Nota del editor: Gayle Tzemach Lemmon es colaboradora de CNN y miembro principal del Council on Foreign Relations. Ella es la autora de "La guerra de Ashley: la historia no contada de un equipo de mujeres soldado en el campo de batalla". Las opiniones expresadas en este comentario son suyas.

(CNN) - Cinco palabras resonaron en la elección de Doug Jones para el Senado de Estados Unidos: las historias de mujeres importan.

Y cuatro palabras más se se oyeron tras ellas: Estados Unidos está escuchando.

La victoria de Doug Jones marca una crucial inicio para la nación, uno con el potencial de llegar mucho más allá de la política estadounidense a la redefinición de cómo vemos las historias de la mitad del país.

LEE: Embajadora de EE.UU. en la ONU pide escuchar a las mujeres que acusan a Trump

Esta elección es un heraldo. En Estados Unidos, el silencio se ha terminado y las acusaciones de abuso sexual que hay sobre Roy Moore, negadas por el candidato, solo lo resaltaron aun más. Las mujeres se atrevieron a contar sus historias sobre lo que dicen que pasaron cuando eran niñas y jóvenes, y fueron escuchadas. Estas mujeres dieron forma a la narrativa de la contienda. La gente les hizo caso.

Ese es un paso, uno grande.

El candidato demócrata para el Senado de Estados Unidos Doug Jones y su esposa Louise suben al escenario en Birmingham, Alabama. Jones ganó las elecciones al Senado de EE. UU., lo que ha sido un duro golpe político para el presidente Donald Trump. (Crédito: AP Photo / John Bazemore)

Porque aquí está la realidad: no es solo el acoso y cosas peores que más de la mitad de las mujeres estadounidenses dicen haber experimentado. Es que los hombres han decidido desde hace tiempo para Estados Unidos qué temas tienen peso intelectual, que ellos son dignos de desempeñar un papel central en el discurso nacional de Estados Unidos, qué cosas son serias... y cuáles no.

En la categoría "no", hasta hace muy poco, aparecían las historias sobre mujeres. Las experiencias de las mujeres, sus realidades, dificultades y prioridades. Las historias sobre mujeres tenían poco lugar en el discurso intelectual, aparte de la ocasional aceptación del Día Internacional de la Mujer, y, en consecuencia, no tenían peso, apenas una presencia mínima en los programas y páginas en gran parte dirigidas por hombres.

Solo un ejemplo: varios años atrás estaba a punto de ir a un panel de un programa para analizar las guerras posteriores al 11 de septiembre en Estados Unidos. Cuando atravesé la entrada y caminé hacia el estudio para reunirme con los otros invitados, una productora, que quería que lo hiciera bien, silenciosamente me dio el siguiente consejo: "No hables de mujeres". No es que la productora no se preocupara por las mujeres en Afganistán e Iraq. El presentador del programa, un hombre, no lo hizo. En absoluto. Y la productora sabía que no tendría éxito en el programa si planteaba problemas que vemos como "de mujeres".

La tranquilicé: podría hablar sobre los niveles de tropas, la contrainsurgencia y las batallas políticas internas de Washington. También podría hablar sobre lo que estaba sucediendo con las mujeres. Pero no lo haría. Sabía que no estaba en la agenda del día y que educar a las mujeres sería dañino para la carrera, no útil.

LEE: ¿Realmente los hombres no tienen idea de lo que es acoso sexual?

El mensaje era claro y lo había obtenido mucho antes de esa mañana: para ser serio, para ser tomado en serio, tenía que hablar de política en abstracto. No las realidades que enfrentan las mujeres en el terreno y cómo sus experiencias influyeron en las decisiones de Estados Unidos. La mitad de la población no tenía lugar en el discurso político.

Las mujeres que hablaban sobre la vida de las mujeres no tenían relevancia. Las mujeres que hablaban de los hombres, sí.

Veamos los números de 2015, según el recuento de la revista LIFE: la Revisión de Libros de Nueva York reseñó 366 autores masculinos y 89 mujeres. The New York Times Book Review reseñó 589 libros escritos por hombres y 396 por mujeres. Como señaló un artículo escrito para The New Republic el año pasado: "Los reseñadores de libros tienen tres o cuatro veces más probabilidades de usar palabras como 'marido', 'matrimonio' ​​y 'madre' para describir libros escritos por mujeres entre 2000 y 2009, y casi el doble de probabilidades de usar palabras como "amor", "belleza" y "sexo".

Por el contrario, los críticos de libros tienen el doble de probabilidades de usar palabras como "presidente" y "líder", así como "argumento" y "teoría", para describir libros escritos por hombres. Los resultados son casi perfectos para confirmar los estereotipos de género.

MIRA: Silencio y miedo, los cómplices del acoso sexual laboral en Latinoamérica

Pero no en esta historia electoral. En la derrota de Roy Moore, la vida de las mujeres estuvo en el centro del escenario.

No obstante, solo veremos un cambio real, un cambio duradero si las experiencias de las mujeres ya no se consideran un espectáculo secundario, sino que son fundamentales para el presente y futuro de Estados Unidos.

Las mujeres se están haciendo cargo de sus propias narrativas, sin esperar que las llamen. Las acusadoras de Moore reconfiguraron esta votación y ayudaron a determinar el resultado. Una gran cantidad de guardianes para quienes las historias de mujeres tienen poco valor y aún menos interés ahora están expulsados. La pregunta es: ¿quién los reemplaza?

Ha llegado el momento de que las mujeres impulsen sus propias historias. Y no esperar a que las tomen en serio, sino que hablen por sí mismas y demuestren cuánto valen sus historias.

Relevancia no es un sinónimo de "masculino", sino de "importante" y "trascendente". Y las historias de mujeres son importantes para todos nosotros. Alabama está liderando el camino al mostrarnos eso.