Tokio (CNN) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, buscará esta semana enrolar a su homólogo de Rusia, Vladimir Putin, en la misión de confrontar a una Corea del Norte cada vez más truculenta, en lo que será su segunda reunión frente a frente.

A bordo del Air Force One en su camino a Japón, Trump dijo que esperaba que el encuentro ocurriera al margen de la cumbre con líderes de Asia-Pacífico en Vietnam, que debe comenzar el jueves.

LEE: Trump se estrena en Asia con la mirada puesta en Corea del Norte

La conversación llegará al mismo tiempo que se calienta en Estados Unidos la investigación sobre los nexos de Trump con la interferencia rusa en las elecciones de 2016. Antes de que Trump partiera rumbo a Asia, tres de sus asesores de campaña fueron señalados en la investigación dirigida por el fiscal especial Robert Mueller.

Donald Trump y Vladimir Putin.

Durante su primera reunión, en julio, Trump sí mencionó el tema de la interferencia rusa, aunque desde entonces el presidente ha calificado de farsa la noción de que Rusia colaboró para influir en la votación a su favor.

LEE: ¿Por qué Robert Mueller es el hombre más poderoso de Washington?

Aunque el momento de la reunión con Putin puede obligar a que el tema de Rusia vuelva a los titulares, los asesores de Trump concluyeron que el encuentro cara a cara era esencial estando ambos en la misma ciudad.

Putin será solo uno de los líderes mundiales que Trump espera convencer para tener una postura más agresiva frente a Corea del Norte durante su maratónica gira de 13 días en Asia que comenzó este domingo, hora local.

"Queremos la ayuda de Putin con Corea del Norte y nos reuniremos con muchos líderes distintos", dijo Trump a medio camino del viaje de ocho horas entre Hawai y Tokio, la primera parada de su gira.

Antes de encontrarse con Putin en la ciudad vietnamita de Da Nang, Trump habrá visitado tres capitales asiáticas en su misión diplomática sobre Corea del Norte. Tras las conversaciones en Tokio con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, Trump se dirigirá a Seúl, Corea del Sur, y Beijing, China, para visitas de Estado que también incluirán negociaciones sobre comercio y seguridad.