(CNN) - Si buscas mejorar tu crianza, no estás solo. En mi opinión, es un área esencial para mejorar.  Quizá junto con la pérdida de peso, una mejor alimentación y un mejor gasto sea lo más esencial.

Lo que es hermoso acerca de los propósitos u objetivos de crianza es que tus hijos también se benefician, y probablemente tu cónyuge y cualquier posible futuro nieto. Obtienes muchas ganancias por ganar un propósito.

LEE: Los mejores y peores estados de EE.UU. para criar niños

Al igual que con cualquier objetivo, examina honestamente las áreas donde sientes que podrías estar mejorando o deberías mejorar. A continuación te presento ocho grupos de pensamiento inspirados en el propósito de la crianza de los hijos en las categorías que todos necesitamos prestar más atención este 2018.

Ser padre no es un destino, es un camino, dice David G. Allan.

Estar allí

Hay muchas conversaciones, muchos artículos y una nutrida biblioteca de libros sobre la crianza consciente. Pero todo se reduce a esto: cuando estés con tus hijos, dales atención plena, curiosa y feliz.

Escúchalos, responde, no te dejes distraer por tu teléfono, o pensando en el futuro o en tu propia agenda. Debes estar plenamente a su disposición, dándoles lo que más necesitan: tu atención, combinada con una apertura que los aliente a compartir lo que tengan en mente o lo que les está sucediendo en ese momento.

LEE: Estar casado te hace menos propenso a la demencia

Los dividendos de este esfuerzo son profundos y de larga duración, desde menos pataletas hasta vínculos más fuertes. Si solo quieres elegir un propósito, que sea este.

Sé más relajado sobre algunas cosas

Puede que te estés llenando de hitos y expectativas culturales que realmente no importen si te pones a pensar en ellas. Aquí hay algunos logros de desarrollo en los que realmente no necesitas perder tiempo, energía y ansiedad. Ten la seguridad de que estos casi siempre se resolverán a su debido tiempo.

  • Gateo
  • Hablar
  • Caminar
  • Ir al baño solo
  • Bañarse regularmente
  • Aprender a leer
  • Montar bici

Aquí hay algunas cosas sobre las que tal vez no deberías ser tan relajado, incluso a edades tempranas.

  • Buena nutrición
  • Suficiente sueño
  • Exposición a la naturaleza
  • Buenos modales
  • Amabilidad
  • No maneje bajo la influencia de su teléfono

Atento: más de 40.000 personas murieron en las carreteras estadounidenses en 2016, según las estimaciones del Consejo Nacional de Seguridad. Muchas muertes en la carretera implican conducir ebrio, con exceso de velocidad y no usar cinturones de seguridad (así que no hagas ninguna de esas cosas, obviamente), pero cada vez más, los accidentes son causados ​​por personas que envían mensajes de texto o hablan mientras conducen.

LEE: Así influye el cuidado del papá a la salud de los hijos

El 51% de los adolescentes informaron haber visto a sus padres revisar y/o usar sus dispositivos móviles mientras conducían, según una encuesta de Common Sense Media realizada el año pasado. Y cuando constantemente repites un comportamiento frente a tus hijos, eso se llama enseñanza.

Una vez que tienen una licencia, ¿quieres que tus hijos envíen mensajes de texto o hablen mientras conducen? ¿Deseas que otros conductores envíen mensajes de texto o hablen mientras conducen cerca de tus hijos? Yo tampoco. Cuando dejes de hacerlo tú mismo, estás modelando inmediatamente el comportamiento que deseas de ellos cuando sea su momento de estar tras un volante. Y ayuda a difundir este evangelio a amigos y familiares. Las vidas que salvamos pueden ser nuestras.

Grita menos, respira más

Me gustaría conocer al padre que no ha sido llevado al punto de gritar en algún momento (o en muchos momentos) en su vida de crianza. Ese nivel de frustración es comprensible, pero gritar es la forma menos productiva de manejarlo.

Y puede hacer daño. Investigadores de la Universidad de Pittsburgh y la Universidad de Michigan descubrieron que los preadolescentes y adolescentes cuyos padres gritaban con la excusa de la disciplina habían aumentado los problemas de comportamiento, incluida la violencia. Otro estudio relacionó los gritos con la disminución de la autoestima de un niño y el aumento de las probabilidades de caer en depresión.

LEE: ¿Cómo ser un mejor padre este 2018?

Además, aumenta el nivel de estrés familiar por todas partes. En su libro, "Prepara, establece, respira", Carla Naumburg comparte algunos ejercicios simples para interrumpir la ira que está surgiendo en ti y responder cuando estás más tranquilo. Uno fácil es colocar las manos sobre una superficie, como el mostrador, y sentir tus pies puestos en el suelo. Luego respira, cuenta hasta 10 y responde solo después de que haya disminuido tu estrés.

También puedes alejarte (darte un tiempo de descanso), recostarte en tu cama o en un sofá y respirar lentamente. Incluso puedes decirle a tus hijos que debes tomar un descanso antes de responderles, porque quieres calmarte. Es un gran modelo para los momentos en que ellos sientan el mismo nivel de frustración.

LEE: Los tuyos los míos y los nuestros: ¿los retos de las familias compuestas?

Hay una rara excepción: si tu hijo está en peligro inmediato y debes hacerlo. El año pasado les grité a mis hijas cuando un oso entró en nuestro campamento. "¡Ven a mí, ahora mismo!", grité tan pronto como lo vi caminando hacia ellas. La mayor obedeció de inmediato, pero su hermana pequeña estaba congelada por el miedo, por mis gritos. Ella no había visto el oso.

Algunos de los momentos más difíciles de crianza son las transiciones. Los tiempos en los que intentamos que los niños se pongan sus zapatos y calcetines para salir por la puerta. Algo de esto no puedes evitar. Todos deben ir a la escuela y trabajar a tiempo. Pero también hay momentos en los que creamos transiciones apresuradas al sobrecargarnos. El ritmo de la vida moderna se ha acelerado considerablemente desde nuestra infancia, y los niños tienen menos tiempo para aburrirse y descubren lo que pueden hacer en momentos de tranquilidad.

Para aquellos momentos en los que no se puede alterar el horario (mañanas tempranas de la escuela, por ejemplo) construir más tiempo para prepararse ayudará a reducir el nivel de impaciencia que sentimos y luego transferiremos esa enseñanza a nuestros hijos.

Evita el "como.." todo el tiempo

Si tus hijos dicen "como..." cuando están, como, hablando, y suenan, como inseguros e inseguros de, como lo que significan, probablemente lo aprendieron de ti. Sé que mis hijos ciertamente lo han hecho. Y tal vez todos podamos hacer un mejor trabajo al reducir el uso de esta muleta verbal. Claramente uno suena más informado y sincero cuando, como, no usan tanto esa palabra. Tal vez esto no sea un problema para tu familia, pero definitivamente es un área en la que voy a trabajar en 2018.

Disminuir el tiempo de pantalla

Mide tu consumo de pantalla, y el de cada uno de tus hijos, en el transcurso de una semana típica. Cuenta todo (escuela, trabajo, teléfonos inteligentes, computadoras portátiles, TV) y súmalo. Sea cual sea, es probable que sea demasiado.

Existen desventajas de relación y desarrollo en el uso excesivo de pantallas que superan con creces los modestos beneficios educativos.

LEE: Consejos para cuidar la salud en 2018

Sí, esta columna está en una pantalla, pero resuelvo reducir tu tiempo dedicado al mundo digital en un 25%, o si eso suena drástico, en solo un 10%. O presta atención a los momentos en que todos ustedes buscan una pantalla y ofrecen una alternativa en su lugar. ¿Quién quiere jugar Jenga o cartas? ¡Salgamos a un juego de básquet o de carreras! ¡Tiempo de Lego! ¡Juegos! ¡Leamos! ¡Baile! ¡Cocinar! ¡Escribir! ¡Arte!

Trátate a ti mismo

No me puedo relacionar personalmente con este problema porque tengo una mayor tendencia hacia el egoísmo (en lo que estoy trabajando) que el desinterés. Pero la mayoría de las veces, los padres dan tanto de sí mismos que a menudo se sienten miserables y exhaustos como resultado.

LEE: 6 pasos para dormir bien y no retrasar el despertador

Los niños se benefician de padres felices, por lo que si tu situación no es tal, haz un propósito de desarrollar tus actividades de amistad, creatividad, ejercicio, sueño o simplemente estar solo, lo que sea que necesitas más para ser un padre más efectivo y feliz.

Cómo rastrear y tener éxito

Uno de los principales principios del propósito y el éxito del hábito es el seguimiento. Y mientras que "criar mejor" es difícil de medir, es más fácil realizar una acción más específica. Solo evalúa tu objetivo al final de cada día en una hoja de papel. La investigación sugiere que el tiempo promedio que tarda una acción en volverse automática y habitual es de poco más de dos meses, si se mantiene a diario.

Otro dispositivo útil es la responsabilidad. Platica con tu cónyuge, tu familia, e incluso con tus hijos, sobre en lo que estás trabajando para mejorar. Te recordarán y apoyarán porque quieren que tengas éxito y que la familia prospere.

LEE: ¿Cómo preparar un viaje con los niños?

El mero esfuerzo de prestar atención a estas áreas de la crianza de los hijos te beneficiará, incluso cuando no cumplas con tus nuevas metas. Y recuerda, los errores son solo momentos para modelar a nuestros hijos. Entonces, cuando, a pesar de tus mejores esfuerzos, grites, solo discúlpate y demuéstrales a tus hijos que todos somos humanos. Y recuérdate a ti mismo que la paternidad es un viaje, no un destino.

David G. Allan es el director editorial de CNN Health, Wellness and Parenting. También escribe "The Wisdom Project" sobre cómo aplicar la filosofía a nuestras vidas diarias. Puede suscribirse aquí.