(CNN) – El presidente de Estados Unidos Donald Trump puede ocasionalmente decir cosas “tontas”, pero “definitivamente no es racista”, aseguró este lunes su primera esposa, Ivana Trump.

Cuando le preguntaron en el programa de televisión "Good Morning Britain" sobre los comentarios vulgares que el mandatario hizo acerca de los países africanos la semana pasada, Ivana Trump sostuvo que ella no creía que eso demostrara que él es racista. “Algunas veces él dice cosas que son tontas”, señaló.

Trump ha recibido duras críticas desde que supuestamente llamó “países de mierda” a ciertas naciones este jueves, mientras discutía sobre inmigración con algunos legisladores.

Los comentarios de Ivana Trump hacen eco de las propias declaraciones del presidente ante los reporteros durante la noche de este domingo en Florida, cuando dijo: “No soy racista. Soy la persona menos racista que entrevistarán”.

“Genio estable”

Ivana Trump también le dijo al programa matutino de la cadena ITV que ella no creía que su exesposo pudiera “hacer algo irracional” y añadió que “él es un genio estable, definitivamente”.

“Él es muy estable, muy enfocado, muy organizado”, insistió Ivana Trump cuando le preguntaron sobre el polémico libro de Michael Wolff Fire and Fury, que documentó una Casa Blanca en perpetua agitación.

Ivana Trump, quien tiene tres hijos con el presidente –Ivanka, Donald Jr. y Eric– también indicó que el uso de Twitter del presidente “en realidad no es malo”, ya que los medios “cambian todo lo que dices”.

“Cuando él tuitea, sale de su boca, y a veces puede no estar claro, pero al menos es exactamente lo que él piensa”, comentó.

“Dirige el país como un negocio”

Ivana and Donald Trump en 1989.

Ivana Trump, de 68 años y quien se encuentra en Gran Bretaña en una gira de promoción de un libro, admitió que se sorprendió cuando su exesposo fue elegido como presidente. “Todo el mundo lo estaba”, completó.

“Creo que a él le encanta hacer negocios, le gusta tomar decisiones, le gusta hacer contratos. Él dirige el país como un negocio”, añadió.

“Si yo fuera Melania…”

Ivana estuvo casada con Trump por 15 años. La actual esposa del presidente, Melania, lleva casi 13 años de matrimonio con él.

Ivana Trump, quien estuvo casada con Donald Trump entre 1977 y 1992, dijo que sigue siendo amiga de su expareja y que todavía habla con él por teléfono, principalmente sobre sus hijos y las vacaciones.

Aunque admitió: "Si estuviera en el lugar de Melania, realmente no me gustaría que la exesposa llamara a mi marido".

Donald Trump se casó con su esposa actual, Melania, en 2005 y tienen un hijo, Barron.

Hilary McGann de CNN contribuyó a este informe desde Londres.