Nota del editor: advertencia: este artículo contiene lenguaje que algunos podrían considerar ofensivo.

(CNN) – Mientras las impresionantes acusaciones sobre conductas sexuales atroces continúan apareciendo, una forma específica de acoso se ha hecho recurrente.

No es una agresión física. Tampoco involucra necesariamente el uso de lenguaje sexual. Se trata, en cambio, de un hombre poderoso que se masturba en frente de mujeres que no desean presenciar dicho acto.

Después de que el diario The New York Times reportara que el comediante Louis C.K. enfrentaba acusaciones por masturbarse en frente de mujeres en una habitación de hotel, el actor emitió un comunicado este viernes reconociendo los hechos: “Estas historias son ciertas”, dijo.

“En ese momento, me dije a mí mismo que lo que hacía estaba bien porque nunca le mostré mi pene a una mujer sin preguntar primero”, revelaba la declaración. “Pero lo que aprendí después en la vida, muy tarde, es que cuando tienes poder sobre otra personas, pedirle que mire tu pene no es realmente una pregunta. Es una situación difícil para ellos”, añadía.

El mes pasado, varias mujeres acusaron al productor de Hollywood Harvey Weinstein de masturbarse en frente de ellas. Weinstein negó “cualquier acusación de sexo no consensual”, de acuerdo a lo que dijo una portavoz.

Cuatro mujeres aseguraron que el periodista Mark Halperin, mientras trabajaba en ABC News, se masturbó en frente de otra empleada en su oficina. Halperin niega la acusación.

El director y producto Brett Ratner también está acusado de masturbarse en frente de la actriz Olivia Munn, así como de otras conductas inapropiadas. Ratner negó las acusaciones detalladas en el informe a CNN, a través de su abogado Martin Singer.

El guionista y director James Toback es otro de los señalados de acoso sexual, incluyendo el hecho de masturbarse frente a actrices, según el diario Los Angeles Times. Él le dijo al periódico que nunca había conocido a ninguna de las mujeres, o que si las conoció "fue por cinco minutos y no se acuerda". CNN no ha confirmado de manera independiente las historias de las mujeres.

¿Tiene la ciencia respuestas?

¿Qué podría estar pasando por la mente de los hombres poderosos que sienten la necesidad de masturbarse frente a las mujeres, en un entorno profesional o profesionalmente conectado? La literatura científica no tiene muchas respuestas sobre este tipo de comportamiento particular.

Sin embargo, sí aborda el trastorno de exhibicionismo: alguien actúa con la urgencia de exhibirse, acariciarse o estimularse delante de un extraño. El trastorno es una de las parafilias, definidas por la ciencia como "fantasías, impulsos o comportamientos recurrentes, intensos y sexualmente excitantes que son angustiantes o incapacitantes y que involucran objetos inanimados, niños o adultos que no lo consienten, o sufrimiento o humillación de uno mismo o del compañero con el potencial de causar daño".

James Cantor, director del Centro de Sexualidad de Toronto y profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Toronto, aseguró que trata y ha tratado a muchos hombres con todo tipo de exhibicionismo y otras parafilias, incluidos aquellos que se masturban de esta manera.

“Esto es exhibicionismo en una forma extrema”, aseguró. “Raramente escala. La exposición, el hecho de exhibir los genitales es el objetivo”.

En el solo exhibicionismo, el comportamiento puede incluir dejar notas obscenas para que alguien las lea, mostrarse con y sin una erección a alguien, o masturbarse en frente de otros. Esta última conducta, indicó Cantor, puede ser muy aterradora para la víctima porque no sabe qué va a pasar después.

“Las reglas dejaron de existir y ella no sabe si esto va a convertirse en violencia o en violación”, señaló. “Pero para estos perpetradores, el objetivo es mostrar sus genitales y están más interesados en eso que en tener sexo”, explicó.

David Ley, psicólogo clínico y autor del libro The Myth of Sex Addiction (El mito de la adicción al sexo), sostuvo que es muy difícil saber qué motiva a alguien a hacer esto.

“A menudo queremos tomar este tipo de comportamiento sexual y separarlo como si fuera el hilo de una cuerda y pretender que podemos evaluar y comprender este comportamiento sexual separado de todo lo demás. Realmente no podemos hacerlo”, señaló. Según él, es difícil saber “si el exhibicionismo es el punto central o si solo hace parte del panorama general”.

"Deseo de ser observado y admirado"

La doctora Prudence Gourguechon, psiquiatra de Chicago y expresidenta de la Asociación Psicoanalítica Estadounidense, afirmó que a lo largo de todos sus años de práctica ha lidiado con muchos clientes que han tenido comportamientos sexuales desafiantes, pero nunca ha tenido un paciente que le hable sobre este problema en particular. Sin embargo, ella considera que el problema se remite una especie de "deseo de ser observado y admirado".

Cantor coincide. De hecho, él hace la analogía con un pavo real que quiere mostrar su habilidad. “No sabemos qué lo causa en realidad. Muchos clientes pasarán una gran parte de la terapia tratando de descubrir cuál es la causa”, insitió. “Como grupo están, más que nada, confundidos. Sólo saben que son diferentes y no entienden por qué el resto de nosotros no lo hacemos también”, añadió Cantor.

Por su parte, Gourguechon cree que puede existir algo calculado en esta elección de acoso sexual.

"También podría ser una especie de extraña negación creíble", estimó. "Es una clase de negación, una especie de mecanismo de defensa dañino que le permite a un hombre saber que hizo algo en un nivel, pero básicamente se están contando a sí mismos la historia de que no están haciendo nada tan malo. Él podría pensar para sí mismo, 'Bueno, no violé a nadie', lo cual es cierto en el sentido más amplio, pero es una defensa retorcida”, explicó.

¿Tiene algo que ver con el poder?

Todos los hombres que llegaron a los titulares por masturbación se encontraban en una posición de poder o autoridad. Lo que despierta una pregunta: ¿es este comportamiento una forma de agresión loca por el poder? No exactamente, dijo Cantor.

Para él se trata “más como de un privilegio porque su posición les permite a los hombres salirse con la suya”. En este sentido, añadió, como pueden hacer y no enfrentar consecuencias “puede crecer hasta salirse de control. El efecto secundario de ser poderosos es que pueden ir mucho más lejos antes de quedar en evidencia”.

Louis C.K. mencionó el tema del poder en su declaración:

"El poder que tenía sobre estas mujeres es que me admiraban. Y ejercía ese poder de manera irresponsable", escribió. "También me aproveché del hecho de que fui muy admirado en su comunidad y en la mía, lo que les impidió compartir su historia y les trajo dificultades cuando lo intentaron porque las personas que me admiran no querían escucharlo. No pensé que estaba haciendo nada de eso porque mi posición me permitió que no lo pensara”.

Michael Nedelman contribuyó a esta historia.