(CNN Español) - La visita del expresidente Rafael Correa a Ecuador cae como anillo al dedo.

Aunque el exmandatario está de campaña por el "No" en la consulta popular impulsada por el presidente Lenín Moreno —la cual atenta, en gran parte, contra su legado presidencial— puede ser que la agenda política de Correa tome otro giro.

Hablamos del examen especial a la legalidad, fuentes y usos de la deuda pública interna y externa convocada por el contralor general, Pablo Celi. Dicho examen cubre los manejos de la deuda interna y externa entre el primero de enero de 2012 y el 24 de mayo de 2017, periodo en el que Rafael Correa presidió el Ecuador. Según la Contraloría, la auditoria incluye “las entidades relacionadas con la contratación y uso de [estos] recursos públicos..."; además de la notificación a "Ministros titulares y subrogantes... los subsecretarios de Financiamiento Público y el expresidente de la República, Rafael Correa Delgado, en su calidad del Presidente del Comité de Deuda de Financiamiento".

Según el contralor, este examen se dispuso "considerando que en once exámenes anteriores, realizados entre 2002 y 2015 a la deuda pública, se establecieron exclusiones y limitaciones", por lo que esta vez, la revisión será particularmente sobre aspectos no auditados anteriormente.

En agosto de 2017, cuando el examen apenas estaba en fase de planeación, el exmandatario advirtió:

“¡Qué casualidad! Maravilloso, si se hace técnica y honestamente, pero todos sabemos lo que se busca. A los ‘estrategas’ se les olvidó que toda la deuda ya está auditada hasta el 2015 y una doble auditoría es ilegal... ¡Regresa el país del pasado!”.

La revisión del manejo de la deuda pública será supervisada por una comisión de 11 veedores independientes. Estos son economistas y juristas críticos al correismo, por considerar que hubo un elevado nivel de gasto y endeudamiento durante el gobierno del exmandatario. Correa los calificó de “notables enemigos”. Vía Twitter, el exmandatario señaló:

"En 48 horas recibí notificación de Contraloría por auditoría de deuda -que, además, ya se ha realizado hasta el 2014-; una veeduría de la deuda compuesta de "notables"... ¡enemigos!; y una boleta de Fiscalía por preventa petrolera a Petrochina. ¡Empieza la "cacería"!

La investigación de la deuda a pedido del presidente Lenín Moreno, según la agencia Andes, incluye "temas como la declaratoria de reservada y secreta de la documentación de operaciones de deuda, el Decreto Ejecutivo mediante el cual se excluye a la venta de crudo de la deuda pública, y convenios interinstitucionales firmados entre Petroecuador y el Ministerio de Finanzas.

El anuncio de la Contraloría coincide con un pedido del movimiento Unidad Popular al fiscal general, para que Correa de su versión de una supuesta falsedad de documentos públicos sobre las cifras de la deuda de Ecuador, los cuales difieren de las anunciadas al inicio del gobierno de Lenín Moreno.

Este movimiento pidió a la Fiscalía que en un "acto urgente", solicite la prohibición de salida del país de Correa como medida cautelar.

En una segunda petición, solicitó que Correa fuera investigado por un supuesto perjuicio al Estado durante su gobierno en la intermediación petrolera con la estatal Petrochina.

Con información de Ana María Cañizares