(CNN) - Es posible que quieras acostumbrarte al nombre Ross 128 b. El exoplaneta recién descubierto es el segundo más cercano a nuestro sistema solar que se haya encontrado, a solo 11 años luz de distancia. Y podría albergar vida.

MIRA: Así se veía el cielo con los planetas más brillantes del sistema solar: Júpiter y Venus

Los anuncios sobre exoplanetas, aquellos que se encuentran fuera de nuestro sistema solar, parecen casi un lugar común en esta era dorada de descubrimientos para los astrónomos. Entonces, ¿por qué Ross 128 b es único, aparte de su nombre bastante humano?

El planeta tiene aproximadamente el mismo tamaño que la Tierra, y puede tener una temperatura superficial similar, por lo que es un mundo templado que podría soportar la vida.

MIRA: El descubrimiento sin precedentes en la atmósfera de un exoplaneta

Cada 9,9 días, completa una órbita alrededor de su estrella anfitriona, Ross 128, que es lo que se conoce como una estrella enana roja: son las estrellas más frías, débiles y más comunes que se encuentran en el universo.

This artist???s impression shows the temperate planet Ross 128 b, with its red dwarf parent star in the background. This planet, which lies only 11 light-years from Earth, was found by a team using ESO???s unique planet-hunting HARPS instrument. The new world is now the second-closest temperate planet to be detected after Proxima b. It is also the closest planet to be discovered orbiting an inactive red dwarf star, which may increase the likelihood that this planet could potentially sustain life. Ross 128 b will be a prime target for ESO???s Extremely Large Telescope, which will be able to search for biomarkers in the planet's atmosphere.

La ilustración de un artista muestra al exoplaneta Ross 128 b y su estrella enana roja en el fondo.

Debido a su naturaleza abundante y al hecho de que se han encontrado otros exoplanetas alrededor de este tipo de estrellas, las enanas rojas se están estudiando y observando con mayor frecuencia con la esperanza de encontrar más exoplanetas.

Los astrónomos encontraron a Ross 128 y a su planeta utilizando el instrumento de búsqueda de planetas del Observatorio Europeo Austral, llamado HARPS. El buscador de planetas Planet Searcher de velocidad radial de alta precisión está en el Observatorio La Silla en Chile. Los astrónomos detallan su descubrimiento en un nuevo estudio, publicado el miércoles en la revista Astronomy and Astrophysics.

"Participar en tal descubrimiento es muy gratificante, y ayuda a darse cuenta de que tanto esfuerzo lo vale", escribió Nicola Astudillo-Defru, una de las coautoras del estudio en el observatorio de la Universidad de Ginebra, en un correo electrónico. "Las propiedades especiales de este sistema significan que estamos contribuyendo nuestro pedazo en la búsqueda de una Tierra 2.0".

LEE: Misión Kepler de la NASA encuentra 219 nuevos exoplanetas, 10 de ellos del tamaño de la Tierra

Otros descubrimientos notables de los exoplanetas del tamaño de la Tierra en los últimos años, como los planetas TRAPPIST y Proxima b, también se encontraron alrededor de este tipo de estrellas. También se consideran entre las mejores esperanzas para la vida en planetas fuera de nuestro sistema solar porque existen dentro de las "zonas habitables" de sus estrellas, donde el agua líquida podría acumularse en la superficie del planeta y potencialmente sostener la vida como la conocemos.

Los astrónomos aún no saben si Ross 128 b está en la zona habitable de su estrella, pero es probable, dado lo que saben sobre las enanas rojas y los planetas que las orbitan.

Ross 128 b está 20 veces más cerca de su estrella que la Tierra frente al Sol, pero como la estrella es pequeña, tenue y fría, el planeta aún estaría a una temperatura potencialmente confortable. La naturaleza de la estrella también es la razón por la cual el planeta está sujeto a solo 1,38 veces la radiación que recibe la Tierra del Sol, a pesar de que el planeta y la estrella están muy juntos.

Pero la razón por la cual los astrónomos están entusiasmados con Ross 128 b es porque la estrella está "callada". Otras enanas rojas, como Proxima Centauri, la estrella que Proxima b orbita, tienden a atacar sus planetas con bengalas de radiación ultravioleta y de rayos X.

Pero Ross 128 no parece estar haciendo esto, por lo que se considera "más silenciosa", lo que significa que el planeta es un lugar más cómodo para que se forme la vida sin ser sometido a episodios violentos de tanto en tanto.