(CNN) - El secretario general de la Casa Blanca, John Kelly, presionó a la actual secretaria de Seguridad Interior interina, Elaine Duke, para que pusiera fin a la protección que ampara a decenas de miles de inmigrantes hondureños que viven actualmente en Estados Unidos, según fuentes de CNN.

Duke recibió varias llamadas de Kelly el lunes presionándola, según lo percibió ella, para que terminara con el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para inmigrantes hondureños el día que debía tomarse la decisión. Duke dijo haberse sentido "angustiada y decepcionada" y dispuesta a renunciar a su cargo, según una fuente próxima a la funcionaria.

El gobierno de Trump calificó la llamada de Kelly como parte de un proceso normal y dijo que Duke estaba decidida a seguir en el puesto.

The Washington Post fue el primero en informar de esta llamada.

OPINIÓN: ¿Por qué EE.UU. debe extender el TPS para Honduras, El Salvador y Haití?

El TPS es una situación inmigratoria permitida por la ley para ciertos países que sufren condiciones extremas, como un desastre natural, epidemias o guerras, y protege a las personas de la deportación y les autoriza a trabajar en EE.UU.

El lunes se cumplía el plazo para tomar una decisión sobre el status de aproximadamente 86.000 hondureños. El Departamento de Seguridad Interior anunció que Duke no disponía de información suficiente para tomar una decisión formal, lo que desencadenó una extensión del TPS por seis meses. El gobierno terminó con la protección para los nicaragüenses, de los cuales unos 5.300 viven en Estados Unidos. Ambas poblaciones llevaban casi dos décadas viviendo en Estados Unidos.

Según la fuente próxima a Duke, Kelly y el gobierno querían que Kirstjen Nielsen, la nominada para ser secretaria de Seguridad Interior, evitara las preguntas sobre el tema en su audiencia de confirmación del Senado el miércoles, y buscaban confirmarla lo más rápido posible para que fuera ella la que tomara la decisión sobre el estado de protección temporal de los haitianos, que se vence a fin de mes y posiblemente terminará.

Según la fuente, Duke había decidido durante el fin de semana que no disponía de suficiente información para terminar con la protección de los hondureños, que es lo que el departamento anunció el lunes por la noche.

"Creo que está muy angustiada y decepcionada con Kelly y todo el aparato", dijo la fuente. "Está sola, es como, '¿por qué sigo haciendo esto si ustedes me van a atacar?".

La fuente confirmó que Duke habló de renunciar durante todo el tira y afloja y se inclina por dejar el puesto.

La fuente describió el tira y afloja como una "conversación enérgica y directiva".

"Fue una conversación ruidosa, no fue una conversación tranquila", precisó la fuente.

Otro funcionario del gobierno de Trump confirmó que Kelly habló del TPS con Duke el lunes y que dejó claro que la decisión final era de Duke.

"Hubo una llamada en la que el jefe la animó a tomar una decisión", dijo el funcionario. "Lo que le quería decir es que no debía de ser una decisión temporal".

El portavoz de Departamento de Seguridad Interior, Tyler Houlton, dijo que Duke había llamado a Kelly para discutir el proceso.

"Al igual que con muchos temas, había diversos puntos de vista dentro del gobierno sobre el TPS", explicó Houlton a CNN. "Es perfectamente normal que los miembros del equipo de la Casa Blanca intervengan en las decisiones importantes. La secretaria interina recibió comentarios de la Casa Blanca y de otras fuentes sobre el camino a seguir con respecto al TPS y tomó una decisión basada en la ley. Como el exsecretario Kelly había tomado una decisión importante sobre el TPS en mayo, la secretaria interina Duke lo llamó para hablar sobre cómo él había decidido sobre el TPS. Durante esa llamada, el ahora secretario general Kelly le recordó que la decisión sobre el TPS le correspondía a ella como secretaria interina".

El funcionario de la Casa Blanca negó que Duke hubiera hablado de dimisión en una llamada con Kelly esta semana, pero no quiso comentar sobre si ya había avisado a Kelly de que planeaba renunciar.

El funcionario también negó que la frustración de Kelly tuviera algo que ver con la confirmación de Nielsen.

Houlton declaró que Duke sigue "decidida a continuar en el Departamento de Seguridad Interior".