(CNNMoney) – Miles de vuelos en Estados Unidos fueron cancelados o retrasados, a medida que una monstruosa tormenta invernal azota la costa este del país.

Más de 3.700 vuelos fueron suspendidos este jueves y más de 1.400 presentaban retrasos a la 1:30 de la tarde hora del este, según FlightAware.

Los aeropuertos centrales de la costa este son los más afectados.

El Aeropuerto Internacional JFK señaló en la mañana de este jueves que allí los vuelos fueron “suspendidos temporalmente”, debido a los intensos vientos y a las “condiciones de fuertes nevadas”. También les pidió a los pasajeros que contactaran a sus aerolíneas para recibir actualizaciones sobre la situación.

Los vuelos se reanudarán en el aeropuerto JFK el viernes a las 7 a.m.

El aeropuerto LaGuardia de Nueva York tomó la misma decisión poco antes del mediodía: suspendió sus vuelos temporalmente debido a los fuertes vientos, la dura nevada y la "visibilidad significativamente reducida".

En las últimas horas de este miércoles, el Aeropuerto Internacional Newark Liberty indicó que más del 70% de los vuelos en el lugar se habían cancelado. Al día siguiente, informó que las condiciones climáticas estaban afectando “muchos vuelos” y que los pasajeros debían consultar con sus aerolíneas el estado de los mismos.

American Airlines suspendió las salidas desde Boston este jueves, por cuenta de los fuertes vientos y las intensas nevadas. La aerolínea informó que en total, incluyendo a sus socios regionales, había cancelado más de 1.200 vuelos debido a la tormenta. Por su parte, Delta indicó que estaba deteniendo 750 vuelos.

Las aerolíneas American Airlines, Delta Southwest y United advirtieron a sus pasajeros que pueden encontrarse con prolongados retrasos y cancelaciones en docenas de aeropuertos a lo largo del país.

Trece estados, desde Carolina del Sur hasta Maine, están bajo alerta de tormenta invernal y los gobernadores de Georgia, Carolina del Norte, Virginia, Nueva Jersey y Nueva York declararon el estado de emergencia.

Los meteorólogos dicen que los estados del noreste pueden esperar ráfagas de viento de invierno con fuerza de huracán y nieve cegadora.

El estado de emergencia en Nueva York incluye toda la región del sur, incluidas la ciudad de Nueva York y Long Island. Se espera que el principal aeropuerto reciba entre 15 y 25 centímetros de nieve, sostuvo el gobernador del estado Andrew Cuomo este jueves, durante una conferencia de prensa.“La situación ha continuado deteriorándose”, añadió.

Aunque Cuomo dijo que las autoridades no contemplan cerrar ningún puente en este momento, sí se refirió a la situación como “grave” y “peligrosa”. De hecho, insistió a los habitantes a que permanecieran dentro de sus hogares. Además, emitió una advertencia de viaje entre las 9 de la mañana y las 4 de la tarde.

El gobernador de Connecticut, Dan Malloy, escribió en su cuenta Twitter que cientos de quitanieves estatales y privados trabajan para limpiar las carreteras. El pronóstico allí indica que serán al menos 15 centímetros de nieve.

Pero los inconvenientes para viajar no se limitaron a los vuelos y aeropuertos. Amtrak redujo el servicio entre Nueva York y Boston, así como también Springfield (Massachusetts), y New Haven (Connecticut). También canceló los trenes entre la ciudad de Washington y Newport News y Norfolk (Virginia).

Los autobuses Greyhound que circulan entre Montreal, Boston, Nueva York, Albany, Nueva York, Washington, Filadelfia, Atlantic City, Nueva Jersey y las ciudades de Maine y Bangor, también fueron cancelados. La estación de autobuses en Savannah, Georgia, está cerrada.

Además, se les pidió a los conductores dejar sus autos en casa.

“Las condiciones para conducir durante la tormenta serán peligrosas y se insta a los automovilistas a mantenerse fuera de las carreteras hasta que pase la tormenta”, dijo la secretaria de Transporte de Virginia, Aubrey Layne.

La tormenta también obstaculizará las rutas de entrega de camiones en toda la región.

Solo en Nueva York y Nueva Jersey, por ejemplo, los camiones transportan un total de 646.000 toneladas de mercancías por día, según datos del American Transport Research Institute, obtenidos en 2012. Más del 85% de los residentes en cada uno de esos estados dependen exclusivamente de los camiones para mover sus productos.

Sean McNally, portavoz de American Trucking Associations, indicó que su grupo está instando a sus miembros a mantenerse seguros y cautos.

"No hay carga, no hay una entrega que sea tan importante", dijo. "La cadena de suministro es lo suficientemente resistente como para lidiar con estas demoras inducidas por el clima".

La asociación representa aproximadamente 37.000 flotas y 50 asociaciones estatales.