(CNN) - Cuando Vincent van Gogh estaba trabajando en su serie de pinturas de "Olivos" en 1889, probablemente no se dio cuenta de que un saltamontes caprichoso se había instalado profundamente en la pintura de uno de sus lienzos.

MIRA: Una obra maestra de Van Gogh es recreada en agua

¿Tal vez era un insecto que tenía buen gusto en el arte?

Una curadora de pintura en el Museo de Arte Nelson-Atkins, en Kansas City, descubrió recientemente la pequeña criatura que había estado descansando pacíficamente sin ser detectada durante 128 años.

LEE: Esta es la verdadera razón por la que Van Gogh se cortó la oreja

Mary Schafer, una conservadora de pinturas que estaba trabajando para catalogar la pieza, descubrió el saltamontes mientras miraba "Olivos" con un lente de aumento.

Esta imagen, tomada a través de un microscopio, capta al saltamontes que quedó en la pintura de Van Gogh. Al insecto le faltan el abdomen y el tórax.

Para ella, el hallazgo no era inusual, informa el museo, ya que Van Gogh era conocido por pintar al aire libre. Los expertos de Nelson-Atkins citaron una carta de 1855 en la que Van Gogh escribió: "Debo haber recogido un buen centenar de moscas y más en los 4 lienzos que obtendrás, sin mencionar el polvo y la arena ..."

No hay una explicación clara de cómo el saltamontes terminó en el lienzo. Un paleoentomólogo le dijo al equipo que no había señales de movimiento en la pintura, lo que podría sugerir que el insecto, al que le faltaban el abdomen y el tórax, estaba muerto antes de que se atascara, según el museo.

Y aunque los visitantes del museo pueden echar un vistazo al saltamontes, los expertos dicen que no se puede ver a simple vista.