Bayamón, Puerto Rico (CNN) - En el mundo de la patología forense hay una perogrullada morbosa: los cadáveres son evidencia y se necesita un cadáver para examinar completamente una muerte.

Eso plantea un desafío para la revisión del Gobierno puertorriqueño de las muertes relacionadas con el huracán María. El gobernador Ricardo Rosselló ordenó estas nuevas pruebas tras las investigaciones de CNN y otros medios sobre la cifra oficial de muertos en la isla.

Miles de personas han muerto desde la tormenta del 20 de septiembre, según el Gobierno de Puerto Rico. Muchos de esos cuerpos, si es que no la mayoría, han sido enterrados o cremados. Ese hecho limitará los esfuerzos para volver a analizar las muertes, dijeron los expertos a CNN.

LEE: ¿Cuántos muertos dejó en Puerto Rico el Huracán María realmente? Investigadores tienen esta teoría

"Los cadáveres han sido enterrados y no hay manera de hacer una investigación exhaustiva de cada caso individual", dijo Eric Klinenberg, director del Instituto de Conocimiento Público de la Universidad de Nueva York.

Las muertes relacionadas al huracán María en Puerto Rico apuntan a ser muchas más que las cifras oficiales dadas por el gobierno de la isla caribeña.

Rosselló dijo este lunes que el Departamento de Seguridad Pública y el Registro Demográfico de Puerto Rico reexaminarán todas las muertes ocurridas desde el huracán, independientemente de si el certificado de defunción indica que el huracán sea la posible causa de muerte. Rosselló, no obstante, no especificó cómo se realizaría esa revisión. Se nombrará un panel de expertos para revisar el proceso, de acuerdo con el gobernador.

Ni la oficina del gobernador ni el Departamento de Seguridad Pública aceptaron una entrevista para dar detalles de esta revisión. El miércoles, una portavoz del gobernador le dijo a CNN que aún se estaba determinando cómo se realizaría el análisis y que el asunto sería discutido en las próximas reuniones.

La cifra oficial de víctimas por el huracán María es de 64. En realidad, puede ser muchas veces más alta. En noviembre, CNN encuestó a la mitad de las funerarias en Puerto Rico e identificó 499 muertes que los directores y el personal de las funerarias dicen que estaban relacionadas con huracanes. Luego, The New York Times y académicos calcularon un "exceso de muertes" en 2017 en comparación con años anteriores. Ese análisis llevó a sugerir que más de 1.000 personas habrían muerto por el huracán.

El gobernador de Puerto Rico dijo este lunes que los métodos estadísticos no se usarán para reevaluar el número de muertos.

MIRA: La visita de Trump a Puerto Rico fue peor que sus tuits

"Se necesita un proceso legal de certificación por un médico forense o un médico, y cada familia merece que el caso de sus seres queridos sea examinado de manera independiente y exhaustiva", dijo.

La Oficina de Ciencias Forenses, en San Juan, la capital de Puerto Rico, es el único laboratorio en toda la isla que está autorizado a clasificar las muertes oficialmente como relacionadas con huracanes. Sus profesionales realizan evaluaciones visuales y autopsias en algunos cadáveres. Documentos como los certificados de defunción también pueden ser revisados, y en algunos casos los familiares de los fallecidos son entrevistados.

Después de María, la oficina forense revisó muchas muertes y varios cuerpos fueron sometidos a autopsias antes de ser enterrados o cremados. Pero CNN también informó que algunas muertes posiblemente relacionadas con el huracán nunca fueron enviadas a la oficina forense por médicos u otras autoridades y, por lo tanto, nunca fueron analizadas.

El Gobierno puertorriqueño podría usar certificados de defunción para ayudar a volver a examinar las muertes, pero esos documentos por sí solos no son suficientes para clasificar las muertes como relacionadas con huracanes, dijo Gregory J. Davis, director del Servicio de Consulta de Patología Forense de la Universidad de Kentucky.

LEE: Hablamos con 112 funerarias en Puerto Rico y esto fue lo que encontramos

"Los certificados de defunción, a menos que sean completados por un profesional forense con experiencia son muy poco confiables", dijo Davis. Otros materiales, incluidos "registros médicos, informes policiales, informes de incendios y, aunque se necesita mucho esfuerzo, declaraciones familiares más cercanas", son necesarios para dar pleno sentido a una muerte, dijo. "Exige mucho trabajo, pero si quieren las respuestas correctas en lugar de apresurar las respuestas, lo harán", dijo Davis en un correo electrónico a CNN.

Los métodos científicos son la forma más confiable de entender cómo y por qué murió una persona, dijo el Dr. Brian L. Peterson, presidente de la Asociación Nacional de Examinadores Médicos.

"Para certificar adecuadamente una muerte como distinta a la natural (con respecto a la forma), nos gusta tener una investigación de muerte médico legal, una autopsia y, a veces, estudios auxiliares como radiología, toxicología, etc.", dijo. "Más relacionado o 'relacionado con huracanes' puede ser más una cuestión de percepción. Las muertes traumáticas son más fáciles. Las muertes naturales son más difíciles de ubicar con precisión en la categoría 'relacionada con huracanes' ya que la muerte por enfermedad natural puede ocurrir en cualquier momento "

Exhumar cuerpos para hacer esas pruebas sería costoso y poco probable, dijo.

Tampoco puede ayudar a la investigación, dijo Davis, de la Universidad de Kentucky.

MIRA: Hasta “Los Simpson” reclamaron ayuda para Puerto Rico

"La exhumación es increíblemente costosa, involucra la excavación, la apertura de la bóveda, el ataúd, todo sin la garantía de que el cuerpo no esté totalmente descompuesto o esqueletizado, especialmente en un clima húmedo y cálido como el de Puerto Rico". explicó Davis.

Cualquier muerte que resulte de la tormenta o las condiciones que creó deben contarse como parte de la cifra oficial de víctimas, de acuerdo con los funcionarios puertorriqueños. Los ataques al corazón y los suicidios están incluidos en la lista oficial de muertes que Puerto Rico atribuye al huracán María. La información es importante no solo por la precisión del recuento y la comprensión del público sobre la magnitud del desastre, sino también para las familias de los fallecidos. Pueden ser elegibles para recibir dinero de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias para cubrir algunos gastos funerarios.

"Cada vida es más que un número, y cada muerte debe tener un nombre e información vital adjunta, así como una contabilidad precisa de los hechos relacionados con su fallecimiento. Esa es la ley", dijo el gobernador en el anuncio del lunes.

Davis, profesor de la Universidad de Kentucky y médico, dijo que vale la pena el esfuerzo de examinar los casos individualmente. Y es posible con la financiación adecuada.

"Nunca es demasiado tarde para intentarlo", dijo.

Leyla Santiago de CNN contribuyó a este informe