(CNN Español) - "Cobarde ... ven y dime la amenaza que escribes desde algún inodoro en Miami para partirte la cara en 2". Con estas palabras le respondió el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab a un analista político que lo llamó "basura diabólica" por la decisión de la Fiscalía sobre el traslado de unos niños venezolanos a Perú por parte de una ONG.

MIRA: ¿Estaba en desacuerdo Tarek William Saab con la salida del aire de CNN en Venezuela?

Esteban Gerbasi criticó este sábado fuertemente al fiscal que consideró como un "posible caso de trata de menores" la intención que tuvo una ONG venezolana de movilizar hacia Perú a unos 120 niños venezolanos para, según afirman, reunirlos con sus padres.

Hasta este momento hay 3 personas detenidas y una investigación en curso.

Gerbasi es abiertamente crítico sobre el gobierno del presidente Nicolás Maduro y suele compartir en su cuenta de Twitter videos de análisis sobre la situación en Venezuela.

"Basura Diabólica, es lo que eres Tarek. Los Padres de esos niños están fuera de Venezuela buscando un presente y futuro mejor para sus hijos, porque ustedes destruyeron el pais. Luego No Llores y leas tus mediocres poemas cuando el Pueblo te Aplique Justicia Popular", escribió Gerbasi en respuesta al tuit de Saab de este sábado que informaba sobre la investigación.

Saab envió otro mensaje en respuesta a un tuitero que le preguntó si sus palabras violaban la ley de odio establecida en Venezuela. El fiscal añadió que quería que Gerbasi sostuviera su amenaza "de frente en 1 acera pública (sic)".

La Asamblea Nacional Constituyente aprobó en noviembre la llamada "ley contra el odio" que contempla penas de hasta 20 años de cárcel contra quienes promuevan o cometan "delitos de odio", además del posible cierre de medios de comunicación e incluso la ilegalización de partidos políticos que promuevan "el fascismo".

MIRA: Tarek Saab denuncia irregularidades durante la gestión de Luisa Ortega

Saab continuó los mensajes respondiendo al tuit de una usuaria diciendo que pelearía "sin armas a mano limpia".

El tuit inicial de Saab recibió más de 600 respuestas, tanto de apoyo y rechazo a sus palabras, como del caso de los niños.

CNN en Español se puso en contacto con el fiscal para obtener un pronunciamiento sobre estos mensajes pero aún no ha obtenido respuesta.

En conversación con CNN en Español, Gerbasi, un dijo que no le sorprendió "para nada" la reacción de Saab a su tuit.

Añadió que desde que se publicó el tuit de Saab ha recibido "mucho apoyo y solidaridad de varios gobiernos, autoridades, legisladores, personalidades, periodistas, incluso expresidentes de otra naciones".

Este viernes en la noche, en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar de Caracas las autoridades migratorias desautorizaron el viaje de más de 120 niños hacia Perú donde el objetivo, según quienes organizaron el viaje, era reunirlos con sus padres que migraron a ese país.

El viaje fue planificado por la organización no gubernamental Unión Venezolana, que dirige desde Lima el exdiputado venezolano en el exilio, Oscar Pérez.

En una nota de prensa, la organización aseguró que tramitó el vuelo privado con la intención de reencontrar a este grupo de niños con sus padres para las fiestas de Navidad y añade que ante supuestas irregularidades en los permisos de 4 menores, las autoridades de seguridad ordenaron suspender el vuelo.

Pérez también denunció la detención de su esposa y dos hijas quienes lideraban la comitiva. La defensa de estas 3 mujeres y los representantes de la ONG aseguran que la justicia venezolana pretendería imputarles cargos por trata de personas, asociación para delinquir y uso de documentos falsos.

La Fiscalía General de la república, no confirmó estas imputaciones, pero sí informó que abrió una investigación tras catalogarlo como un “hecho inédito” que, según el ministerio público, “podría vincularse con delitos de trata de menores”.

El fiscal general, Saab, informó desde sus redes sociales que el vuelo fue impedido al detectar documentación fraudulenta en algunos de los permisos de viaje.

Puntualmente, mencionó que de los 120 niños, 9 tenían permisos de viajes presuntamente fraudulentos y 2 autorizaciones serían falsas. Otros 13 poderes no habrían sido suscritos por la parte otorgante. Según el fiscal, algunos representantes de los menores dijeron que los permisos de viaje habrían sido tramitados en una oficina de la ONG y no en entidades del estado como debería ocurrir.

La organización responsable del viaje asegura que no tramitó los permisos de viaje de los niños y que todo la documentación habría sido responsabilidad de los padres.

Por lo pronto, los niños fueron devueltos a sus familiares en Venezuela mientras continúan las investigaciones, según informó la Fiscalía.

Con información de Jorge Luis Pérez Valery, de CNN en Español