(CNN) - El presidente Donald Trump enarboló su política exterior este lunes como una extensión de su mensaje económico populista, criticando a los presidentes anteriores y pregonando sus propios logros durante un discurso destinado a delinear los principios de su estrategia de seguridad nacional.

LEE: China dice que el plan de seguridad nacional de Trump muestra una "mentalidad de la Guerra fría"

En un discurso que se asemeja mucho al de una campaña, Trump ofreció una larga lista de logros y una reiteración de su visión de que los estadounidenses se han quedado atrás como resultado de decisiones tomadas por gobiernos pasados, incluidas la inmigración, el acuerdo nuclear de Irán y los acuerdos comerciales.

Y aunque Trump repitió algunos aspectos centrales del documento de estrategia de política exterior que sus asesores han dedicado los últimos once meses de preparación, reservó gran parte de su discurso a hablar del crecimiento económico interno y arremeter contra sus predecesores por dañar la seguridad estadounidense.

"Durante muchos años, nuestros ciudadanos observaron cómo los políticos de Washington presidían una desilusión tras otra, demasiados de nuestros líderes (demasiados) que olvidaban las voces que debían respetar y cuyo interés se suponía que debían defender", dijo Trump en un discurso a un grupo de militares uniformados y miembros de su gabinete reunidos en un auditorio en el centro de Washington.

LEE: El robot de Trump llega al mundo mágico de Disney

"Además de todo lo demás, nuestros líderes se alejaron de los principios estadounidenses, perdieron de vista el destino de Estados Unidos y perdieron su creencia en la grandeza de Estados Unidos", dijo Trump. "Como resultado, nuestros ciudadanos perdieron algo también. La gente perdió confianza en su gobierno y, finalmente, incluso perdió la confianza en su futuro".

Trump dijo que su elección del año pasado era una indicación de que los estadounidenses anhelaban otra dirección.

"Nos defenderemos, defenderemos nuestro país como nunca antes lo hicimos", dijo Trump. "Sabemos que el éxito estadounidense no es una conclusión inevitable. Debe ganarse y ganarse. Nuestros rivales son duros, tenaces y comprometidos a largo plazo, pero nosotros también".

Pocos detalles del plan

Trump evitó dar muchos detalles del plan. En lugar de eso llamó a Rusia y China "potencias rivales" que "buscan desafiar la influencia, los valores y la riqueza de Estados Unidos", pero no llegó a señalar a Moscú para su intromisión electoral.

"Intentaremos construir una gran asociación con esos y otros países, pero de una manera que siempre proteja nuestro interés nacional", dijo Trump, relatando una conversación que sostuvo este domingo con el presidente de Rusia Vladimir Putin sobre la inteligencia estadounidense compartida que ayudó a frustrar un ataque terrorista en San Petersburgo.

"Fueron capaces de detener a estos terroristas antes del evento sin que se perdieran vidas y eso es algo grandioso, y la forma en que se supone que debe funcionar", dijo Trump. "Pero mientras buscamos esas oportunidades de cooperación, nos defenderemos y defenderemos nuestro país como nunca antes lo hicimos".

MIRA: ¿Quiere Trump limitar el lenguaje de los guardianes de la salud pública en EE.UU.?

Ese es un enfoque más suave que el contenido en la estrategia de seguridad nacional, que se publicó en su totalidad poco antes de que Trump comenzara sus declaraciones. El documento describe a China y a Rusia como "poderes revisionistas" que "quieren configurar un mundo antitético a los valores e intereses estadounidenses".

La doctrina concibe un mundo en constante rivalidad por la influencia económica y de seguridad, pero minimiza los acuerdos globales firmados durante los gobiernos pasados con la intención de lograr que las naciones del mundo estén mejor de acuerdo en temas como el comercio y el cambio climático.