(CNNMoney) – La decisión de anular las regulaciones de neutralidad en la red, que votó Estados Unidos el jueves, podría tener importantes consecuencias mundiales.

Aunque la determinación de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) aún podría apelarse ante un tribunal o el Congreso, los expertos sostienen que el país corre el riesgo de renunciar a su papel como el campeón de un internet libre y abierto.

“Este será otro escenario en el que Estados Unidos cede su liderazgo a nivel mundial”, sostuvo Nick Frisch, un miembro residente del Proyecto de Sociedad de la Información de la Facultad de Derecho de Yale. “Va a ser un mal ejemplo para otros países, al venir de la nación que inventó internet”, insistió.

China ya lo hizo

Como ejemplo podemos tomar a China, donde la idea de un internet libre ha sido eliminada eficazmente por el amplio sistema de censura en el país.

Muchos de los problemas para los que fueron diseñadas las reglas de neutralidad en la red de Estados –como disminuir el tráfico en internet, aumentar la velocidad y el el acceso a ciertos tipos de contenido y el bloqueo de sitios web– llevan años ocurriendo en China.

“Ellos hicieron su elección hace mucho tiempo y es lo contrario a la neutralidad en la red”, explicó Lokman Tsui, profesor asociado de la Universidad China de Hong Kong y exdirector de libre expresión en Google en Asia.

El voto de la FCC para revocar la neutralidad en la red tendrá muy poco impacto en los usuarios de internet en ese país específico.

Aunque, acotó Tsui, esta decisión podría alentar a China a continuar con sus restricciones.

“Cualquier mínimo de moral que tenía Estados Unidos para hablar sobre un internet abierto, creo que ya no les queda ninguna credibilidad en este punto”, agregó el experto.

En la mayoría de los otros países, especialmente en las naciones desarrolladas, la neutralidad de la red es algo que se da por sentado, indicó Andrew Lippman, científico de investigación senior del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

“Gran parte de mi preocupación está en los lugares aún en vía de desarrollo”, donde las personas tienen menos opciones para acceder a internet y los gobiernos podrían llegar favorecer los intereses de las corporaciones, sostuvo Lippman en CNN.

Los países donde los planes de datos resultan demasiado costosos para la mayoría de sus ciudadanos son especialmente vulnerables. De hecho, se han convertido en el campo de batalla de los polémicos servicios de "calificación cero".

Bajo dicho servicio, algunas aplicaciones –usualmente Facebook, Whatsapp o Messenger– no están sujetas a límites de datos. Es decir, si un usuario gasta todos los datos que tiene asignados en su plan, esas aplicaciones continuarán funcionando, mientras que las demás dejan de hacerlo.

La India tiene una alternativa

La India, que es un firme defensor de la neutralidad en la red, decidió expulsar el año pasado un servicio de “calificación cero" de alto perfil: Free Basics de Facebook.

En términos generales, el regulador de telecomunicaciones del país ha dicho que no quiere ningún tipo de discriminación en el contenido.

La India resolvió que no estaba interesado en un mercado “donde los pobres tengan algo parecido a una versión dietética de internet, lo que las compañías de telecomunicaciones permiten, mientras las personas más ricas obtienen un internet más completo, que es más rápido”, indicó Tsui

Dado que Estados Unidos dejó de ser el faro en la colina del acceso a internet, es probable que países asiáticos en vía de desarrollo como Tailandia e Indonesia empiecen a mirar otros otros lugares en busca de orientación.

Si deciden seguir el liderazgo de los gigantes de la región –India y China– las naciones tendrán que elegir entre dos enfoques radicalmente diferentes. Pero también podrían mirar más lejos.

¿Se mantendrán firmes Europa y Canadá?

Canadá y algunos países de la Unión Europea ofrecen modelos más confiables para la neutralidad de la red, según Graham Webster, becario de economía digital de China en New America.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha manifestado su preocupación por los planes de Estados Unidos contra la neutralidad de la red.

En 2015, la Unión Europea introdujo reglas que, de acuerdo a lo que dijo la organización, garantizarán que todo el contenido se trate por igual y que no existan carriles "rápidos" o "lentos" para ciertos tipos de contenido en línea. Algunos tipos específicos de contenido, como los datos críticos de atención médica, sí podrían tener derechos especiales para asegurar su funcionamiento sin problemas.

Sin embargo, los críticos señalan que las reglas europeas son “débiles y poco claras”, pues dejan vacíos legales que podrían crear un "campo de juego desigual". Pero la Unión Europea podría terminar en la posición de tener que defender la neutralidad de la red.

Si Estados Unidos no va a defender un internet libre y abierto, “es importante que otros países lo hagan”, concluyó Webster.