Nota del editor: Raúl A. Reyes es abogado y miembro del grupo de colaboradores de USA Today. Síguelo en Twitter @RaulAReyes. Las opiniones expresadas en este comentario son únicamente del autor.

(CNN) - ¡Viva México!

El fin de semana pasado, la película animada de Disney Pixar ‘Coco’ llegó a lo más alto de la taquilla de cine, recaudando un estimado de 71 millones de dólares en un periodo de cinco días.

La película, que cuenta las aventuras de un niño mexicano durante el Día de los Muertos, conectó a la audiencia estadounidense, como también lo hizo en México, donde se estrenó en octubre y ya se ha convertido en la película más taquillera de todos los tiempos en ese país.

(Crédito: Disney Pixar)

Con una animación impresionante y un mensaje conmovedor, ‘Coco’ no es diferente a otros éxitos de Pixar como ‘Toy Story’ y ‘Up’. Lo que hace distinta a ‘Coco’ es su auténtica e inclusiva descripción del arte, la música y la cultura mexicanos. El reparto es casi enteramente latino. En momentos en que los latinos siguen siendo escasos en la gran pantalla —o son retratados con estereotipos negativos—, ‘Coco’ es un alegre homenaje a las tradiciones mexicanas. Es, en sí misma, motivo de celebración.

Pero más allá de eso, en su manera astuta y entretenida, ‘Coco’ es una reprimenda a aquellos —como el presidente Donald Trump— que pueden ver a México y a los mexicanos como un problema. Y el éxito de la película prueba que, contrario a los intentos de la derecha de demonizar a los estadounidenses latinos, una gran cantidad de estadounidenses de todos los tipos están muy cómodos con los personajes latinos representados en la cultura.

Los números de la taquilla reflejan ese sentimiento, y el presidente debería sumarse.

'Coco' cuenta la historia de Miguel Rivera, un niño de 12 años que está determinado a seguir sus ambiciones musicales a pesar de la desaprobación de toda su familia. A través de un giro metafísico del destino, termina en la tierra de los muertos durante la celebración del Día de los Muertos, y necesita obtener la bendición de sus ancestros para regresar a la tierra de los vivos.

  • Conoce en el siguiente video quién esta detrás de la voz de "Coco"

Aunque muchos estadounidenses pueden confundir el Día de los Muertos con Halloween, estas son fiestas muy diferentes. El Día de los Muertos es en noviembre y no intenta ser espeluznante o aterrador. Aquellos que celebran este día creen que las almas de los niños fallecidos regresan a visitar a sus familias el 1 de noviembre, seguido de las almas de otros familiares fallecidos que llegan el 2 de noviembre.

Las familias mexicanas usualmente crean altares con fotos y pequeños regalos para hacer que estas almas del altar se sienten en casa entre los vivos. Las audiencias latinas reconocerán muchos de esos rituales descritos en ‘Coco’, como por ejemplo la ofrenda de la familia Rivera y el pan dulce como regalo de bienvenida para sus ancestros.

La genialidad de ‘Coco’ es que está llena de toques culturalmente apropiados, como el cameo de la famosa artista mexicana Frida Kahlo, o la descripción de los espíritus de los animales conocidos como alebrijes, o apodar a un personaje ‘Chicharrón’.

Los familiares de Miguel se refieren a él como ‘Mi’jo’, una forma común de afecto entre las familias hispanas. Aún así, la temática de la película es universal: seguir tus sueños, la importancia de la familia, el anhelo humano de ser recordado. Probablemente ‘Coco’ inspirará a muchos en la audiencia para conocer más sobre el Día de los Muertos, algo que sin duda es bueno.

Una revelación de la película para los latinoamericanos es que cuando los realizadores de Hollywood abordan un proyecto multicultural de forma reflexiva, son capaces de hacerlo muy bien. El director de cine Lee Unkrich se apoyó en consultores latinos para ayudar a elaborar una narración respetuosa y los productores hicieron a varios viajes a México para investigar.

El equipo creativo de la película incluyó a latinos, como el codirector y guionista Adrián Molina, y al músico Camilo Lara. Aunque esos esfuerzos pudieron haber hecho el desarrollo de la película más caro y complicado, el resultado es una película bilingüe y bicultural accesible a todo el mundo, además de refrescante, que pone a personajes mexicanos en el centro del escenario.

No hay gringos, ni vaqueros o conquistadors. Nadie tiene problemas de inmigración, a menos de que cuentes las almas que pasan por el puente que conecta la tierra de los vivos y los muertos. Los personajes mexicanos son simplemente personas, definidas por su humanidad en vez de su etnicidad. Este es un mensaje poderoso en una película cuya audiencia sin duda incluye muchas familias latinas con niños pequeños. Películas como ‘Coco’, de hecho, pueden inspirar a jóvenes latinos interesados en carreras de cine y animación.

Sin embargo no todo en la realización de ‘Coco’ fue fácil. A principios del proceso de desarrollo, Disney trató de comercializar la marca “Día de los Muertos”, presumiblemente en sus esfuerzos de comercialización, pero luego lo retiró en medio de una serie de críticas. Y el día que la película se estrenó en el fin de semana de Acción de Gracias, el jefe creativo de Disney Pixar, John Lasseter, anunció que tomaría una licencia en medio de acusaciones de conducta sexual inapropiada. Aún así, los eventos de la vida real no ensombrecieron el impacto y significado de ‘Coco’.

Los latinos no están acostumbrados a verse representados en las películas convencionales. Un estudio de la Escuela Annenberg de Comunicaciones y Periodismo de la Universidad del Sur de California encontró en 2015 que solo el 5,3% de los personajes en 800 películas examinadas eran latinos, a pesar del hecho que los latinos son ávidos fanáticos al cine. Además, cuando los latinos son representados en la pantalla, usualmente son miembros de pandillas, vendedores de drogas o criadas.

Una película como ‘Coco’ desmiente tales caracterizaciones que con demasiada frecuencia son apoyadas por el presidente Trump, que dijo que los mexicanos son criminales o “violadores”, que ha menospreciado a los mexicano-estadounidenses, y que quiere aislar con un muro fronterizo a nuestros vecinos del sur. La era de Trump hace que el éxito de "Coco" sea aún más poderoso.

Los realizadores de cine de Disney Pixar merecen un enorme crédito por representar a la cultura latina desde un lado positivo, como debería hacerlo para cualquier grupo cultural en esta nación de inmigrantes.