del paisaje en todo el país significa que cada región ofrece diferentes encantos: desde ciudades fantasmas en el desierto y pintorescos pueblos coloniales llenos de historia, hasta relajados pueblos de playa, donde predomina el color.

Las opciones son infinitas, pero aquí te dejamos nuestros 10 pueblos favoritos en México.

1. Bacalar (Quintana Roo)

Esta pequeña ciudad, a unas cuatro horas de Cancún y muy cerca de la frontera con Belice, tiene un lago enorme conocido como el Lago de los Siete Colores. Las tonalidades del agua van desde el cristalino hasta el turquesa profundo, debido a los cenotes y a la piedra calcárea. Rodeada de exuberantes manglares, ofrece panorámicas increíbles.

2. San Sebastian Bernal (Querétaro)

Con sus calles adoquinadas y fachadas llenas de colores San Sebastian Bernal es una ciudad realmente pintoresca. Además, tiene uno de los monolitos más altos del mundo. Fundada en el siglo XVII por familias españolas, presume de tener muchas construcciones de los siglos XVIII y XIX.

3. Campeche (Campeche)

Oficialmente es una ciudad y la capital del estado del mismo nombre, Campeche, pero tiene el carácter de un pueblo pintoresco. Todas sus fachadas del centro histórico están pintadas con colores pastel y su principal calle peatonal, la Calle 59, tiene exposiciones temporales de arte.

4. Malinalco (Estado de México)

Rica en leyendas y llena de misterio y magia, la ciudad Malinalco, a unas dos horas al suroeste de Ciudad de México, fue un lugar muy importante para los Mexica, o Aztecas, quienes construyeron allí un complejo para su élite militar. Está rodeada de montañas y bosques exuberantes, y atrae a los visitantes por la fauna y flora, así como por su oferta histórica y espiritual.

LEE: Hoteles todo incluido: 12 opciones para escaparse a México y el Caribe

5. Izamal (Yucatán)

Izamal (Yucatán).

Este pueblo, cuyo centro está alrededor de un monasterio franciscano del siglo XVI construido sobre la cima de un templo mesoamericano, se encuentra pintado de un alegre color amarillo canario. Su telón de fondo son los brillantes cielos azules que normalmente bendicen a la Península de Yucatán. Está a medio camino entre Mérida y el sitio arqueológico de Chichén Itzá, y por eso es perfecto para hacer una parada en el camino.

6. Real de Catorce (San Luis Potosí)

Real de Catorce alguna vez fue una próspera ciudad dedicada a la minería de plata y ahora es una ciudad fantasma en el desierto de San Luis Potosí, en el centronorte de México. Sitio de peregrinación para los indígenas huicholes y también para los católicos, este pueblo tiene un carácter espiritual que atrae a muchos visitantes. Y el hecho de que para llegar tengas que pasar por un túnel, lo hace todo mucho más encantador.

7. Cuetzalan (Puebla)

Las calles empedradas y los edificios de tejas rojas y rústicas son parte del encanto de este pueblo ubicado en las montañas, a las afueras de Puebla (y a unas 4 horas de distancia desde Ciudad de México). Rodeado de un bosque exuberante, lleno de cascadas y cuevas y con un sitio arqueológico muy cerca, Cuetzalan es un lugar ideal para los amantes de la aventura al aire libre.

8. Pátzcuaro (Michoacán)

Ubicado en el oeste de México, fue un centro ceremonial antes de la llegada de los españoles y tiene una larga e interesante historia. Mientras recorres las lindas calles de este pueblo, puedes descubrir artesanías locales y aprender sobre la rica historia indígena de México. Es especialmente visitado el Día de los Muertos, por las ceremonias tradicionales que se llevan a cabo entre el 31 de octubre y el 2 de noviembre.

9. Taxco (Guerrero)

Esta pequeña ciudad en las montañas de Guerrero, a dos horas y media al suroeste de Ciudad de México, Taxco es conocida por ser “la ciudad de la plata”, debido a todas las minas que tiene. Sus sinuosas calles serpentean alrededor de la colina y llegan al centro, donde queda una bonita plaza con una iglesia barroca. Para tener una vista aún más hermosa, agarra un típico taxi Volskwagen y pídele que te lleve a El Mirador.

10. Todos Santos (Baja California Sur)

Si alguna vez te pidieran que imaginaras cómo es el pueblo mexicano por excelencia, probablemente pensarías en algo parecido a Todos Santos. Sus coloridas fachadas se reflejan en cielos azules y se complementan con decoraciones multicolores de banderas mexicanas y cactus orgullosos, que se alinean en muchas calles. Ubicado en la costa del Pacífico de México, es muy popular entre artistas y surfistas, y tiene un ambiente relajado y tranquilo.