🎁 Mira aquí nuestra guía de regalos para esta temporada

(CNN) - Cuando eras niño todo era más fácil: le escribías una carta a Papá Noel, o les decías tu mamá, papá, abuelos, amigos y hasta a tu perro lo que querías para Navidad.

Pero como adulto, podría considerarse algo un poco grosero decirle a tu esposa “Oye, me he portado muy bien este año… regálame esto”.

Dicho esto, no necesariamente vas a querer lo que tu pareja/hermano/suegra/padres planean regalarte. (¿Una tostadora? ¿medias?, ¿en serio?).

Les preguntamos a nuestros expertos en etiqueta si está bien como adultos dar sugerencias sobre los regalos de Navidad o si es mejor callarse y aceptar lo que Papá Noel te traiga.

Si decides no hacer una lista de "esto es lo que quiero", dice Jodi Newbern, autora de "Regifting Revival: A Guide to Reusing Gifts Graciously", es preferible usar el método sutil de dejar fotos de un catálogo o revista estratégicamente ubicadas en toda la casa.

No tienes que decir una sola palabra, y ciertamente enviarás un mensaje, agrega.

Si nadie te menciona nada sobre esto, entonces o el mensaje fue debidamente entendido y solo tienes que esperar y disfrutar el éxito de tu plan, o en realidad les importa un bledo lo que quieres y te darán lo que ellos quieran regalarte, o lo que creen que te gustará.

Este es un tema que podría ser espinoso en algunos hogares. Hay quienes le piden a su mamá o amigos que le digan a su pareja qué quieren, pero quien da los regalos pueden sentirse manipulados.

En vez de eso, es mejor decirle a esa persona lo que necesitas o quieres, y si lo entiende, bien. Si no, no importa.

Según Sherri Athay, autora del libro ‘El regalo perfecto: Regalos inolvidables para toda ocasión”, algunas personas que dan regalos se sienten bien con las sugerencias —por ejemplo recibir números de modelo y tiendas dónde comprar— pero hay otras que quieren sorprender. Hay quienes llegan incluso a tachar de su potencial lista de regalos cualquier cosa que hayas sugerido o que esperes.

Si estás lidiando con el primero, no hay necesidad de andar con rodeos. Pero sé suficientemente considerado e incluye en tu lista sugerencias de todo rango de precios, dice Athay.

Y si estás lidiando con el segundo caso, tus pistas deben ser visibles en vez de expresarlas. (Por ejemplo, deja que esa persona “escuche” tus conversaciones con otras personas o te vea mirando anuncios y comerciales sobre lo que quieres), agrega ella.

También deberías compartir tus preferencias con amigos o miembros de tu familia que puedan darle una pista a esa persona para que te dé un regalo.

Mucho de esto depende de a quién le estés dando pistas, dice Peggy Post, bisnieta de Emily Post, la famosa escritora que se caracterizó por escribir sobre etiqueta. Si se trata de tu esposo, mamá o hermana, puedes hacerlo de manera muy divertida, diciendo algo como “en caso de que estés buscando ideas, me gustaría…”, agrega Post.

"O puedes dar ideas a través de un tercero diciendo: 'En caso de que Sam esté buscando ideas, me gustaría mucho esto y esto'”, dice Post.

Por otra parte, digamos que es un amigo con el que intercambias regalos o un compañero de trabajo, entonces la situación es un poco más complicada, por lo que podrías intentar decir “me gustan mucho los libros de Dan Brown”, o decir “Ese nuevo libro es muy bueno”, pero no llegues a ellos con tu lista de deseos, según Post.

Aunque en general a la gente le gustas mucho tener ideas sobre qué regalarte, así que ayúdalos.

- Nota del editor: Esta nota fue publicada originalmente en 2010.