(CNN) - Los crímenes de odio en los Estados Unidos han aumentado a un punto no visto en la historia reciente, según un nuevo informe estadístico publicado el lunes por el FBI.

Miles de crímenes de odio —6.121— fueron denunciados al FBI en 2016, según el informe. Eso es más que los 5.850 incidentes reportados como crímenes de odio en 2015. Las cifras se basan en más de 1.500 informes de incidentes de las agencias policiales de todo el país. Salvo el aumento en 2016, la cantidad de crímenes de odio que el FBI había registrado cada año había disminuido desde que la agencia comenzó a recopilar datos en 1992. Hubo 8.759 crímenes de odio denunciados por el FBI en 1996, por ejemplo, aunque participaron más departamentos de policía en esa encuesta.

El aumento en 2016 reportado por el FBI se registra después de lo que los analistas señalan como un incremento en los crímenes de odio y conversaciones sobre odio racial y retórica de odio han sido fundamentales para las conversaciones políticas en todo el país.

El informe del FBI pone más peso estadístico detrás del argumento de que las elecciones de 2016 coincidieron con un aumento en los crímenes de odio, incluidos hechos por parte de los que dicen ser partidarios del presidente Donald Trump.

Crímenes de odio durante la elección de noviembre de 2016 en EE.UU: los casos documentados suelen reducirse en el último trimestre del año, pero en 2016 aumentó durante ese periodo.

En los días posteriores a las elecciones de noviembre de 2016, se informó un aumento en lemas racistas y mensajes de odio, especialmente en las escuelas. El Southern Poverty Law Center encontró 867 casos de hostigamiento o intimidación de odio en los 10 días posteriores a las elecciones del 8 de noviembre.

Después de ser criticado por no hablar, Trump respondió diciendo que está "tan triste" por escuchar acerca del virulencia que lanzaron algunos de sus partidarios contra las minorías. "Si ayuda, diré esto, y diré directamente a las cámaras: basta", dijo Trump a "60 Minutes" de CBS el año pasado poco después de las elecciones.

Trump fue criticado nuevamente este verano por responder de forma muy lenta a la manifestación violenta de nacionalistas blancos y neonazis en Charlottesville, Virginia.

Investigadores y defensores que estudian los derechos civiles y los crímenes de odio dicen que los hallazgos son solo una pequeña mirada a un problema mucho más grande. "Esas cifras del FBI no representan el universo de crímenes de odio", dijo Sim Singh, gerente de defensa nacional de la Coalición Sikh. "Es más probable que represente la punta del iceberg".

Las deficiencias en los datos son inevitables dado que el FBI depende de la participación voluntaria de las fuerzas del orden, dice Singh. Este año, solo alrededor del 11% de las agencias de aplicación de la ley que participan en el programa presentaron datos de crímenes de odio para el informe. El FBI publica sus estadísticas de crímenes de odio basados ​​en el programa Uniform Crime Reporting (UCR). El UCR es criticado frecuentemente por no contar todos los crímenes.

Pero Ken Schwencke, un periodista de ProPublica que está investigando los vacíos en los datos de crímenes de odio, dice que los datos incompletos que proporciona el FBI son útiles para comprender las tendencias.

"Una cosa que puedes ver en los datos son estos grandes cambios durante los eventos de la vida real", dijo. "Después del 11 de septiembre, hubo un aumento en los informes de violencia antimusulmana". Lo que se pierde, dice, es el detalle sobre la magnitud del problema o dónde es problemático.

Schwencke explicó algunas de las razones por las que el informe es inadecuado. Muchas víctimas no denuncian los crímenes e incluso si lo hacen los departamentos de policía a menudo aplican diferentes criterios para rastrear y denunciar los crímenes internamente y para el FBI. En algunos casos, los departamentos más grandes del país no han reportado casos que su organización ha validado como crímenes de odio.

Eso hizo que el FBI presentara un estudio incompleto y poco sistemático del fenómeno, dijo. ProPublica está trabajando con cientos medios de comunicación locales para verificar denuncias de crímenes de odio con el fin de crear una base de datos nacional.

La Oficina de Estadísticas de Justicia, una agencia dentro del Departamento de Justicia, realiza encuestas que arrojan algo de luz sobre cuántos crímenes de odio ocurren. La agencia encontró un promedio de 250.000 victimizaciones por crímenes de odio por año entre 2004 y 2015. La Oficina de Estadísticas de Justicia compiló sus números de la Encuesta Nacional de Victimización del Crimen, una gran encuesta de hogares en Estados Unidos.

Investigaciones anteriores de la Liga Anti-Difamación encontraron que al menos 85 agencias policiales en ciudades con poblaciones de más de 100.000 habitantes no participaron en el informe anual del FBI sobre crímenes de odio. Como contexto, un informe del Censo de 2010 muestra que 285 ciudades tienen poblaciones de al menos 100.000.

Para un panorama más amplio sobre los crímenes de odio en EE.UU., mira el reporte de CNN con siete gráficas que explican este fenómeno.