(CNN) - El Ministerio del Interior de Yemen en Saná, comandado por las fuerzas huzíes, anunció que el expresidente de Yemen, Ali Abdullah Saleh, fue asesinado.

Las fuerzas houthi son rivales de Saleh.

En un comunicado, el Ministerio declaró "el final de la crisis militante y la muerte de su líder junto con sus ayudantes".

LEE: Los niños son los más afectados por la guerra en Yemen

CNN contactó a funcionarios cercanos a Saleh, pero su campamento aún no ha comentado.

Un video que circula en las redes sociales supuestamente muestra la muerte de Saleh. CNN no ha podido verificar la autenticidad de las imágenes.

Su muerte se produce dos días después de que Saleh anunciara que estaba separándose de sus antiguos aliados hutíes, y que quería "pasar la página" en las relaciones con la coalición liderada por Arabia Saudita que lanzó una intervención militar en Yemen en 2015. La coalición recibió de buena manera el anuncio del cambio y concedió el apoyo aéreo de las fuerzas de Saleh en las posteriores feroces batallas.

Su muerte da un golpe a las esperanzas de un acuerdo de paz en el conflicto prolongado de Yemen.

MIRA: Crisis en Yemen se agrava por bloqueo saudí de sus rutas

"A pesar de lo que pudo haber sido una victoria dramática para Saleh, los hutíes lucharon y lucharon duro", dijo el analista de Yemen en el Consejo Europeo de Relaciones Exteriores y exresidente de Sanaa, Adam Baron.

"Lo que está viendo ahora es que los hutíes están potencialmente preparados para consolidar completamente el poder en Yemen (...) esto hace que un acuerdo de paz sea menos posible", agregó.

Las Naciones Unidas pidieron este sábado a todas las facciones "que asistan urgentemente a la mesa de negociaciones y participen en el proceso de paz".

"Reiteramos nuestra posición de que la solución política es la única forma de salir de un conflicto prolongado en Yemen", dijo en un comunicado el Enviado Especial para Yemen Ismail Ould Cheikh Ahmed.

La deserción del expresidente yemení parecía indicar un avance en la guerra de más de dos años, potencialmente rompiendo un punto muerto que ha mantenido la lucha.

Pero desencadenó una gran agitación en Saná, donde vive Saleh. Los residentes de la capital yemení, hogar de unos 5 millones de personas, dicen que las últimas 24 horas marcaron la más mortífera de la guerra de Yemen. Las incesantes batallas callejeras y las explosiones se extendieron por la ciudad, según los residentes, a medida que las escuelas y los hospitales cerraban sus puertas.