(CNN) - El expresidente de EE.UU. George H.W. Bush enfrenta nuevas acusaciones de una mujer de Michigan que dijo que la tocó de manera inapropiada mientras ocupaba el cargo en un evento de campaña en abril de 1992.

La mujer, ahora de 55 años, habló exclusivamente con CNN y dijo que asistía a una recaudación de fondos para la campaña de reelección de Bush en Dearborn, Michigan, con su padre cuando el presidente le agarró el trasero durante una sesión fotográfica.

LEE: Al menos tres mujeres acusan a George H. W. Bush de tocarlas inapropiadamente

"Nos acercamos para una foto de familia y fue como '¡demonios!'", dijo, describiendo el momento en que Bush le tocó las nalgas. "Fue como un apretón suave".

En ese momento, dijo la mujer, ella solo sonrió para la cámara. Había personas por todos lados, incluido el Servicio Secreto de EE.UU., pero ella no cree que nadie más lo haya notado. Ella dijo que racionalizó el momento para sí misma diciendo que se estaban moviendo más cerca para la foto y que "probablemente fue un accidente".

Informes recientes sobre denuncias de acciones inapropiadas por parte del expresidente, ahora de 93 años y en silla de ruedas, la hicieron reconsiderar ese incidente.

"Todo el enfoque ha estado en 'Él es viejo'. De acuerdo, pero él no era viejo cuando me sucedió a mí ", dijo a CNN. "He estado debatiendo qué hacer al respecto".

Su historia, notablemente similar a los relatos compartidos por al menos otras seis mujeres que dijeron que el expresidente las tocó durante sesiones fotográficas entre 2003 y 2016, es significativa, porque es la primera vez que una mujer denuncia a Bush de contacto no deseado mientras estaba en el cargo de presidente.

Esta última acusadora de Bush pidió que su nombre no se publique para evitar la atención de los medios no deseada. Sin embargo, CNN ha hablado con el exmarido de la mujer y su mejor amigo, a quienes ella contó sobre el incidente poco después de que ocurriera.

"Recuerdo que ella volvió a casa y ella dijo que él (Bush) dijo (a su padre): '¿Es esa tu hija?' o '¿Quién es esa contigo?' y su papá dijo: 'Es mi hija', y él dijo: 'Bueno, ponla en la imagen' ", dijo el exmarido de la mujer. "Ella trató de descartarlo como un movimiento al 'acercarse', pero no, no fue así. La mano definitivamente estaba en el trasero. No estaba en la cintura".

La mujer compartió con CNN la fotografía del momento durante el cual dijo que Bush la agarró, junto con la transcripción de su discurso en la recaudación de fondos de Dearborn y mensajes de texto recientes de su exesposo y un compañero de trabajo refiriéndose al incidente de 1992 en la estela de las denuncias contra Bush que surgieron en octubre.

Su mejor amigo notó que la mujer tenía una "extraña expresión en su rostro en la fotografía" y le preguntó si ese era el momento en que el presidente la agarró.

"Dije, '¿Es eso cuando sucedió?' Y ella dijo 'sí' ", dijo el amigo.

El portavoz de Bush, Jim McGrath, se negó a comentar sobre esta última acusación.

Acusaciones anteriores

La actriz Heather Lind, que apareció en la serie de AMC "Turn: Washington's Spies", escribió en octubre que Bush la tocó de manera inapropiada hace unos años mientras posaban para una fotografía, y, aunque no entró en detalles del incidente, se refirió a esto como un asalto sexual.

"No me dio la mano. Me tocó desde atrás de su silla de ruedas con su esposa, Barbara Bush, a su lado y me contó una broma sucia. Y luego, mientras estaba siendo fotografiada, me tocó de nuevo", escribió Lind en una publicación ahora eliminada en Instagram.

Una segunda actriz, Jordana Grolnick, describió un incidente de 2016 en el que dijo que Bush la había manoseado.

"Vino detrás del escenario para tomarse una foto con un grupo de chicas y él estaba en una silla de ruedas y extendió su mano y le dijo al grupo... '¿Sabes quién es mi mago favorito?' Y todos dijimos: 'No, ¿quién?' y él dijo: 'David Cop-a-Feel', y en ese momento, sentí que me agarraba el trasero", dijo a CNN en una entrevista en octubre.

Una tercera mujer que deseó permanecer en el anonimato le dijo a CNN en octubre que conoció a Bush en un evento VIP en Houston en 2015. Ella dijo que él le apretó las nalgas "un par de veces. Era inconfundible. No fue solo una palmada. Fue un apretón serio".

La autora de best-sellers Christina Baker Kline escribió en Slate en octubre acerca de ser manoseada por el expresidente en abril de 2014 cuando fue invitada a Houston como autora invitada para la recaudación de fondos de la Fundación Barbara Bush para la alfabetización familiar.

"Tuve este momento con este expresidente. Me llama y me dice: 'Eres una escritora. ¿Sabes cuál es mi libro favorito?' Pensé: 'Este es un momento único con este hombre'", le dijo a CNN. Pensé: 'Soy escritora y lectora, y este presidente me va a decir su libro favorito. Qué honor'. Me incliné hacia delante pensando que era un momento para recordar, un momento de conexión. La broma fue para mí".

Baker Kline, quien dijo que Bush le contó una versión de la broma de "David Cop-a-Feel" mientras la acariciaba, también se mostró reacia a compartir su historia públicamente. Pero al igual que varias de las mujeres con las que habló CNN, estaba irritada por las explicaciones del equipo de Bush, que dijo que no representaban con exactitud lo que sucedió y que, en cambio, "le daban rodeos".

"No sucede en el vacío", dijo. "No todos los hombres hacen esto, pero si lo hacen, por lo general lo hacen más de una vez. Alguien no solo agarra el trasero de una mujer sin haberlo hecho antes".

Pamela Kruger, una amiga de Baker Kline, dijo que la escritora le contó sobre el incidente en 2016 cuando estaban surgiendo las acusaciones de acoso sexual contra el entonces jefe de Fox News, Roger Ailes.

"Lo que escribió en Slate capturó lo que me transmitió sobre la experiencia", dijo Kruger a CNN.

En respuesta a los alegatos presentados el mes pasado, la mayoría de los cuales presuntamente ocurrieron en los últimos años, el portavoz McGrath emitió una declaración que citaba la edad y la condición física del expresidente.

"A los 93 años, el presidente Bush ha estado confinado a una silla de ruedas durante aproximadamente cinco años, por lo que su brazo cae sobre la cintura inferior de las personas con las que toma fotografías", escribió McGrath. "Para tratar de tranquilizar a la gente, el presidente suele contar el mismo chiste y, en ocasiones, ha acariciado a las mujeres en lo que pretendía ser una actitud afable. Algunos lo han visto como inocente, otros claramente lo ven como inapropiado. A cualquiera que haya ofendido, el presidente Bush se disculpa sinceramente ".

McGrath confirmó a CNN en ese momento que se estaba refiriendo al chiste de "David Cop-a-Feel" mencionado por cuatro de las mujeres que han hecho acusaciones contra el expresidente cuando escribió la declaración del mes pasado.

A principios de esta semana, luego de que en la revista Time aparecieran denuncias de que el e presidente tocó a Roslyn Corrigan en 2003, cuando tenía apenas 16 años y él no estaba en una silla de ruedas, McGrath emitió otra declaración.

"George Bush simplemente no tiene en su corazón causar angustia a nadie a sabiendas, y nuevamente se disculpa con cualquiera que haya ofendido durante una sesión fotográfica", escribió.

La mujer de Michigan dijo que esas explicaciones la molestaban.

"Estaba empezando a irritarme, porque estaban tratando de disculparlo como si fuera solo un anciano", dijo. "(En ese entonces) era un presidente en funciones que se postulaba para las elecciones".

"Dio un discurso bastante largo ese día y todos los grandes pesos pesados ​​estaban allí, del área de Detroit", dijo la mujer.

La experiodista Liz Allen, de 66 años, compartió una publicación en Facebook a fines de octubre sobre un encuentro en 2004 durante el cual, dijo ella, Bush la tocó de manera inapropiada.

"¿Adivinen qué? Me hizo esto cuando posamos para una foto después de la cena de la Asociación de Fabricantes y Empresarios", escribió en la publicación.

"Fue genial estar en una foto con un expresidente. Pero recuerdo que me sentí incómoda con esa palmada o el tacto a mi trasero. No me traumatizó. No necesitaba asesoramiento. Le conté a un par de amigos al respecto más tarde, pero no hice un gran problema al respecto y no estoy haciendo un gran problema ahora. Simplemente se sintió inapropiado", escribió.

Allen le dijo a CNN que quería compartir su historia porque quería que la gente supiera que "esto sucedió antes de que él estuviera en una silla de ruedas".

"No era débil. Dio esa noche lo que yo pensé que era un discurso realmente bueno, muy estadista", dijo.

La hermana de Allen, que la visitaba en Erie, Pennsylvania, durante ese tiempo, corroboró su historia.

"Ella llegó a casa y dijo que tomó esta foto con George Bush, foto que todavía tiene", dijo. "Nos reímos de él en ese momento. Pensamos que era espeluznante".