(CNN) - Jocelyn Azbell acababa de despertar en su hotel de Maui el sábado cuando fue apresurada para refugiarse en el sótano del hotel ante la llegada de un misil balístico.

"Piensas: 'Oh Dios mío, ¿vamos a morir? ¿Se trata de verdad de un misil (dirigido) hacia nosotros, o solo es una prueba?'", le dijo la joven de 24 años a CNN. "En realidad no lo sabíamos".

Minutos antes, ella había recibido una siniestra alerta en su teléfono.

"AMENAZA DE MISIL BALÍSTICO EN DIRECCIÓN A HAWAI. BUSQUE REFUGIO INMEDIATO. ESTE NO ES UN SIMULACRO".

La alerta decía que un misil se dirigía a Hawai. Resultó ser una falsa alarma.

Azbell, su novio y cientos de huéspedes del hotel fueron "arriados como vacas" al sótano por empleados del hotel. "Había personas llorando y personas que obviamente estaban superasustadas", dijo.

Un error humano puso al revés la paradisiaca isla. Las personas se arrastraban bajo las mesas en los cafés, eran llevadas a hangares militares y se reunían alrededor de los televisores para ver las noticias y conocer los últimos desarrollos.

"Fue un error cometido durante un procedimiento estándar en el cambio de turno y un empleado presionó el botón equivocado", dijo a CNN el gobernador de Hawai, David Ige.

Durante 20 minutos, dijo Azbell, estuvieron esperando. Finalmente, les dijeron que la alerta fue una falsa alarma, y pudieron volver a su día normal.

Azbell dijo que estaba "superaliviada".

"Hawai es hermoso", le dijo a CNN. "Pero no es donde quisiera morir".