(CNN) - El presidente de Estados Unidos Donald Trump elogió a China por las prácticas comerciales que alguna vez calificó de injustas durante una extraordinaria sesión matutina en Beijing.

MIRA: Así fue la breve escala de Trump en China

Después de dos horas de conversaciones con el presidente de China Xi Jinping, Trump dijo que no culpa a China por aprovechar las diferencias entre la forma en que los dos países hacen negocios.

"No culpo a China", dijo Trump durante las declaraciones a los líderes empresariales dentro del Gran Salón del Pueblo. "Después de todo, ¿quién puede culpar a un país de aprovecharse de otro país en beneficio de sus ciudadanos?".

MIRA: 9 momentos polémicos de Trump tras un año de su elección

En lugar de apuntar con el dedo a Pekín por exacerbar las disputas comerciales, Trump culpó a los gobiernos estadounidenses anteriores de "permitir que ocurra este déficit comercial y de que crezca".

Fue un cambio notable en el tono de un presidente que fue elegido para el cargo en parte por su retórica sobre responsabilizar a otros países por las prácticas que perjudican a los trabajadores estadounidenses. Incluso mientras hacía las declaraciones, Trump buscó reforzar su imagen como un negociador duro, 250.000 millones en acuerdos entre compañías estadounidenses y China.

Sin embargo, no dio detalles precisos de los acuerdos, y se dice que muchos se han estado preparando mucho antes de que Trump fuera elegido. No se espera que las cifras hagan mella en el déficit comercial de EE.UU. con China.

Intensa diplomacia

El elogio del presidente a China por sus prácticas comerciales se produjo en medio de una mañana de intensa diplomacia en el segundo día de su visita a Beijing. Él y Xi se sentaron durante horas dentro del Gran Salón, situado en el extremo occidental de la Plaza Tiananmen.

En declaraciones a los periodistas después de sus conversaciones, Trump y Xi ofrecieron puntos de vista conciliadores sobre las relaciones entre Estados Unidos y China, e insistieron en que las diferencias entre los dos países se dejarían de lado en lugar de una asociación cooperativa.

"Queremos una relación comercial vibrante con China", dijo Trump. "También queremos una justa y recíproca. Hoy, discutí con el presidente Xi el desequilibrio crónico en nuestra relación en lo que respecta al comercio y los pasos concretos que tomará para resolver el problema de la distorsión masiva del comercio".