Ciudad de México (Expansión) - Un nuevo estudio sobre el comportamiento de las instituciones de justicia en México sugiere que en 17 de los 32 estados de este país es más probable ganarse un premio de la lotería a que un delito denunciado ante las autoridades sea esclarecido.

Según el Índice Estatal de Desempeño de las Procuradurías, en México solo al 6,3% de los delitos que se denuncian se les abre una carpeta de investigación y de esos, solo al 14,1% se determina "si hay o no delito que perseguir y un probable responsable".

“De esta forma se obtiene que la probabilidad en México de que se cometa un delito y llegue a esclarecerse el caso es de 0,89%”, dice el informe de Impunidad Cero.

En 17 de las 32 entidades del país, es más probable que un mexicano “que participe en el sorteo Zodiaco de la Lotería Nacional obtenga doble reintegro acertando a su signo y su dígito (una probabilidad de 0,83%; uno de cada 120), que un delito que se comete sea esclarecido”, dice el informe.

Imagen de Archivo. En este cartel colgado en la oficina del sindicato de periodistas en Chilpancingo, Guerrero, en México, los comunicadores exigen justicia por la desaparición y asesinatos de sus colegas. (Crédito: PEDRO PARDO/AFP/Getty Images)

Este estudio puede ayudar a entender otra cifra que dio el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI) en septiembre de este año en su Encuesta de Victimización 2017. Según ese informe, las personas deciden no denunciar ante el Ministerio Público estos hechos pues consideran que es una pérdida de tiempo, o tienen desconfianza en el proceso, o creen que son trámites largos y difíciles de hacer.

Además respalda otros reportes como el publicado por el laboratorio de políticas públicas Ethos  en agosto de este año, que dice que apenas 7 de cada 100 mexicanos acude a la justicia. Esto quiere decir que el 93,7% de los delitos no se denuncia ni se registra.

Un país con alto índice de impunidad

El análisis de Impunidad Cero asegura que nivel nacional la tasa de conclusión de expedientes (sea que se determine si hay un delito o no) es de 10,2%, un indicador que ha venido a la baja desde 1999, cuando era de 23%, de acuerdo con los registros citados en el documento.

También dice que el tiempo promedio que debe esperar un ciudadano para ser atendido al presentar una denuncia es de 134 minutos. Pero en estados como Guerrero, los ciudadanos deben esperar hasta 212 minutos y 85 en Chihuahua.

Respecto a la efectividad para que las órdenes de aprehensión sean cumplidas, el indicador nacional es de 45%, dice el reporte.

Las procuradurías del Estado de México, Puebla, Michoacán y Guerrero son las que tienen el peor desempeño, mientras que Chihuahua, Nuevo León, Guanajuato y Baja California son estados mejor evaluados. El informe dice que en algunas entidades se han empezado a implementar “de modelos de gestión y estándares de atención al público”.

Algo común en las procuradurías de más bajo desempeño es la falta de recursos y la falta de desarrollo de un modelo de gestión para hacer más accesibles los servicios a los usuarios, dice el informe.

“Centrarse en las buenas prácticas de las áreas clave de los servicios de procuración de justicia, como la atención a las víctimas del delito y en la investigación criminal, permitirá revertir la espiral de impunidad, violencia e ilegitimidad de la procuración de justicia en México”, resalta.

Los estados donde es menos probable que se esclarezcan los delitos, según el índice estatal presentado en este informe, son Hidalgo (0,31%), Guerrero (0,29%), Morelos (0,23%), Veracruz (0,23%) y Yucatán (0,11%). El promedio nacional es de 0.9%.

Además la cifra de impunidad es demasiado alta, según el Índice Global de Impunidad del Centro de Estudios sobre Impunidad y Justicia de la Universidad de las Américas Puebla citado en este documento. Según dice, en todo México la impunidad puede llegar a un 99% de los casos y que la sentencias solo se dan en el 0,7% de los casos denunciados.

También el Índice global de impunidad —que abarca 69 países miembros de Naciones Unidas— ubicaba a México como el cuarto país con mayor nivel de impunidad dentro de ese grupo, y el peor en América Latina.