(CNN) – Los tiroteos mortales que perpetró Kevin Neal en el Norte de California pudieron ser provocados por el asesinato de su esposa, según informaron las autoridades este miércoles.

Neal, identificado como el hombre que mató a cuatro personas durante una serie de tiroteos este martes, le disparó a su esposa la noche anterior, acabando así con su vida, informó Phil Johnston, asistente del sheriff del condado de Tehama. Además, añadió el funcionario, Neal ocultó el cuerpo de ella bajo el piso de su casa.

Kevin Neal

El descubrimiento de este cadáver elevó a cinco el número de víctimas.

“Creemos que eso es probablemente lo que comenzó todo este incidente”, señaló Johnston, refiriéndose al crimen de la esposa.

Desde enero pasado, Neal se encontraba en libertad bajo fianza por un cargo de agresión con arma letal.

Antes de que la Policía lo abatiera, Neal alcanzó a herir a otras 10 personas en una sucesión de tiroteos que alcanzaron por lo menos siete lugares de la pequeña comunidad de Rancho Tehama, al oeste de Corning, indicó la Policía. Entre esos sitios se encuentra una escuela primaria que fue bloqueada y contra la que Neal disparó desde afuera, hiriendo a un niño.

Los tiroteos empezaron en el barrio del atacante, antes de las 8:00 de la mañana hora local, donde asesinó a una vecina que había puesto una orden de restricción en su contra, reportó Johnston. De hecho, en enero Neal fue acusado y detenido bajo la sospecha de haberla agredido con un arma mortal, detalló el funcionario.

Después, robó una camioneta y empezó a arrasar con el pueblo, disparándoles a casas, conductores y eventualmente a la escuela, al parecer por azar, afirmó Johnston.

“Este hombre estaba decidido a… conducir por las residencias y disparar arbitrariamente”, explicó el asistente del sheriff.

Aún así, continuó Johnston, “pudo haber sido mucho peor”. Vistiendo un chaleco táctico y armado con municiones extra, el atacante intentó entrar a los salones de la Escuela Primaria de Rancho Tehama.

Embistió contra la reja de la escuela

Neal llegó a la pequeña escuela primaria, aproximadamente a 3,2 kilómetros de su casa, justo antes de que las clases empezaran. El personal, tras oír los disparos cercanos o ser alertado al respecto, ya había comenzado a tomar medidas.

Las puertas estaban bloqueadas y los estudiantes corrieron hacia adentro, donde se tiraron al suelo debajo de mesas y escritorios.

Con la camioneta robada, el atacante embistió la reja cerrada de la escuela y empezó a caminar por el patio. Ahí fue cuando disparó su rifle contra ventanas y paredes.

Neal no pudo ingresar al lugar y seis minutos después, aparentemente frustrado, se fue, relató Johnston.

Un estudiante, que fue herido por una bala, se encontraba en condición estable, de acuerdo al distrito escolar. Otros alumnos sufrieron heridas por las esquirlas de los vidrios.

Antes de llegar a la escuela, el atacante disparó e hirió de gravedad a una mujer que estaba conduciendo con sus tres hijos hacia la escuela, dijo Johnston. Está siendo tratada por lesiones que podrían ser mortales. Además, indicó el funcionario, un niño que iba en el vehículo fue alcanzado por un disparo o metralla, pero no estaba gravemente herido.

“Ella no tiene ni idea de quién era él”, aclaró Johnston.

Tras salir de la escuela primaria, Neal chocó intencionalmente la camioneta robada contra un auto. Salió de su vehículo y mató al menos a una persona allí, añadió el funcionario. Después, señaló, el atacante robó el coche sedán de alguien más “y continuó con su conducta violenta”.

Finalmente, dos agentes de policía encontraron a Neal en una intersección. Le dispararon, matándolo, concluyó Johnston.

Aparte del primer tiroteo en su vecindario, el asesino parecía estar disparando al azar contra las personas, insistió el funcionario, y tampoco parecía tener ninguna conexión con la escuela.

“Este es un individuo que se armó a sí mismo, creo que con el motivo de desquitarse de sus vecinos, y cuando eso llegó tan lejos (que alguien fue asesinado), simplemente se lanzó al ataque”, sostuvo Johnston.

Una madre corrió de regreso a la escuela para alertar el peligro

Una madre valiente también pudo haber ayudado a alertarle al personal de la escuela el peligro.

Sara González relató que había dejado a su hija en la escuela, cuando Neal intentó dispararle mientras sus vehículos pasaban cerca. Según dijo, ella piensa que el parabrisas de la camioneta en la que iba el atacante detuvo la bala.

Entonces le dio media vuelta a su coche: “Fui a la escuela de mi hija y empecé a tocar la bocina, haciendo que la gente supiera lo que estaba pasando”.

También relató que Neal le disparó mientras ella trataba de salir del auto y encontrar a su hija. Ella vio la cara del hombre, pero él no dijo nada.

Jessie Sanders le dijo a la afiliada de CNN, KCRA, que trató de llamar la atención del atacante para que se alejara de la escuela.

De acuerdo a lo que contó, él corrió hacia el colegio cuando oyó el crujido de un rifle semiautomático.

“Cuando llegué, el tipo estaba disparándoles a las ventanas", le indicó a la estación de televisión de Sacramento. "Y yo le dije: 'Oye, ¿por qué mejor no disparas hacia este lado?’"

Sanders explicó que una bala le rozó el antebrazo derecho.

Tres armas de fuego fueron recuperadas

No está claro si Neal llegó a la escuela en busca de alguien que conocía. “No hemos podido vincularlo con alguien en la escuela”, aseguró Johnston.

Según el funcionario, se recuperaron un rifle semiautomático y dos pistolas, que se cree fueron utilizadas por el atacante.

Sarah Aarthun, Steve Almasy, Mayra Cuevas y Dan Simon contribuyeron a este informe