(CNN) - Cuando Heather Hyden se enteró de que estaba embarazada, se llenó de alegría. Hyden quería tener un hijo con su compañero, Jimmy Earley, y la pareja estaba feliz de llevar una nueva persona a su comunidad en Lexington, Kentucky.

Pero el 5 de diciembre de 2016, cuando Hyden tenía nueve semanas de embarazo, la pareja supo que había complicaciones. Durante su primer ultrasonido, descubrieron que su bebé tenía un edema de cuerpo completo: líquido que rodea todo el feto. El médico dijo que podrían hacer pruebas en las próximas semanas para averiguar más.

LEE: Congresista en contra del aborto instó a una mujer a abortar, según mensajes de texto

"El médico entró y apenas explicó poco o nada", dijo Hyden. "Estaba devastada. Sentí que todo estaba cayendo sobre nosotros".

A las 11 semanas de embarazo, la pareja se dio cuenta de que su bebé tenía un higroma quístico, un quiste o una gran bolsa de líquido que le rodeaba la cabeza y la espalda. A principios de enero, a las 14 semanas de embarazo, descubrieron que el fluido se había movido dentro del feto y rodeaba el corazón y los pulmones. Esta condición se conoce como hidropesía fetal, es decir, una acumulación de líquido en dos o más áreas del feto. Hyden asegura que le dijeron que su bebé padecía de insuficiencia cardíaca.

Heather Hyden y Jimmy Earley, los protagonistas de esta difícil historia.

Desde el anuncio de las primeras complicaciones, la pareja no estaba segura de si el bebé podría llegar a nacer. Aún así, siguieron probando y esperando lo mejor. Pero a las 14 semanas, a principios de enero, quedó claro que el bebé probablemente no sobreviviría.

El médico de Hyden le presentó algunas opciones, ambas incómodas. Podría esperar unas semanas para ver si tendría un aborto espontáneo, lo que no requeriría un procedimiento médico costoso y ocurriría naturalmente. O ella podría tener un aborto inducido.

Pero se presentó otro obstáculo inesperado: justo cuando se enteraron de la hidropesía fetal, Hyden y Earley descubrieron que los legisladores en Kentucky habían introducido una nueva legislación sobre el aborto. Debido a que Hyden no estaba segura del estado de su bebé, comenzó a prestar atención.

LEE: Así es la vida de las mujeres en este país donde incluso el aborto espontáneo es un crimen

Una ley, el proyecto de ley del Senado 5, prohibió los abortos a las 20 semanas o más, e incluyó exenciones solo en situaciones en las que la vida de la madre está en juego. Incluso en esos casos, se requería que el médico que brindaba la atención consultara con otros dos médicos que no estuvieran relacionados con la atención del paciente antes de poder seguir adelante con el procedimiento. No incluyó excepciones para los casos en los que la vida del feto está en juego o en casos de violación o incesto.

En cuestión de días, la ley había pasado y se convirtió en ley.

A medida que su embarazo se acercaba a las 20 semanas, Hyden no estaba segura de si necesitaría un aborto. Hubo costos médicos que considerar: el seguro de Hyden no cubre los procedimientos de aborto, y solo hay una clínica de aborto abierta en Kentucky. Se encuentra en Louisville, a unos 80 kilómetros de donde viven Hyden, de 30 años, y Earley, de 43.

Todavía había pruebas en marcha también, y la silenciosa esperanza de que la condición de su bebé cambiaría.

Lo que sí sabía: si no había una resolución, tendrían solo unas semanas para tomar una decisión por sí mismos.

Senador: "La prohibición del aborto de 20 semanas me parece muy humana"

Kentucky no es el primer estado en aprobar una ley que prohíbe los abortos durante o después de que una mujer tenga 20 semanas de embarazo. Nebraska aprobó una legislación similar en 2010, y 12 estados han seguido su ejemplo en los últimos seis años, según NARAL Pro-Choice America.

LEE: Estudio vincula pesticidas en alimentos a infertilidad y aborto entre mujeres

En octubre, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley que criminalizaría los abortos después de las 20 semanas de embarazo en todo el país. La Cámara de Representantes aprobó proyectos de ley similares en 2013 y 2015, pero no se convirtieron en ley. Esta vez, tiene el apoyo de la Casa Blanca.

El proyecto de ley de la Cámara incluye algunas excepciones, como si la vida de la madre está en riesgo o en casos de violación o incesto. Aún así, evitaría que la mayoría de las mujeres aborten después de las 20 semanas de embarazo.

Los legisladores que apoyan estos proyectos de ley y los defensores del aborto argumentan que a las 20 semanas, aproximadamente a la mitad del segundo trimestre de un embarazo, es cuando un feto comienza a sentir dolor. La legislación de Kentucky señaló que "el niño por nacer es incapaz de experimentar dolor hasta después de las 20 semanas posteriores a la fecundación".

El senador estatal de Kentucky, Joe Bowen, uno de los que defendieron este proyecto, considera razonable su límite de 20 semanas.

"La prohibición del aborto de 20 semanas me parece muy humana", dijo. "En esa etapa, ya sabes, a partir de la información que tengo, es cuando un bebé comienza a tener sentidos... Si potencialmente podrían sentir dolor, en esa coyuntura de un embarazo, eso acentúa mis fuertes sentimientos de por qué tendría que hacer algo como esto".

LEE: Niña solo de 10 años víctima de violación da a luz: le negaron el aborto

Los principales estudios médicos refutan la afirmación de que los fetos comienzan a sentir dolor cuando la madre tiene 20 semanas de embarazo. Un análisis de 2005 publicado en la revista médica JAMA concluyó que el dolor fetal antes del tercer trimestre, que comienza a las 28 semanas, era poco probable. Una revisión de 2010 realizada por un panel del Royal College of Obstetricians and Gynecologists de Gran Bretaña declaró que la mayoría de los neurocientíficos creen que la corteza cerebral, un área del cerebro, es necesaria para que un feto sienta dolor. El cerebro no se forma hasta las 24 semanas.

"El problema es que, número uno, no tenemos ninguna prueba de que los bebés sientan dolor a las 20 semanas, y número dos, no tomamos en consideración el dolor de la madre", dijo la doctora Elizabeth Case, obstetra y ginecóloga. trabaja y vive en Kentucky y testificó en audiencias para las cuentas, le dijo a CNN.

"La terminación del embarazo no es un asunto en blanco y negro. Hay muchas áreas grises, y esta ley parecía ser muy blanca y negra".

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, El 1,3% de las mujeres que abortaron en dicho país en 2013 lo hicieron a las 21 semanas de embarazo o después. Las mujeres que abortan después de las 20 semanas son a menudo las que tienen complicaciones de embarazo o de salud, en parte porque la mayoría no reciben su primer ultrasonido hasta entonces, según Case.

"De manera rutinaria no hacemos nuestros ultrasonidos hasta las 20 semanas, y eso dejará a las mujeres sin opción de proceder si tienen un bebé que no va a sobrevivir", dijo Case.

Las mujeres de Kentucky que descubren complicaciones luego de 20 semanas podrían tener que cargar al bebé hasta que muera en el útero o dar a luz un bebé que se espera que muera después del nacimiento, dijo Case. También pueden salir del estado para tener el procedimiento en un lugar donde todavía es legal.

Cuando Hyden descubrió que estos proyectos de ley se estaban trabajando y sabía que podrían afectar directamente su embarazo, ella quiso participar más del tema. Fue así que testificó contra el proyecto de ley del Senado en dos audiencias del comité del Senado estatal, explicando cómo impactó a las mujeres como ella.

"Pensé que si podíamos explicar por lo que estábamos pasando personalmente, entonces podría cambiar las mentes", dijo Hyden. "Piensas que esto está fuera de contexto y se trata de tus puntos de vista religiosos o tus valores, pero al final del día, afecta a las personas que tiene que tomar estas decisiones".

Aún así, menos de una semana después de su presentación en la Legislatura de Kentucky, se aprobó el proyecto de ley que prohíbe los abortos 20 semanas después de la fertilización. El gobernador de Kentucky, Matt Bevin, lo promulgó como ley el 8 de enero con una disposición de emergencia que lo hace efectivo de inmediato.

'Esta fue la única opción'

Cuando tenía 18 semanas de embarazo, el médico de Hyden le dijo que probablemente abortaría en las próximas dos semanas. Su médico también dijo que cuanto más esperara para abortar, era más probable que las complicaciones del embarazo pudieran afectar la salud de Hyden. Pero, por temor a que no abortara antes del plazo de 20 semanas, Hyden y Earley sacaron una cita en la única clínica de aborto de Kentucky.

"Estaba empezando a tener un colapso emocional y psicológico por todo esto", dijo Hyden. "Habían pasado tres semanas desde que el médico nos dijo que nuestro hijo no iba a sobrevivir, y estábamos simplemente sentados, esperando".

A las 19 semanas de embarazo, Hyden encontró otra opción: podría someterse a un procedimiento de inducción precoz en un hospital en lugar de someterse a un procedimiento de aborto en una clínica. La inducción temprana hace que Hyden entre en trabajo de parto y dar a luz a su bebé, a pesar de que sabía que el bebé no sobreviviría más allá del nacimiento.

Hyden estaba preocupada por tener el procedimiento de aborto en una clínica separada de un hospital, por la preocupación de que algo salga mal en una situación ya compleja. Obtuvo la aprobación de su compañía de seguros para el procedimiento de inducción temprana en el hospital y programó una cita dentro de una semana.

La opción de inducción temprana está disponible para otras mujeres de Kentucky en algunos hospitales. Hyden no lo sabía al principio de su embarazo porque estaba viendo a un médico en un hospital católico, lo que no permitiría el procedimiento a menos que los médicos ya no puedan detectar latidos cardíacos en el feto, dijo Hyden.

A las 20 semanas y media de embarazo, Hyden fue inducida y tuvo trabajo de parto durante 12 horas antes de dar a luz a una niña muerta, River Lee, el 19 de febrero. Pudo someterse al procedimiento después de 20 semanas debido a un tecnicismo sobre cómo los médicos miden el embarazo.

"Para nosotros, esa fue la elección que queríamos hacer en base a todo lo desconocido que teníamos con su diagnóstico", dijo Hyden. "Es parte de traerle un fin a su vida, aunque fue muy breve".

Ahora, Hyden y Earley trabajan para mejorar la experiencia de parto en Kentucky.

"Estamos enfocados en el aspecto integral de la atención médica", dijo Hyden. "Creemos que cuanto más restrictiva sea nuestra legislación estatal relacionada con la atención del aborto, más miedo habrá en los entornos de salud prenatal... Estamos tratando de aumentar el espectro completo de la atención que se ofrece a las mujeres con cualquier tipo de embarazo".

Hyden y Earley todavía están procesando su experiencia pasada de embarazo mientras se preparan nuevamente para traer un bebé al mundo.