(CNN) - El día después de que Oprah Winfrey pronunció un discurso que disparó la conversación sobre la carrera presidencial de 2020, los estrategas y activistas demócratas están de acuerdo: no es una locura. Y ella podría ganar.

MIRA: Ivanka Trump elogia el discurso de Oprah y la respuesta de Alyssa Milano se vuelve viral

Primero, sin embargo, Winfrey tendría que responder grandes preguntas. Entre ellos: ¿cuál es su posición frente a varios asuntos? ¿está dispuesta a sacrificar su popularidad personal y enfrentar el escrutinio sobre cómo ha funcionado su imperio comercial?

La estrella de televisión y multimillonaria habló del movimiento "#MeToo" y prometió que "hay un nuevo día en el horizonte" durante un discurso de aceptación de un premio en los Globo de Oro en la noche del domingo. El discurso tocó las fibras de muchos, que lo compararon con el discurso de la entonces Convención Nacional Demócrata de 2004 del senador estatal de Illinois, Barack Obama, que lo lanzó a la presidencia cuatro años después.

MIRA: ¿Quién es Oprah y por qué hay rumores de su posible candidatura presidencial?

El domingo por la noche, cuando un reportero le preguntó a su compañero de toda la vida, Stedman Graham, sobre Winfrey en 2020, dijo que "lo haría absolutamente". Este lunes, dos amigos de Winfrey le dijeron a CNN que estaba "pensando" en una para presidente.

Los demócratas de todo el país dijeron que en Winfrey ven algunas de las cualidades que buscan en un candidato a 2020.

"Aquí está la cosa, creo, con Oprah y las mujeres que están en sus 30, 40 y 50 años: fue la primera personalidad mediática seria que contó nuestras historias de manera regular. Ella estaba en nuestras salas de estar, dando validez a nuestras historias", dijo Jane Kleeb, presidenta del Partido Demócrata de Nebraska.

Una campaña de Winfrey para presidente alteraría drásticamente un campo de juego temprano en el que el senador Bernie Sanders de Vermont, el exvicepresidente Joe Biden y la senadora Elizabeth Warren de Massachusetts son los principales jugadores para la nominación demócrata. Cory Booker de New Jersey, Kamala Harris de California y Kirsten Gillibrand de Nueva York también están recibiendo mucha atención.

Varios estrategas demócratas argumentaron que Winfrey es una de las pocas personas en la Tierra que podría alejar el foco de los medios nacionales de Trump en el calor de una campaña presidencial. Otros consideran a Winfrey como un antídoto de la política de Trump.

"Me dormí y llegué a la conclusión de que lo de Oprah no es tan loco", tuiteó Dan Pfeiffer, antiguo asesor del ex presidente Barack Obama. "No sé si Oprah sería una buena presidenta, pero definitivamente sería mejor presidenta que Trump".

MIRA: "Hay un nuevo día en el horizonte": lee el poderoso discurso de Oprah Winfrey en los Globo de Oro

"Oprah es realmente todo lo que Trump pretende ser: exitoso, hecho a sí mismo, generoso, caritativo, querido y la lista continúa", dijo el estratega demócrata Jesse Ferguson.

"Ella sería una candidata viable no por su fama sino a pesar de eso", agregó. "Sería una candidata viable por todo lo que ha logrado, por todo lo que ha hecho por la gente y por lo que representa, por lo que es muy diferente de Trump".

Pero ...

Hay preguntas importantes que enfrentaría Winfrey si entrara en la olla a presión de la política nacional.

¿Tendrán los votantes demócratas hambre de un campeón progresista enfocado sin descanso en los problemas, o de un curandero que pueda mover al país más allá de la política amarga y personal de la era Trump?

¿Y dónde se encuentra Winfrey en los temas que definirán el concurso de nominación demócrata?

También tendría que aceptar las brutales consecuencias de las campañas presidenciales en la popularidad personal de los candidatos. La calificación de favorabilidad de Clinton bajó de los 60 puntos cuando partió como secretaria de Estado de Obama a los 40 años hacia el final de la campaña de 2016, según las encuestas de Gallup.

También está la realidad de que Clinton fue ridiculizada por centrarse demasiado en la política de identidad, y, como señalaron varios estrategas demócratas, el discurso de Winfrey el domingo por la noche tenía que ver con la política de identidad. No está claro si su apelación se traduce a los votantes suburbanos y rurales que han huido del Partido Demócrata en las últimas elecciones.

Al igual que Trump, Winfrey también enfrentará preguntas sobre su negocio, que es similar al de Trump en cuanto a que las licencias y el entretenimiento son componentes centrales. ¿Ella publicaría sus declaraciones de impuestos? ¿Podría ella responder por demandas?

MIRA: Juez federal bloquea el intento de Trump para poner fin al programa DACA

¿Qué opina ella de los asuntos problemáticos?

Para Winfrey, una figura venerada durante décadas que nunca ha cortejado las peleas públicas como Trump, ese escrutinio sería nuevo.

Esas complicaciones son la razón por la cual algunos demócratas creen que el rumor sobre una carrera presidencial de Winfrey que siguió a su discurso de los Globo de Oro se diluirá con el tiempo.

"Te diré lo que pienso sobre las posibilidades de Oprah de ser la candidata demócrata en 2020 cuando me digas qué piensa de los impuestos, cómo es su propuesta de reforma inmigratoria y qué tipo de seguridad en la frontera implementaría, y qué elementos del plan tributario de Trump retiraría y cuáles dejaría en su lugar", dijo un veterano estratega demócrata, hablando bajo condición de anonimato.

Cuando se le preguntó si el nombre del estratega podría ser utilizado, el demócrata dijo que no, y explicó: "¡No necesito que Oprah se enoje conmigo!"

Winfrey dijo anteriormente que votó por republicanos y por demócratas, lo que plantearía dudas sobre qué políticas conservadoras ha respaldado.

"Hay muchas cosas prácticas que tendrá que resolver en términos de sus posiciones y cuál será su mensaje general", dijo Brad Anderson, quien fue el director de Obama en Iowa en 2012. "Por ejemplo, no sé cuál es su posición respecto a la atención médica o el salario mínimo. Pero ella tiene una personalidad curativa. Por eso, creo que sería una candidata fuerte".

Anderson dijo que Winfrey necesitaría viajar a una pequeña ciudad de Estados Unidos y "comenzar a tener conversaciones reales con personas reales" sobre una carrera presidencial.

"Creo que Oprah sin duda atraerá a los residentes de la periferia que, por cualquier razón, piensan que los demócratas no son excelentes en los negocios o la creación de empleo, porque ella tiene un fondo empresarial bastante fuerte y exitoso", dijo. "Creo que donde podemos ganar en 2020 es conectar con votantes de clase media en zonas rurales del país que sienten que han sido ignorados por ambas partes durante años".