(CNN) - El comando del Ejército de Estados Unidos encargado de la protección del espacio aéreo en Norteamérica se encuentra en alerta este fin de semana por la presencia de un hombre con barba blanca y vestido de rojo. 

El Comando de Defensa Aeroespacial Norteamericano (NORAD, por sus siglas en inglés) está rastreando un trineo y ocho pequeños renos alrededor del mundo mientras se dirige al espacio aéreo de Estados Unidos el domingo por la noche.

El público puede seguir la trayectoria de Santa Claus gracias al NORAD.

NORAD dijo en un comunicado que a partir de las 2:01 ET del 24 de diciembre, el público podrá acceder a su rastreador oficial para mirar a Santa Claus prepararse para su viaje.

Una vez que Santa haya despegado, el público podrá saber dónde se encuentra y acceder a las "Cámaras Santa" del NORAD mientras él viaja alrededor del mundo para llevar alegría a las niñas y los niños que se hayan portado bien.

A partir de las 6 a.m. ET en víspera de Navidad, el público en Estados Unidos podrá llamar al 1-877-HI-NORAD (1-877-446-6723) y hablar con los rastreadores del comando.

El coronel de la Marina Bob Brodie del Centro de Operaciones Aéreas 601 dijo que aviones caza "volarán junto a Santa" en una "escolta cercana" y que el centro lo "observará con nuestros satélites e incluso tiene rastreadores infrarrojos para seguir a Rodolfo (el reno)".

El programa de rastreo de Santa Claus comenzó en 1955 con un error de un diario de Colorado Springs en anuncio de Sears Roebuck & Co. El anuncio llevaba impreso de forma errónea el teléfono para que los niños llamaran a Santa Claus. El número publicado era en realidad el del comandante en jefe de la línea de operaciones del Comando de Defensa Aérea Continental (CONAD), predecesor del NORAD.

El 24 de diciembre de 1955, el coronel de la Fuerza Aérea Harry Shoup estaba en servicio y, en lugar de colgarle a incontables niños que llamaron esa noche, revisaba el radar y les informaba sobre el paradero de San Nicolás. Ese error en 1955 dio inicio a una tradición de 62 años que es posible hoy en día gracias a voluntarios y patrocinadores que asumen los gastos.