(CNN) - El estampido del presidente Donald Trump contra inmigrantes de "países de mierda" fue una bomba, pero nadie que haya visto su carrera política podría sorprenderse.

LEE: Trump niega que describió a algunas naciones como "países de mierda"

Trump ha mostrado poco respeto por el comportamiento tradicional o preocupación por el horror que estalló cuando personas que él describiría como elites se enteraron de sus palabras en un informe del diario The Washington Post.

Sin embargo, la observación aún tiene el poder de conmocionar porque deja atrás las expectativas convencionales sobre la dignidad de la presidencia en sí misma y la mística que enmarca al presidente como defensor de la moral y la diversidad nacional.

MIRA: Comentarista republicana califica a Trump de racista

También parece ir en contra de la idea que los presidentes tradicionales invocan repetidamente: que el sueño americano no discrimina por motivos de raza u origen, sino que depende del carácter, la industria y la voluntad de un individuo para adoptar un conjunto de valores nacionales que se remontan a la Ilustración .

"Creo que todos colectivamente deberíamos estar un poco asustados. Ese es el presidente de Estados Unidos y no apela a los mejores ángeles de nuestra naturaleza ni a los valores de nuestra nación", dijo el exjefe de la CIA y de la Agencia de Seguridad Nacional, Michael Hayden, a Erin Burnett de CNN.

El analista político de CNN David Gergen dijo que el mensaje de Trump era "si no eres blanco, no eres bienvenido. Nunca hemos tenido ese mensaje antes".

Tal vez sintiendo las ramificaciones políticas de su comentario explosivo, Trump negó este viernes por la mañana que hizo el comentario, diciendo que aunque su lenguaje en la reunión fue duro, pero que "ese no fue el lenguaje utilizado".

LEE: "¡Qué vergüenza!": el mundo reacciona a los comentarios de Trump sobre "países de mierda"

A pesar de la negativa, el comentario de Trump no es realmente un punto de partida, ya que el comentario en una reunión este jueves con los legisladores que debaten un proyecto de ley de inmigración, proviene de retórica e imágenes racistas fundamentales para su proyecto político desde el comienzo.

En la misma reunión, dijo, "¿por qué necesitamos más haitianos? Sáquenlos", dijo una fuente a Jim Acosta de CNN.

No hay respeto por las tradiciones

El desprecio de Trump por la convención también se puso de manifiesto en la entrevista de The Wall Street Journal de este jueves y en una intervención en Twitter sobre un debate de la Cámara de Representantes sobre los poderes de vigilancia de las agencias de espionaje estadounidenses que desató el caos y la confusión.

Tales episodios reviven el debate sobre el temperamento y la coherencia del presidente, que la Casa Blanca ha estado tratando de aplastar a raíz de un asombroso libro escrito por Michael Wolff.

LEE: Esta es la aportación principal del libro "Fuego y furia", según Miguel Basáñez

En un momento, en la entrevista con el Journal, Trump pareció indicar que ya había hablado con Kim Jong Un, diciendo que "probablemente" tenía una buena relación con el líder de Corea del Norte, y acusó a un agente del FBI, que fue despedido de la investigación de Robert Mueller en Rusia por atacarlo en un mensaje de texto, de traición.

De hecho, el loco día en la Casa Blanca que muestra los lados impulsivos y prejuiciosos de Trump probablemente refleje con más precisión quién es el presidente en realidad que la reunión escenificada sobre inmigración que convocó el martes.

La prueba radica en el hecho de que la Casa Blanca no reaccionó ante los comentarios de "países de mierda" de Trump con pánico o con la sensación de que había detonado una metedura de pata dañina que podría causarle un daño político duradero.

Una declaración de la Casa Blanca del portavoz Raj Shah se asemeja más a una defensa y una justificación del comentario del Presidente, retratándolo como los sentimientos de un hombre que estaba luchando por los estadounidenses que ya están aquí.

LEE: Las repetidas contradicciones de Trump en la reunión sobre inmigración

"Ciertos políticos de Washington eligen luchar por países extranjeros, pero el presidente Trump siempre luchará por el pueblo estadounidense", dijo Shah. "El presidente solo aceptará un acuerdo de inmigración que aborde de manera adecuada el sistema de lotería de visas y la inmigración en cadena, dos programas que perjudican a nuestra economía y permiten la entrada de terroristas en nuestro país".

Otro funcionario de la Casa Blanca, hablando bajo condición de anonimato a Kaitlan Collins de CNN, incluso disculpó a Trump más, diciendo que sus sentimientos probablemente ayudarían a Trump con su fiel base de votantes, al igual que sus ataques contra jugadores de la NFL que se pusieron de rodillas para protestar por la brutalidad policial y racial discriminación a principios de esta temporada.

Por ahora, está claro que Trump usa el nacionalismo étnico y la retórica racista como una herramienta política, y que está jugando en un pozo de prejuicios que ve entre las bases contra los inmigrantes con la piel oscura.

Cuando lanzó su campaña presidencial, se refirió a los mexicanos como "violadores", y el año pasado dijo que había buenas personas en "ambos lados" de los enfrentamientos entre neonazis y manifestantes en Charlottesville.

Según The New York Times, hay informes que de que Trump habría dicho en diciembre que todos los haitianos tienen sida y los nigerianos viven en "cabañas". Su comentario de este jueves que quería dar la bienvenida a más inmigrantes noruegos, es decir, blancos, estaba en la misma línea.

LEE: La Casa Blanca niega reporte de que Trump dijo que los inmigrantes de Haití "tienen sida"