(CNN) – Un alto funcionario del Vaticano ha revelado que está presionando a la Iglesia Católica para que considere permitir que hombres casados puedan actuar como sacerdotes en una región remota del Amazonas.

El obispo Erwin Krautler, secretario de la Comisión de la Región Pan Amazónica, quiere que el tema se incluya en la agenda de una reunión que tendrá lugar en el Vaticano durante 2019, según le dijo a la agencia de noticias de Austria KNA.

La propuesta se centra en la pregunta de si es posible admitir que aquellos hombres, fieles católicos, que están casados puedan actuar como sacerdotes, incluyendo el dar misas y oír confesiones.

El cardenal brasileño Claudio Hummes, presidente de la Comisión Episcopal para la Región Pan Amazónica y amigo cercano del papa, siempre ha apoyado la idea.

Actualmente, esta zona vive una escasez de sacerdotes y el sumo pontífice convocó a una reunión especial con los obispos de la región, llamada Sínodo, para enfrentar los problemas.

Durante una entrevista en mayo pasado, el papa aseguró que estaría abierto a estudiar el asunto.

Según el Vaticano, la región Pan Amazónica incluye territorios de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, la Guayana Francesa, Guyana, Perú, Venezuela y Suriname. Además, abarca una población de 2,8 millones de personas, compuesta por 400 tribus indígenas que hablan unas 240 lenguas.

La mayoría de la población es católica, pero por la lejanía donde están ubicadas sus aldeas no tienen un sacerdote local.

Aunque el asunto se limita en estos momentos a la posibilidad de permitir que los hombres casados ​​se conviertan en sacerdotes, los observadores del Vaticano señalan que este podría ser un primer paso para abordar una discusión más amplia: el celibato.